Turismo Soria

Torreones y Fortalezas en el Valle del Rituerto

Comarca: Tierra del Moncayo

Noviercas - Hinojosa del Campo - Pozalmuro - Tajahuerce - Aldealpozo - Villar del Campo

La Ruta de los Torreones y Fortalezas del Valle del Rituerto, en la provincia de Soria, nos sumerge en las tierras de frontera que durante siglos se disputaron musulmanes y cristianos.

Los musulmanes cruzaron el estrecho de Gibraltar el año 711 para tomar la Península Ibérica dominada entonces por los visigodos, cosa que consiguieron en menos de una década. Los hispano-godos que no quisieron someterse a la dominación musulmana se refugiaron en las montañas asturianas y en los altos valles pirenaicos.

Poco a poco los cristianos se hicieron fuertes en el norte peninsular mientras en el sur los árabes se conformaban con afianzar su poderío desde la opulencia de Córdoba. Y en medio quedaba una ‘tierra de nadie’, el valle del Duero, semidespoblada, casi desértica, donde eran frecuentes las incursiones de unos y otros.

Noviercas
Torreón de Noviercas
Torreón de Noviercas

Los señores del norte comenzaron una lucha por el territorio que duró más de siete siglos. Esta época se caracterizó por la movilidad de las fronteras.

A principios del siglo X los cristianos consiguieron frenar el avance de las tropas musulmanas. La línea del Duero hará de frontera, reforzándose mediante la construcción de pequeñas fortalezas defensivas integradas en los núcleos de población: los torreones.

La función principal de estas construcciones era de vigilancia, defensiva y de refugio para los colonos árabes en su zona de influencia. Los torreones se levantaban en terrenos deforestados con el fin de evitar posibles emboscadas.

Hinojosa del Campo.
Torreón - Hinojosa del Campo
Torreón - Hinojosa del Campo

Así, en terreno abierto y desde una considerable altura, de 15 a 25 metros, los vigías alertaban de la llegada de tropas enemigas con cierto margen para que la población local y sus ganados pudieran guarecerse dentro de las murallas.

Este margen se ampliaba cuando el ataque lo anunciaba una torre próxima mediante señales de humo, alertando al resto de las guarniciones con las que tenían contacto visual. Por lo tanto, una tercera función de los torreones era la de vigilancia y aviso entre los asentamientos de la frontera, evitando así la sorpresa.

Los torreones favorecían la creación de pequeños núcleos de población en sus inmediaciones. En estas poblaciones convivía la guarnición y sus familias, con artesanos y comerciantes.

Torreón de Masegoso
Despoblado de Masegoso
Iglesia de Masegoso

El estudio y recuperación de torreones en esta zona de Soria dio lugar a un programa de divulgación cultural conocido como la ‘Ruta de los Torreones’, cuyo centro neurálgico está Noviercas. Su espectacular torreón, el mejor conservado, aloja un centro de visitantes que informa sobre estas edificaciones militares y promueve el turismo cultural ligado a estas fortalezas.

La iglesia de Hinojosa del Campo reutiliza dos torreones: el más antiguo (árabe) fue convertido en campanario tras la Reconquista. La torre mayor es posterior (cristiana); sirvió de cabecera a la primitiva iglesia románica.

El Torreón del despoblado de Masegoso, declarado bien de interés cultural en 1949, es el más estilizado y en el que mejor se aprecia la inclinación de sus paredes. Se trata de una torre de origen bereber levantada en el siglo X y realizada en técnica tapial de mampostería. El acceso está situado en altura, a más de cuatro metros sobre el suelo y fabricada en sillería, de construcción posterior al resto de la edificación.

Despoblado de La Pica
Torreón de La Pica
Torreón de Aldealpozo

Cada verano los vecinos de Pozalmuro escenifican en el Torreón de Masegoso la leyenda ‘El fantasma de Masegoso’.

El Torreón de La Pica se localiza en lo alto de una colina situada en el término de Tajahuerce. Torre defensiva, de origen musulmán, se cree que del siglo X. Es digno de mencionar la puerta de acceso, de construcción posterior, con un arco apoyado sobre sillares y que tiene grabado en el dintel semicircular, en escultura semiplana, un castillo de tres torres almenadas y puerta.

En la localidad de Aldealpozo destaca la Iglesia de San Juan Bautistista, de estilo románico tardío, una torre musulmana del siglo X, adosada al templo, desempeña funciones de campanario.

Torreón de Aldealpozo
Torreón de Castellanos del Campo
Iglesia - Castellanos del Campo

La Torre de Castellanos del Campo, despoblado del término de Villar del Campo, es un torreón defensivo del siglo X realizado en técnica de tapial de mampostería. Posee unos gruesos muros y conserva una altura de 14 metros, pudiéndose observar los escasos restos de las almenas que alguna vez tuvo.

En los alrededores se aprecian partes de una cerca que rodeaba la torre. Este torreón comunica visualmente con los de La Pica, Masegoso y Aldeapozo.

Información: Proynerso - Asociación para el Desarrollo Rural del Noreste de Soria

ruta torreones soria mini

Qué ver y qué hacer en Tierra del Moncayo