Turismo Castilla y León

Un Paseo por el Románico de la Ciudad de Ávila - Basílica de San Vicente

Comarca: Ávila y Alfoz

Ávila Capital

Nuestra visita nos lleva a la Basílica de San Vicente, levantada en el lugar donde la tradición señala fueron martirizados Vicente, Sabina y Cristeta. Esta basílica es el gran modelo del románico abulense. Su construcción se inicia hacia 1130 y se prolonga hasta fines del XII. El hecho de ser el primer templo en iniciar su fábrica la convierte en difusora del estilo en la ciudad.

Basílica de San Vicente
Basílica de San Vicente
Basílica de San Vicente

Su esbelta cabecera formada por tres ábsides, se levanta sobre una cripta funeraria de carácter litúrgico; sus cuidadas proporciones convierten a este templo en un ejemplo único del románico hispano.

Los capiteles historiados de la capilla mayor, el sepulcro que narra la historia de los santos, la portada occidental y la cornisa meridional con una rica y variada iconografía constituyen lo mejor de la escultura románica del templo y de la ciudad.

En San Vicente son especialmente interesantes las restauraciones, no en vano es el primer edificio español restaurado de acuerdo a criterios restauradores, donde Hernández Callejo, Vicente Miranda y sobre todo Repullés y Vargas intervinieron desde mediados del XIX hasta el primer cuarto del siglo XX.

Basílica de San Vicente
Basílica de San Vicente
Basílica de San Vicente

Desde aquí podemos dirigirnos a San Andrés, que aunque ha perdido su función de parroquia es uno de los templos más singulares del románico abulense. Se levanta en el barrio que según la tradición era de canteros.

Su planta es muy sencilla; está formada por tres naves con sus correspondientes ábsides, siendo el central de mayores proporciones y más profundo que los laterales. La variedad de los motivos iconográficos de los capiteles de su capilla mayor es la más amplia de todo el románico abulense y ha de relacionarse con maestros leoneses.

También en la zona norte de la ciudad se conservan dos iglesias muy cercanas que, siguiendo los modelos impuestos por el románico, dieron paso a soluciones mudéjares.

Iglesia de San Andrés
Iglesia de San Andrés
Iglesia de San Martín

La primera de ellas es San Martín, cuya fábrica románica fue rehecha primero en el siglo XVI y más tarde en el XVIII. Su Torre es posiblemente la más original de la arquitectura de la ciudad; construida con zócalo de sillería y cuerpo superior de ladrillo, nos habla de maestros mudéjares.

La otra, Nuestra Señora de la Cabeza en las inmediaciones del antiguo cementerio, puede fecharse su construcción en el primer cuarto del siglo XIII. Su cabecera, realizada en piedra berroqueña, sigue una tipología románica, y corresponde a un primer momento constructivo. El desarrollo de sus naves con amplios formeros de ladrillo, los arcos de las capillas absidiales y la organización de su portada sur nos sitúan en una fecha posterior y en soluciones de tradición mudéjar.

RomanicoAvila SanVicente lista

Qué ver y qué hacer en Ávila y Alfoz