Turismo Castilla y León

Iglesia Románico-mudéjar de San Justo - Segovia

Comarca: Segovia y Alfoz

Segovia Capital

La antigua Iglesia de San Justo se encuentra en los arrabales del sur de Segovia, en el barrio de los pañeros, por el Cerrillo.

La iglesia se caracteriza por unir lo románico y lo mudéjar y por su diversidad de materiales constructivos, pues está levantada en mampostería, ladrillo, sillar, madera, etc.

Iglesia de San Justo Segovia

Tiene una nave rectangular realizada en mampostería encintada y cubierta con armadura, alero con canecillos y encintado en la nave, primera aparición del esgrafiado segoviano. La capilla con tramo recto y ábside semicircular, cubiertos con bóveda de cañón y de cuarto de esfera, respectivamente, construidos con mampostería de granito espejo entre verdugadas de ladrillo.

El tambor de este se ilumina con ventana en el eje de doble derrame y al exterior decorada con tres arquivoltas de ladrillo lisas. La cornisa es de ladrillo en esquinillas y tejas.

En el costado del Evangelio se yergue una elevada torre de piedra caliza en mampostería a espejo, con tres cuerpos, el inferior con saeteras, el siguiente con dobles arquerías ciegas y el último con los ventanales de las campanas.

En el muro del lado del Evangelio una pequeña portada de arco de medio punto, con tímpano en el que aparece un pequeño relieve que alude el descubrimiento de las reliquias de los mártires Justo y Pastor; es interesante obra en el tránsito del románico al gótico en el que aún se aprecian restos de policromía.

Una intervención dentro del templo eliminando decoraciones barrocas y el altar sacó a la luz en la nave y el ábside un notable conjunto de pinturas murales de estilo románico tardío, uno de los más importantes de la región. Preside el centro del ábside el Pantócrator dentro de una doble mandorla en la que la exterior está ocupada por los veinticuatro Ancianos del Apocalipsis.

En los ángulos que libera aparecen las cuatro figuras del Tetramorfos, los cuatro Evangelistas. En la superficie del cilindro del ábide, se desarrollan en los flancos del ventanal, escenas de la vida de Jesucristo, tales como el Calvario y del Descendimiento.

En la bóveda de medio cañón se representa en el centro y dentro de un círculo el Cordero místico y en varias bandas perpendiculares distntas escenas bíblicas: el Prendimiento de Cristo, la Santa Cena, Jesús y el joven rico, Adán y Eva, Caín y Abel, etc.

Se trata, pues, de un espléndido conjunto de pinturas románicas de excepcional calidad y finura, que prueba la existencia de una buena escuela en Segovia, aunque no hayan llegado más testimonios.

En el lado del Evangelio se sitúa una notable capilla que usaba la Cofradía del Cristo gótico de los Gascones. La escultura es del tipo de yacente y articulada. Según los textos originarios de la institución basados en la leyenda procede de la Gascuña, de donde vino a Segovia traída por caballeros.

En la dependencia denominada sala capitular o de reuniones de la Cofradía sus muros se decoran con cuadros inspirados en la Biblia y que fueron constituyendo una colección al ser donados por los propios hermanos.

Entre todos ellos se pueden destacar el firmado por el cuellarano Nicolás de Quintanilla en 1740 y el que ocupa el lugar de presidencia de la sala, obra del año de 1660 firmado por el buen pintor madrileño Francisco Camilo y que representa el ‘Descendimiento’.

Declarado Bien de Interés Cultural el 16/09/1993

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: C. Rodicio Rodríguez

iglesia san justo segovia mini

Qué ver y qué hacer en Segovia y Alfoz