Turismo Castilla y León

Un Paseo Histórico por el Priorato y Ermita de San Frutos

Comarca: Segovia Nordeste - Riaza y Duratón

Villaseca

La Ermita de San Frutos está situada dominando uno de los meandros del río Duratón. Se accede desde Villaseca, a 61 km de Segovia.

Según la tradición, abonada por las fuentes escritas y arqueológicas, durante los últimos tiempos visigóticos el santo segoviano Frutos ('642-715') llevo una vida anacorética en el paraje que lleva su nombre, con sus hermanos también canonizados Valentín y Engracia, cada uno en un retiro distinto y aislado, donde después se levantaron las ermitas a ellos dedicadas; Frutos en la cumbre, Valentín a media ladera y Engracia a orillas del río.

Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos - Duratón
Ermita de San Frutos - Hoces del Duratón

Se le atribuyen varios milagros, entre ellos el de la Cuchillada. Siendo perseguido por los sarracenos Frutos golpeó el suelo con su bastón y este se abrió provocando la hendidura conocida como La Cuchillada, impidiendo el paso de sus perseguidores. En 1757 se construyó un pequeño puente de piedra para salvar la grieta y dar acceso a la ermita.

El Priorato de San Frutos

El 17 de agosto del año 1076 Alfonso VI, que cuatro meses más tarde confirmaba su fuero a Sepúlveda, hacía escritura de donación al monasterio benedictino de Silos, gobernado entonces por el abad Fortunio, del sepulcro del santo y sus alrededores, disponiendo que fuera deslindado el terreno en cuestión por veintiséis de los primeros pobladores de la villa, los cuales son mencionados por sus nombres y procedencia en el documento.

Se hacía surgir pues un enclave monástico en una repoblación concejil. Silos erigió un priorato en el lugar y el arzobispo de Toledo Bernardo de Cluny consagró su iglesia el año 1100.

Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos

El 18 de junio del 1126 Alfonso VII concedía a esa abadía el derecho exclusivo de establecer un pueblo en San Frutos y otro en la aldea de Ceca, de acuerdo con el Fuero de Sahagún.

San Frutos tuvo una endémica situación litigiosa con el vecino convento de La Hoz por el deslinde de sus términos. Según un arreglo de 1510 se dividieron la ribera a ambos lados del portillo de la Paz. Los conflictos se agudizaron mucho de 1748 a 1760. Los benedictinos alegaban que los franciscanos por su pobreza no podían tener propiedades.

En la exclaustración de 1836 los monjes fueron expulsados y el monasterio está hoy en ruinas. A la puerta, bajo una espadaña que ya no tiene sus campanas, el Escudo de Silos da testimonio de un pasado que duró casi ocho siglos.

A comienzos del siglo XX, el año 1900 siendo obispo José Ramón Quesada y Gascón tuvo lugar allí una gran peregrinación diocesana que ha quedado conmemorada en la explanada por una cruz monumental de hierro.

Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos

La Ermita de San Frutos

La Ermita de san Frutos es, realmente, una igleisa románica de capital importancia para entender la expansión del arte románico al sur del río Duero, en el territorio fronterizo de la Extremadura castellana. Comenzó a construirse tras la donación que en 1076 hizo al Monasterio de Santo Domingo de Silos el rey Alfonso VI.

Anteriores al edificio románico son las tumbas antropomorfas que se abren delante de la iglesia hasta la cruz del obispo Quesada levantada en 1900. Incluso hay algunos restos reaprovechados más antiguos, como un sillar del ábside que tiene labrada una inscripción funeraria romana.

En la Cueva de San Valentín, cuya bóveda natural se hundió, se conservaban grafitos de principios del siglo XI que testimoniaban las peregrinaciones a este lugar sagrado. Este testimonio se conoce gracias a la documentación del priorato y gracias a él se sabe que la memoria del santo perduró durante la invasión árabe.

Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos

La de san Frutos es una iglesia románica de una sola nave y rematada por un ábside semicircular. Toda ella está construida en sillería. Da la sensación que la iglesia original se levantó con premura. Una inscripción conservada ahora en el interior data la construcción en el año 1100 y nos aporta el nombre del arquitecto dom Michael. Fortunio era entonces abad de Silos.

San Frutos compite con la Iglesia de El Salvador de Sepúlveda por la primacía del románico al sur del río Duero. La decoración escultórica de la iglesia del priorato, como la de Sepúlveda, tiene un aire muy primitivo. En ella destaca un capitel en el que se representa a san Benito mostrando el libro de su Regla de Vida.

Las dificultades para construir en un sitio inhóspito como el lugar de san Frutos y, posiblemente, la prisa que se dieron los monjes benedictinos para levantar el edificio originaron fallos en el planteamiento que obigaron a instalar hace unas décadas unos tirantes en la nave.

Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos
Ermita de San Frutos

En una reforma todavía de época medieval, se le añadieron dos capillas laterales de la que sólo permanece en pie la del Evangelio, que hoy se emplea como sacristía. Debajo de su retablo se encuentra la famosa piedra sobre la que se pasa para pedir al santo por la curación de una hernia. También se reformó el ábside central, posiblemente en el siglo XIII.

En su interior se conserva el retablo barroco con la imagen moderna del santo y los relicarios de sus hermanos, san  Valentín y santa Engracia.

En el exterior del muro sur de la nave se encuentra la lápida de la 'Despeñada', una rica mujer que fue 'de su marido despeñada' por los cortados del Duratón y milagrosamente salvada por la intercesión de San Frutos.

La ermita fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931.

Fuente: Hermandad de San Frutos del Duratón

ErmitaSanFrutos Mini

Qué ver y qué hacer en Segovia Nordeste - Riaza y Duratón