Turismo Castilla y León

Arquitectura Civil - Medina del Campo

Comarca: Tierra de Pinares

Medina del Campo

En el centro de la ciudad, de Medina del Campo, aunque antiguamente era en la periferia junto al río por motivos de salud, se sitúa hoy esta casa de las Reales Carnicerías, una tipología que tuvieron todas las ciudades importantes y de las que apenas se conservan edificios, y menos del siglo XVI.

La que nos ocupa, aún mantiene su función original, abastecer de carne a los vecinos de la ciudad.

Ya en el siglo XV constan en Medina unas Carnicerías, pero se pretendía construir otras más higiénicas. Así, en el año de 1500, los Reyes Católicos concedieron una cédula real de 25.000 maravedís para tal destino. Pero no sería hasta mitad del siglo cuando se comienza el nuevo edificio.

Reales Carnicerías de Medina del Campo

En 1546 se encargaron las trazas y condiciones y en 1557, en plena obra, consta que las había realizado el medinense Agustín Gallego, pues se pagan ciertas cantidades al cantero y carpintero Juan del Pozo ‘por la hechura de las carnicerías’.

Sin embargo el autor más plausible, por el estilo, es el arquitecto real Gaspar de Vega, aunque también ha sido propuesto Rodrigo Gil de Hontañón. Las obras finalizarían en 1562.

En la fachada principal consta la siguiente inscripción: 'ESTE EDIFICIO DE CARNICERIAS MANDARON HAZER LOS YLLUSTRES SENORES MEDINA DE SVS PROPIOS REINANDO EN ESTOS REYNOS LA MAJESTAD DEL REY DON FELIPE NVESTRO SOBERANO SEÑOR SEGVNDO DESTE NONBRE SIENDO CORREGIDOR EN ESTA BILLA POR SV MAJESTAD EL SEÑOR DON PEDRO DE BIBERO, VECINO Y REGIDOR DE LA CIVDAD – ANO DE MILL Y QUINIENTOS Y SESENTA Y DOS ANOS'.

Posteriormente conoció diversas reformas, así constan seguras en los años 1595, 1621 y 1783. Fruto de una de ellas es otra inscripción debajo de la anterior: ‘REINANDO CARLOS III SE RE (paro) ESTA CARNECERÍA Y MATADERO A ESPENSAS DE LOS PROPIOS SIENDO CORREGIDOR…’.

En 1931 se ordenó su demolición para aprovechar sus piedras, acción que afortunadamente no se ejecutó. Recientemente se ha realizado una restauración.

El edificio es un paralelepípedo con la base en sillares de piedra y el resto, hasta la cornisa, de dientes de sierra en ladrillo. Tiene planta rectangular de tres naves con nueve tramos separadas por dos filas de ocho columnas toscanas que recogen arquerías de medio punto; encima de ellas y hasta la cubierta muros abiertos.

Al exterior las fachadas se organizan mostrando arquerías de medio punto sobre pilares de piedra, hoy cerradas y que en origen estarían abiertas o semicerradas con ladrillo o madera para facilitar el paso del aire y eludir los olores de la carne.

El acceso se verifica por medio de tres portadas, una en uno de los lados largos, y las otras dos en los cortos. Están realizadas en piedra granítica, con arcos de medio punto con roscas afiletadas y una con columnas a los flancos, otra medias columnas sobre ménsulas y la tercera con pilastras, siempre de orden jónico y con los fustes con acanaladuras.

Se rematan con un cuerpo más y frontón triangular pequeño, una, y con frontones amplios las otras, en su interior el escudo de Felipe II y en las enjutas repetidos los de Medina del Campo. Una puerta más en el lado contrario del paño largo carece de decoración y es también de medio punto.

En el interior se conservan restos de dos frescos muy degradados con figuraciones que se han interpretado como San Miguel y la Imposición de la casulla a San Ildefonso.

Declarado Bien de Interés Cultural el 13/10/1995

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: Javier Rivera Blanco

carnicerias reales medina del campo mini

Qué ver y qué hacer en Tierra de Pinares