Turismo Castilla y León

Qué ver en Torquemada - Palencia

Comarca: Cerrato Palentino

Torquemada

La importancia de la villa de Torquemada creció al convertirse en paso obligado en el camino que unía Burgos con Palencia y Valladolid, pues en este lugar era dónde se atravesaba el Río Pisuerga. La construcción de un puente en el siglo XVI, suponía la eliminación de los peligros que conllevaba cruzar el río, caudaloso en este tramo, mediante barcas.

Torquemada alcanzó el grado de heroicidad por un episodio acaecido tras la invasión francesa.

El 6 de junio de 1808 el general Lasalle llegaba a la población procedente de Burgos. Iba al frente de cuatro batallones de infantería y una importante fuerza de caballería camino de Valladolid. Al anochecer los vecinos cortaron con barricadas el puente sobre el Pisuerga a la vez que utilizando la Iglesia de Santa Eulalia como Alcazar, se aprestaron a repeler al invasor. Leer más»

HEROICIDAD CONTRA EL INVASOR - TORQUEMADA

El entusiasmo de la población no pudo con el imponente ejército francés que consiguió entrar en el pueblo tomando represalias desmedidas, matando e incendiando edificios, incluida la Iglesia.

Como consecuencia de estos acontecimientos los vecinos huyeron a poblaciones próximas. A su regreso el panorama que presentaba la villa era desolador.

Mediando el siglo XIX la villa se había recobrado totalmente.

El municipio y por lo tanto el término municipal de Torquemada se localiza en la parte Sur-oriental de la provincia de Palencia, formando parte  de la comarca natural del Cerrato Palentino y ya casi en el confín septentrional donde esta, conecta con la Tierra de Campos.

Limita por su parte Norte con los términos vecinos de Astudillo y Cordovilla, por el Oeste con Villamediana, por el Sur con Villaviudas y Hornillos de Cerrato y por el Este con el de Valdecañas de Cerrato.

El Cerrato Palentino es una comarca con personalidad propia, claramente diferenciable del resto de las que componen el variado mosaico de los paisajes palentinos. Las formas de relieve entre las que se encajona el actual término de Torquemada, son los páramos calcáreos.

Dentro del término municipal de Torquemada, y a escasos metros del núcleo urbano, confluyen de forma casi privilegiada dos grandes corrientes hidrológicas, el Río Pisuerga que unos kilómetros más arriba recibe las aguas del Río Arlanza.

A la horquillada vega que organiza la unión de cuencas de estos dos ríos, y ya dentro del término de Torquemada también van a parar otras corrientes menores: el Arroyo del Castillo, Arroyo de los Calzados, Arroyo de la Vega, Arroyo de Valdesalce, Arroyo de Ausó y el de algunas fuentes: Fuente del Valle del Infierno, Fuente de la Mocha, Fuente del Manso, Fuente de la Tejera o la Fuente del Vao.

Arquitectura Tradicional Piedra y sobre todo adobe son los materiales que se utilizaron en la construcción civil. El entramado urbano se resuelve de forma paralela al río, aprovechando el escarpado del cauce como muralla defensiva natural, a través de diferentes ejes que confluyan en la plaza mayor.

En alzado repiten un esquema formada por una planta baja dónde se entra la puerta de entrada y un piso superior con ventanas o balcones; sólo la iglesia destaca por su considerable altura y su espadaña se hace visible desde casi todos los puntos. La calle Mayor de Torquemada, calle medieval que conserva en algunas de las casas el arco propio de la época.

Casas de nobles con escudos Se conservan dos ejemplos, la popularmente conocida como Casa de Juana La Loca y la Casa Solariega del gran poeta vallisoletano José Zorrilla y Moral, dónde pasó el poeta largas temporadas de su vida.

Las Bodegas eran un elemento más del hogar cerrateño. El ir y venir, casi a diario a la bodega, era todo un rito que todo vecino, ejercía con toda complacencia. El cultivo de los majuelos y la crianza de sus caldos, era una de las producciones agrícolas primarias más extendida y pregonada en esta comarca.

Desde finales del siglo XVI sus vinos gozaron de gran fama, hasta que a principios del siglo XX las plagas acabaron con las mejores cepas provocando la perdida de su rentabilidad, a ello se unió la falta de mano de obra. Hoy sigue siendo lugar de reunión y visita obligada para todo el que se acerque a Torquemada.

El Barrio de las Bodegas de Torquemada fue declarado Bien de Interés Cultural el 10 de diciembre de 2015, con la categoría de Conjunto Etnológico.

Barrio de las Bodegas - Torquemada
Molino Torquemada.

Molinos La división en dos ramales del cauce del Pisuerga fue aprovechada para edificar dos molinos de los cuales sólo se conserva uno. Tenemos constancia documental de ello desde comienzos del siglo XVII, aunque sus comienzos son anteriores. El concepto era único, la aplicación de la fuerza producida por las corrientes de agua sobre una pieza giratoria, a partir de la cual se transmite una energía que hace girar las piedras encargadas de moler el cereal.

Iglesia de Santa Cruz Hoy ermita del cementerio de la villa, fue en el pasado la primitiva iglesia parroquial de Torquemada. Fue construida en buena cantería de piedra caliza a finales del siglo XII. Ya un siglo después, a finales del siglo XIII la iglesia sería reformada y ampliada. Leer más»

IGLESIA DE SANTA CRUZ - TORQUEMADA

Su planta es basilical de tres naves, con un solo ábside rectangular situado en la cabecera, que es la parte más antigua del templo, y donde se mantienen sus mejores vestigios románicos.

En el exterior de esta cabecera románica de tradición hispana, veremos que en la parte superior de ambas fachadas, sus cornisas ajedrezadas vuelan sobre canecillos esculturados, donde están representados motivos de rollos escalonados, cabezas de animales, serpientes enlazadas y otros temas ornamentales. En el resto del edificio, sus cornisas descansan sobre modillones ya sencillos y sin esculturar.

El acceso a este templo de Santa Cruz de Torquemada se hace por su única portada, que se abre en un cuerpo resaltado en el hastial de poniente, sobre el que en el siglo XVIII se colocó una espadaña barroca de frontón triangular.

Esta portada de ingreso es otro de los elementos románicos más importantes de este templo, uno de los pocos que de este estilo se han conservado en el Cerrato palentino. Está conformada por cuatro arquivoltas planas de medio punto, la tercera de las cuales podemos ver que se decora con una banda ajedrezada, y que a todas ellas las cubre un guardapolvos o chambrana formada por un bocel y una moldura de puntas de diamante. Todo el conjunto descansa sobre cimacios moldurados con una impronta de nacela, que a la vez se apoya en jambas acodilladas.

Ya dentro del templo veremos que sus tres naves se cubren con bóvedas ojivales del siglo XIII, que descansan sobre rotundos pilares con semicolumnas entregas, donde nos llamarán la atención sus capiteles de altas cestas decoradas con águilas explayadas que apoyan sus garras en el collarino, así como otro con decoraciones vegetales y entrelazados de figuras ovoides.

En esta Iglesia de la Santa Cruz de Torquemada y en el personaje de un ermitaño de Valdesalse, se inspiró Jose Zorrilla para escribir un cuento gótico titulado La mujer negra o una antigua capilla de templario.

Puente de Torquemada Uno de los más grandes de los que se pueden admirar dentro de la Comunidad de Castilla y León, está conformado por veinticinco ojos o arcos, que comunican la villa de Torquemada con la margen izquierda del río Pisuerga.

Iglesia de Santa Cruz - Torquemada.
Puente de Torquemada
Iglesia de Santa Eulalia - Torquemada

Aunque gran parte de la mejor fábrica original de este puente se sabe que fue construida entre los años 1583 y 1586 por los maestros canteros Diego Gómez de Sisniega y su hijo Garcia de Sisniega. Se cree que con anterioridad al mismo ya existía otro u otros dos, que en gran parte serían de madera. Leer más»

PUENTE DE TORQUEMADA - TORQUEMADA

De lo que hoy se puede ver del puente, gran parte son obras de rehabilitación y mejora realizadas durante los siglos XVII y XVIII, incluida la ampliación de sus primitivos veintidós ojos a veinticinco.

Aparte de la monumentalidad del puente, este ha tenido una gran importancia histórica para las comunicaciones de esta parte de España y ha sido descrito por los historiadores como 'paso obligado de la carretería que iba a Bilbao, y Vitoria, y frecuentado de embajadores, personas de primera distinción y todo género de carruajes'.

Por aquí pasó el Emperador Carlos V, que visitó Torquemada en varias ocasiones incluido su ultimo viaje con destino a Yuste para su retiro, o la llegada a Torquemada de su madre Juana I de Castilla 'La Loca' en 1506, con la comitiva fúnebre que transportaba los restos mortales de su marido Felipe I 'El hermoso'.

En este puente la noche del 6 de junio de 1808 los torquemadinos se enfrentaron al general francés Lasalle, que al frente de cuatro batallones de infantería y caballería pretendía llegar a Valladolid. Los vecinos de Torquemada cortaron con barricadas el puente y haciéndose fuertes en la iglesia de Santa Eulalia se aprestaron para oponerse al ejército invasor.

Pese a la buena disposición de los vecinos de Torquemada, el potente y bien pertrechado ejército francés consiguió atravesar el puente, ejerciendo una desmedida represalia contra el pueblo, pues mataron a cuantos encontraron en su camino y prendieron fuego a varios edificios del mismo, incluida la iglesia.

Seis años después, en 1814 y cuando estos mismos ejércitos se retiraban derrotados de España, volvieron a encontrarse con el puente de Torquemada, el cual cruzaron y luego dañaron para así evitar ser perseguidos y acosados.

Iglesia parroquial de Santa Eulalia Edificio realizado en piedra de silleria, dividido en tres naves de igual altura mediante pilares que conforman un interior tipo salon. El acceso se localiza a los pies de su planta, donde en su hastial se instala un gran arco de triunfo sobre el que se ubica una espadaña de grandes proporciones, conformada por dos cuerpos y ático, con siete vanos para alojar las campanas.

Esta espadaña fue realizada a mediados del siglo XVII por el maestro cantero Jacinto de los Cuetos. A parte de este acceso la iglesia tuvo otras dos puertas mas hoy cegadas, pero que se pueden ver en la fachada del medio día y en la de lado Norte, que es la mas antigua. Leer más»

IGLESIA DE SANTA EULALIA - TORQUEMADA

La portada de ingreso a la iglesia está constituida por un arco de medio punto franqueado por dos pilastras cajeadas que sostienen un entablamento de pronunciadas cornisas, sobre las que descansa una hornacina coronada por un frontón triangular, cuyo vértice superior está abierto. Prolongando las pilastras de los lados del frontón, veremos dos dados embolados, los cuales terminar de dar cuerpo arquitectónico a todo este conjunto. Dentro de la mencionada hornacina podemos ver la Imagen de la santa Eulalia.

Esta Iglesia de Santa Eulalia, se edificó en su mayor parte en el siglo XVI, aunque en ella se aprecian varias etapas constructivas que posiblemente se iniciaron ya en época gótico-tardía (siglo XIV). Su planta está constituida por tres naves de igual altura separadas por pilares, que conforman un interior de tipo salón, dividido en cuatro tramos.

Al penetrar en el templo, sobre nuestras cabezas veremos las bóvedas de crucería estrellada del sotocoro, sobre las que se instala un coro en alto que abarca toda la anchura del edificio. Debajo de este sotocoro, también veremos el espacio dedicado a baptisterio encerrado por una celosía de madera, donde se ubica la pila bautismal figurada del siglo XVI, a la que acompaña un pequeño altar con la Imagen de san Juan Bautista.

Ya instalados en las naves del templo, contemplaremos como seis imponentes pilares -dos de ellos fasciculados- sustentan unas magníficas bóvedas de crucería estrellada, las cuales aportan una gran diafanidad a todo lo que es el espacio templario.

Avanzando hacia la cabecera, veremos que esta es de testero plano y de anchura superior a la planta de la iglesia, acogiendo tres capillas, donde la central o mayor tiene la misma altura que el cuerpo de la iglesia, no ocurriendo lo mismo con las laterales, que son considerablemente más bajas, y a las que se accede desde las mismas naves, pues no están comunicadas entre sí.

Estas capillas laterales se cierran con buenas puertas de forja, y se cubren con cúpulas rebajadas, mientras que la mayor lo hace con bóveda de cañón con lunetos. Al lado de una de estas capillas laterales, en la del lado del Evangelio, veremos que se instalan unos grandes ventanales de arcos muy apuntados que datan del siglo XIV.

En el lado de la Epístola localizaremos también la sacristía, trazada en el siglo XVIII por el arquitecto trasmerano Ventura Padierne, que la dejó sin terminar pues fallecería en Palencia en 1759. Este espacio es de planta rectangular y de considerable tamaño, como se puede apreciar desde la parte exterior del templo, siendo edificada ya en ladrillo macizo.

Santuario de Valdesalce - Torquemada

Santuario de Nuestra Señora de Valdesalce, se cree que fue la iglesia parroquial de un antiguo despoblado medieval que se instalaba a su alrededor y del que ya no quedan vestigios. Debe su nombre al igual que la patrona de Torquemada y el arroyo que circula próximo al santuario, al paraje donde esta ubicado que es conocido como Valdesalce o 'El Valle del sauce'.

Al examinar exteriormente el conjunto templario que conforma el santuario, veremos que en él se aprecian varias épocas constructivas, pues el ábside del templo es obra gótica del siglo XIII, donde se abrían -hoy cegados- altos ventanales ojivales separados por contrafuertes. Leer más»

SANTUARIO NUESTRA SEÑORA DE VALDESALCE - TORQUEMADA

Antepuesta y casi ocultando este ábside del templo, podemos ver la sacristía barroca que a principios del siglo XVIII mandaran edificar los últimos señores de la villa, los Medinaceli, como bien nos lo recuerda el excelente escudo de armas labrado en la fachada Sur de la misma.

Todo el edificio está construido en cantería, y para acceder a él tenemos que traspasar un atrio ajardinado que encierra a su fachada del mediodía.

Tiene tres puertas de ingreso, dos situadas en la fachada del mediodía, la central está remontada por una espadaña se accede directamente a la iglesia, en el lado de poniente hay un acceso más amplio que ejercía y todavía lo hace, de puerta procesional por la que se saca a la Virgen en sus andas, además cuenta con un zaguán desde el cual se accedía a las dependencia de la cofradía, al coro y a las celdas de la hospedería que se sitúan sobre las naves laterales del templo, en la que se daba acogida a los peregrinos que venían de fuera de la comarca.

Así mismo el eremitorio contaba con cuadras y cortines para poder acoger a la impedimenta y caballerías con las que se desplazaban al lugar.

Ya dentro del templo de esta Ermita de Valdesalce, veremos que su planta se reparte en tres naves separadas por pilares, siendo la central la más alta, a cuyos pies se instala el coro, y en el lado contrario cerca de la cabecera, ya en el crucero, una cúpula con linterna sustentada por lunetos y pechinas que se fecha en 1884.

La cabecera del templo se cubre con bóveda sencilla de crucería, y en ella se instala un buen retablo barroco con transparente, fechado en 1754, en el cual se entroniza la Imagen de la Virgen coronada de Valdesalce sentada sobre un escabel sostiene al Niño Jesús en brazos.

A los lados la hacen compañía dos Imágenes de San José y San Joaquín, y en el ático un cuadro copia de la Ascensión de Murillo. A ambos lados de esta capilla mayor, también veremos otros dos retablos de época moderna con imaginería de la época, así como un pulpito de madera que les hace juego.

La virgen de valdesalce cuenta con multitud de devotos tanto de Torquemada, como de fuera de la localidad, tiene una importante cofradía cuyo numero es próximo al millar.

Finalizamos en La Casa Museo Fundación Torquemada Rodríguez Bustos que pretende ser un exponente de la Castilla rural que a partir de mediados del siglo XX sufre el abandono de los campos y de la cultura y formas de vida tradicionales, deslumbrada por el espejismo de la industrialización y el consumismo.

un paseo torquemada mini

Qué ver y qué hacer en Cerrato Palentino