Turismo Castilla y León

Un Paseo por la Catedral de Segovia

Comarca: Segovia y Alfoz

Segovia Capital

Uno de los rasgos arquitectónicos que más llama la atención de la Catedral de Segovia es su esbeltez. Con un estilo sobrio, la catedral es la materialización del paso del tiempo y de los cambios de estilo: comenzó siendo románica para acabar siendo una catedral gótica con algunos rasgos de influencia renacentista.

Las obras de la actual catedral de Segovia comenzaron en 1525 pues la antigua Catedral de Segovia, bajo la advocación de Santa María, quedó destruida en 1521 durante el 'Levantamiento de las Comunidades'. Ésta, que se hallaba frente al Alcázar, fue utilizada por los comuneros, a modo de bastión, para luchar contra las tropas de Carlos V ubicadas en el Alcázar.

Catedral de Segovia
Catedral de Segovia
Cúpula del Crucero - Catedral de Segovia

La primera etapa constructiva de la nueva catedral abarcó desde la fachada occidental, hasta cubrir las naves central, laterales y las capillas hasta el crucero. En 1558 estaban colocadas las vidrieras, el claustro y el coro, éstos últimos provenientes de la antigua catedral.

Las obras fueron encargadas a Juan Gil de Hontañón, a su muerte, en 1526, será su hijo Rodrigo Gil de Hontañón, quien se haga cargo de la obra. Con el paso del tiempo también dirigirán la construcción o partes de ella García de Cubillas, Rodrigo del Solar, Pedro de Brizuela o Juan de Mugaguren. Las obras de la nueva Sede continuarían hasta 1686, fecha de cierre del crucero. Sin embargo, habrá que esperar hasta el 16 de julio de 1768 para asistir a la Consagración de la Catedral.

La Catedral de Segovia está compuesta por 3 naves que se disponen formando una planta de cruz latina. Posee, a su vez, capillas laterales, crucero con ábside semicircular en la cabecera, cabecera con girola y capillas radiales. El claustro y la esbelta torre componen otras de las partes fundamentales del templo.

Pináculos - Catedral de Segovia
Interior Catedral de Segovia
Vidrieras - Catedral de Segovia

El Ábside acicalado por contrafuertes y por pináculos es un de los elementos referentes. Los pináculos corresponden al Gótico Florido. De piedra caliza, dichos elementos rodean la gran cúpula. El ábside linda con la Judería Vieja, barrio que sobre el siglo XII fue habitado por la comunidad hebrea hasta 1492 fecha en la que se decretó su expulsión.

En el exterior la Girola está aderezada con una gran serie de pináculos de tracería gótica. En el interior está flanqueada por siete capillas. Su diseño corresponde a Juan Gil de Hontañón (1480-1526) que planteó una cabecera con girola de cinco capillas radiales, pentagonales, y dos cuadradas al principio. Los últimos tramos de la girola fueron cubiertos en 1671, bajo la supervisión del maestro Francisco Viadero, mientras que sus capillas se cerrarían con unas rejas de madera talladas entre 1684 y 1690.

La catedral cuenta con 3 puertas. La Puerta de San Geroteo, su nombre hace referencia al primer obispo de la Diócesis de Segovia, San Geroteo, cuya escultura preside esta portada. La escultura es fruto de Manuel Pacheco, de finales del siglo XVIII. Esta puerta se encuentra en el brazo sur del crucero.

Bóveda de la Girola - Catedral de Segovia
Cubiertas y Cúpula del Crucero - Catedral de Segovia
Cúpula Capilla de los Ayala - Catedral de Segovia

La Puerta de San Frutós, entrada habitual a la catedral situada en el lado norte del crucero, desemboca en la Plaza Mayor de Segovia.  Dedicada a San Frutos, patrón de la ciudad, está compuesta de dos cuerpos. El superior está aderezado con dos columnas de estilo corintio, mientras que, el inferior está compuesto por cuatro columnas de estilo dórico. Sobre estas se alza un frontón triangular. Una estatua de San Frutos, diseñada por Pedro de Brizuela en el 1611 y labrada en piedra de granito por Nicolás González, corona el nicho central del segundo cuerpo.

En la fachada principal de la catedral y flanqueada por dos puertas laterales se encuentra la Puerta del Perdón o de Santa María. Orientada hacia el Oeste y de una sencillez imperante corona la puerta en el exterior una escultura de la Virgen de la Inmaculada, obra de Juan Guás.

La Torre de la Catedral de Segovia, con sus 88 metros de altura, fue, en su momento la más alta de España. La historia de su creación se remonta al siglo XVII y está ligada a Juan de Mugaguren quien modificaría la mayor parte de su estructura original. Actualmente se puede visitar y con ello, disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad de Segovia. leer más»

TORRE DE LA CATEDRAL DE SEGOVIA

La torre vivió una remodelación fruto de un incendio causado por una tormenta eléctrica en 1614. En sus orígenes, en los que poseía un estilo gótico, un chapitel de madera de caoba y de estructura piramidal de origen americano coronaba lo alto de la torre. Todo quedó destrozado por el fuerte incendio, llevando al arquitecto Juan de Mugaguren a modificar la mayor parte de la estructura original de la torre.

El constructor colocó una cúpula de estilo herreriano y un chapitel de piedra, que es el actual. Como dato curioso reseñar, si se observa con detenimiento, las grandes similitudes entre esta cúpula de la torre y la cúpula del crucero. El arquitecto finaliza la obra en 1615.

Nave del Evangelio - Catedral de Segovia
Nave central y Trascoro - Catedral de Segovia
Capillas - Catedral de Segovia

La Capilla Mayor, con su consiguiente retablo, así cómo el Coro situado frente al Altar Mayor, constituyen una de las partes mas nobles de la Catedral de Segovia. Estos están unidos mediante la Vía Sacra o la Valla, obra de Antonio de Elorza. En el suelo de este espacio unitivo podemos encontrar distintos enterramientos de los diferentes obispos de Segovia.

Destaca, además, en este espacio, un púlpito de mármol que posee imágenes a modo de relieves de los cuatro evangelistas y de la Inmaculada Concepción. Este púlpito barroco se erige sobre un pedestal dónde, a su vez, se encuentran los florones del duque de Albuquerque. leer más»

CORO - CATEDRAL DE SEGOVIA

El Coro de la Catedral de Segovia se encuentra situado frente al Altar Mayor y ocupa los tramos tercero y cuarto, respectivamente. Proviene, en su mayor parte, de la catedral antigua y fue obra de los tallistas San Pedro de Palencia y el maestro Juan, su compañero.

Los trabajos de tallado comenzaron en 1458 y se prolongaron hasta septiembre de 1462, con la colocación de las sillas destinadas a los Reyes y al Obispo. El coro de la Catedral cuenta actualmente con un total de 116 sillas organizadas en dos niveles. Los entalladores Juan Gil y Jerónimo de Amberes fueron los encargados de colocar esta sillería en el año 1558, tras el traslado realizado desde la catedral antigua, además de labrar ocho sillas nuevas, altas y bajas.

La sillería es de estilo gótico. La decoración es geométrica en los respaldos. En los brazos destacan temas naturales. La sillería alta está aderezada por doseletes dispuestos sobre finas columnas y con tracerías caladas. El respaldo son arcos conopiales que a su vez encierran arcos rebajados sobre larguísimas columnas.

En la silla episcopal destaca el respaldo adornado con el escudo de armas de Juan Arias Dávila, Obispo de Segovia entre los años 1461 y 1497.

Conviene destacar que el doselete que cubre esta silla fue rehecho por Huici en 1789. Este ebanista, vecino de La Granja, fue el encargado de terminar la sillería, en el año 1790.

Las sillas destinadas a los reyes se encuentran al lado de la silla episcopal. Estas poseen varios escudos: cuatro de ellos con las armas de Castilla y Portugal; otros cuatro con las armas de Castilla. Todos ellos policromados.

También, poseen estas sillas reales, agudos doseletes coronados, respectivamente, por un heraldo que sostiene el blasón de Castilla y por un león abanderado. La relevancia depositada en la construcción de estas sillas viene dada por la tradición de Enrique IV de asistir a los oficios divinos en el coro.

Llegando al centro del coro encontramos el facistol, atribuido a Vasco de la Zarza en el siglo XVI. Este se asiente sobre un bello pie renacentista .

Dos suntuosos órganos completan el coro. En ellos se disponen dos cajas doradas adornadas con ángeles que, llenando del todo el hueco de la arquería, llegan hasta la clave. Estos dos órganos alcanzan casi los 19 metros de altura y albergan, cada uno, alrededor de 2600 tubos además de otros elementos que hacen posible su funcionamiento. leer más»

ÓRGANOS - CATEDRAL DE SEGOVIA

El diseño y confección del órgano de la Epístola es obra de Pedro de Liborna  Echevarría, construido en 1702, fue subvencionado por D. Bartolomé de Ocampo y Mata, Obispo de Segovia entre 1694 y 1699.

En 1766 el dorador Santiago Casado doró la caja, realizada años atrás por el tallista Juan Maurat, por lo que había permanecido “en blanco” hasta su asentamiento. En 1795, Manuel Sanz cambió el teclado original por uno de su autoría, así como la composición y disposición de mixturas y registros.

El órgano del Evangelio fue levantado años más tarde, en 1771, por José de Echevarría, nieto de Pedro de Liborna Echevarría, una familia de vital importancia para el desarrollo y mantenimiento de los órganos en la Corte Real durante el siglo XVIII.

José de Echevarría también fue el encargado de renovar en 1799 el órgano de la Epístola tras varios cambios efectuados en su estructura y engranaje. Este órgano fue un regalo de D. Juan José Martínez Escalzo, Obispo de Segovia ente 1765 y 1773.

Ya en 1847, José Marigómez de Echevarría, sobrino de José de Echevarría y “Organero del Rey”, sube el diapasón del órgano de la Epístola para igualarlo con el órgano del Evangelio. En 2011, el taller de Hermanos Desmottes finaliza, tras dos años, la restauración del órgano de la Epístola.

Trascoro - Catedral de Segovia
Nave del Evangelio - Catedral de Segovia
Púlpito - Catedral de Segovia

Una reja barroca, que fue forjada en Elgoibar y colocada en 1729, cierra el coro. Esta  fue construida por Antonio de Elorza, quien también se encargó de la construcción de la Valla o Vía Sacra. Este provenía de una ilustre familia de rejeros a quienes se debe gran parte del resto de las rejas del templo.

El final de la vía sacra da paso a la Capilla Mayor, espacio reservado al Cabildo. Carlos III (1759-1788) fue quien mandó construir el altar actual, con diseño de Francisco Sabatini (1722-1795). Su construcción data del 1768 y terminado en el año 1775 en los talleres del Palacio Real de Madrid.

El Retablo está dedicado a la Virgen, a los Santos tradicionales segovianos y al primer obispo. La estructura del retablo se compone de un banco, un cuerpo central dispuesto con cuatro columnas corintias, así como de un ático dónde podemos observar el anagrama de María en una gloria de nubes y ángeles. leer más»

RETABLO - CATEDRAL DE SEGOVIA

La hornacina central la preside la imagen de Nuestra Señora de la Paz, donada, según cuenta la tradición, por el rey Enrique IV a la catedral. Se trata de una obra gótica. Antonio Vendetti recubrió las vestiduras de dicha imagen en plata en el año 1775.

En los intercolumnios nos encontramos las imágenes de los Santos San Geroteo y San Frutos, las imágenes de San Valentín y Santa Engracia, sus hermanos, ocupan el ático del retablo.  Las imágenes de estos 4 santos son obra de Manuel Adeba Pacheco y son de madera estucada de blanco.

En la parte superior, el retablo se cierra con una cruz, en la cúspide, dispuesta entre ángulos. El orfebre Damián de Castro, procedente de Córdoba, creó los seis candeleros de plata y las sacras en 1769. A su vez, el platero José Peéez es el creador de las grandes lámparas del Santísimo.

Este retablo fue consagrado el 7 de Septiembre de 1775, al día siguiente, tenía lugar la primera misa.

Conviene destacar la gran fama de la que gozó, sobretodo en los círculos cortesanos cercanos a su creador, Sabattini. Este quedó tan satisfecho de su obra que quiso destacarla con mayor luminosidad, dotándola de más luz. Para ello, cambió todas las vidrieras de color de la nave, las retiró y las substituyó por vidrios incoloros en 1794.

Órganos - Catedral de Segovia
Silleria del Coro - Catedral de Segovia
Retablo Mayor - Catedral de Segovia

La Catedral de Segovia cuenta con un total de 19 capillas de gran valor artístico, distribuidas a lo largo de La Nave del Evangelio, la Nave de la Epístola y la Girola.

El Claustro de la Catedral de Segovia, claro ejemplo de gótico tardío del siglo XV, fue construido junto a la antigua catedral. El traslado desde su antiguo emplazamiento al actual se realizó, piedra a piedra. El arquitecto elegido para esta importante obra fue el maestro Juan Guas, cuyo estilo “hispano-flamenco-toledano” impregnó en el claustro.

El claustro toma forma en planta cuadrada, de cinco tramos cubiertos con bóvedas de crucería simple adornadas con claves y, en cada tramo, se abre una ventana que ocupa el ancho entre pilar y pilar.

La Sala Capitular fue construida bajo las órdenes de García Cubillas a mediados del siglo XVI. De una suntuosidad inédita, destaca por su artesonado dorado con el primer oro traído de América. Del suelo, de mármol, se alza un Cristo enmarcado bajo un dosel que preside el epicentro de la sala.

Capilla de San Frutós - Catedral de Segovia
Claustro - Catedral de Segovia
Claustro - Catedral de Segovia

Debajo de esta imagen, que procede de la Capilla de la Concepción, se encuentra el sitial del Obispo del siglo XVI. leer más»

SALA CAPITULAR - CATEDRAL DE SEGOVIA

Las paredes de esta sala están cubiertas con una serie de tapices tejidos por Geeraert Peemans en Buselas, en el siglo XVII. En ellos se narra la historia de Zenobia, reina de Palmira. Al lado de la escalera que sube al Museo Capitular, nos encontramos con un lienzo: Carlos V y San Francisco de Borja en Yuste, de Carlos María Esquivel. Se trata de la única pintura de historia existente en la catedral. Corresponde al año 1862.

Una de las piezas que merece la pena destacar es el carro triunfal y la custodia de plata que alberga el museo. Su importancia viene de su utilización en las procesiones de la celebración del Corpus Christi.

La custodia es obra de Rafael González (1653-1657). El cerro es del siglo XVIII y es de madera dorada.

La antigua librería, restaurada en 2009, se sitúa en la parte alta del museo, a la que podemos llegar por una escalera del año 1555.

El Museo Catedralicio se sitúa en la capilla de Santa Catalina, el cuerpo bajo de la Torre.

Destaca, en el centro, el Sepulcro del Infante Don Pedro de Castilla. Hijo del rey Enrique II, falleció, según la leyenda, al caerse por una ventana del Alcázar en el año 1366.

El Museo Catedralicio alberga diversas esculturas, pinturas y obras de orfebrería de gran riqueza artística e histórica. Estas están dispuestas en paredes y vitrinas. Entre las esculturas destacan una Virgen con el Niño, del siglo XIII y un Cristo Pantocrátor, del siglo XIII. leer más»

PINTURAS MUSEO CATEDRALICIO

Comenzando por la derecha, la tabla de La duda de Santo Tomás (1585), del autor Alonso Sánchez Coello. Una curiosa copia de La fuente de la Gracia, de Van Eyck, puebla también la riqueza del museo.

En la mesa del altar destacan: Misa de San Gregorio de Pedro Berruguete (siglo XVI); el tríptico flamenco del siglo XVI La Virgen con el Niño, con Santa Catalina y Santa Bárbara, obra del Maestro de la Santa Sangre. 

Las vitrinas se acicalan, a su vez, con objetos de plata y de uso litúrgico. Conviene destacar que Segovia contó con grandes maestros plateros. En la primera vitrina sobresale una cruz de altar, de cristal de roca, es del siglo XVI.

Junto a ella comparte escenario una sacra de la Consagración que, en forma de retablito, muestra diferentes escenas. Data del año 1575.

En la segunda vitrina podemos encontrar una custodia de plata sobredorada (siglo XVIII), dos cálices de mediados del siglo XVII, un atril de plata del siglo XVIII y un Evangeliario(siglo XV).

La tercera y cuarta vitrina continúan exponiendo objetos de plata con cetros, ciriales, varios cristos de marfil, relicarios y bandejas. Tapices franceses, con escenas galantes decoran el resto de las paredes del museo.

Otra reliquia del museo, no expuesto actualmente, es el Sinodal de Aguilafuente, uno de los primeros libros impresos en España. Data del año 1472.

VISITAS CATEDRAL DE SEGOVIA

La visita a la Catedral de Segovia contempla la visita al interior del templo, claustro, capillas, sala capitular y museo catedralicio. Por otro lado la visita a la torre de la catedral incluye audiovisual, casa del campanero, cuerpo del reloj y cuerpo de campanas. Horarios y Tarifas»

HORARIOS Y TARIFAS CATEDRAL DE SEGOVIA

De noviembre a marzo
De lunes a sábado de 9:30 a 18:00 horas
Domingos de 13:00 a 18:00 horas

De abril a octubre
De lunes a sábado de 9:30 a 19:00 horas
Domingos de 13:00 a 19:00 horas

El precio normal de acceso a la Catedral será de 3 € por persona.
Incluye visita al claustro, capillas, Sala Capitular y museo catedralicio.

Los domingos y festivos la entrada a la Catedral es gratuita de 9:30 a 13:00.
En este espacio de tiempo, el claustro, museo, sala capitular y capillas permanecerán cerrados.

HORARIOS Y TARIFAS TORRE CATEDRAL DE SEGOVIA

Visitas guiadas de lunes a domingo: 10:30 - 12:30 - 16:30
Incluye audiovisual, casa del campanero, cuerpo del reloj y cuerpo de campanas.

El máximo de personas que pueden hacer la visita en cada turno es de 40 personas.
La duración de la visita será de 90 minutos aproximadamente.
El precio normal de acceso a la Torre será de 5 € por persona + 2 € Catedral.

Los domingos y festivos la entrada a la Catedral es gratuita de 9:30 a 13:00. En ese horario sólo será preciso pagar la entrada de la Torre: 5 € por persona.

Los domingos y festivos por la mañana, la adquisición de la entrada será en la Capilla de San Blas, donde se encuentra la señalización de acceso a la Torre.

Se recomienda llevar calzado cómodo.

Permanecerá cerrada los días 1, 5 y 6 de enero, Viernes Santo, 24, 25 y 31 de diciembre.

Las condiciones meteorológicas adversas podrán condicionar la realización de la Visita a la Torre.

Los menores de 12 años no podrán acceder solos y los menores de 6 años accederán gratuitamente.

Información y reservas

C/ Marqués del Arco, 1
Telf: 921 46 22 05

Fuente: Cabildo de la Catedral de Segovia

Catedral segovia mini

Qué ver y qué hacer en Segovia y Alfoz