Senderismo Castilla y León

Send Acenyas Moraleja map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 4 km
  2. Tiempo estimado: 1:20 h
  3. Punto de salida: Tordesillas
  4. Ciclabilidad: Sí
  5. Dificultad: Baja
  6. Desnivel: 10 m
  7. Época recomendada: Todo el año

Aceñas de Moraleja - Senderismo Valladolid

Comarca: Montes Torozos

Tordesillas

Tordesillas cuenta al menos con 6 aceñas -La Peña, del Puente, del Postigo, Osluga, Zofraguilla y Moraleja- en su término municipal, además de la Aceña de Herreros, en el término de Pollos.

¿Qué era una aceña? Eran los molinos de los grandes ríos, que tenían varias ruedas verticales con paletas, movidas por el agua.

Se sitúan a un lado del cauce, y al otro se encuentra la pesquera o pequeña presa. Poseían -como los puentes- tajamares para romper el agua de manera que daban la impresión de grandes barcazas varadas en la corriente. Son tan impresionantes que don Quijote las confundía con castillos, al igual que confundiera los molinos de viento con gigantes:

-¿Vees? Allí, ¡oh amigo!, se descubre la ciudad, castillo o fortaleza donde debe de estar algún caballero, o alguna reina, infanta o princesa malparada, para cuyo socorro soy aquí traído.

-¿Qué diablos de ciudad, fortaleza o castillo dice vuesa merced, señor? -dijo Sancho-. ¿No echa de ver que aquéllas son aceñas que están en el río, donde se muele el trigo?

En la orilla, cerca del puente, vemos las Aceñas del Postigo, ya sin ruedas que mover pero impresionantes, aún luchando contra la corriente. Si nos metemos por ella, con cuidado, que no está consolidada y podemos pisar mal, o rozar con la cabeza al pasar por algún hueco de antigua puerta.

Siguiendo junto a la orilla, llegamos a la Ermita de San Vicente, buen mirador para contemplar el Duero, que pasa bien ancho entre Tordesillas y las alamedas de enfrente.

El camino se hace llevadero por la parva del Canal de Tordesillas, pues abundan las huertas y los frutales. Bajo el puente de la autovía aún podemos ver la pesquera de las Aceñas de Osluga. Éstas se encuentran inaccesibles; una vaquería vallada impide el paso.

Al final, por la carreterilla que hay entre el río y el canal llegamos a la Casa de Moraleja, junto a la aceña cercada, pero nadie nos impedirá el paso si la puerta está abierta. El lugar es umbrío, arruinado y lleno de vegetación: romántico, en una palabra.

Información: Diputación de Valladolid

acenasdemoraleja Lista

Qué ver y qué hacer en Montes Torozos