Senderismo Segovia

Send_Segov_RiscaRio_Moros_Valdeprados

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 5,5 km
  2. Tiempo estimado: 2:30 h
  3. Punto de salida: Valdeprados
  4. Desnivel de ascenso: Cota máxima 985 m
  5. Ciclabilidad: No
  6. Dificultad: Baja
  7. Época recomendada: Todo el año
  8. Agua: Llevar agua, no hay manantiales.

POR LA RISCA DEL RÍO MOROS EN VALDEPRADOS - SENDERISMO SEGOVIA

Comarca: Segovia Sur

Valdeprados - Guijasalbas

Valdeprados se encuentra a 25 Kilómetros de Segovia capital. Desde la N-110 a Ávila y de la N-603 a Madrid, tomamos las carreteras locales hacia los Kilómetros 212 y 75 respectivamente.

La ruta se inicia en Valdeprados, donde destaca su Torreón del Castillo del Caballo Moreno, siguiendo el camino que sale al Oeste del pueblo hasta la Finca de Navasotero, aquí tomamos el Camino de Vegas de Matute, que discurre paralelo al Arroyo del Quejigal con cauce normalmente seco pero con frondosa vegetación de ribera, fresnos, chopos, zarzamoras...

Llegamos al Valle del Moros, sin cruzar el puente, tomamos el sendero que se encuentra en la base de un pequeño escarpe rocoso de caliza. A unos 100 metros ascendemos un reguero unos pocos metros y podremos ver una falla geológica: a nuestra izquierda (al O) tenemos rocas de Gneis (zócalo metamórfico del Paleozoico) ya la derecha (al E), las calizas del Cretácico.

Seguidamente entramos en la zona conocida como La Risca, un estrecho, profundo y casi rectilíneo cañón de 300 m de longitud con paredes de caída vertical de hasta 40 metros. El Moros ha aprovechado las numerosas diaclasas del gneis para abrirse paso en este curioso macizo de rocas metamórficas. Una valla de piedra, que se encuentra entre encinas al borde del cañón, cualquier punto desde aquí arriba nos ofrecerá unas magníficas vistas del Valle del Río Moros de la Sierra del Quintanar y la planicie castellana aguas abajo.

El fondo del cañón es intransitable debido a que las paredes verticales se levantan desde el mismo río. En épocas de crecida podremos escuchar el rugido ensordecedor de sus aguas, las cuales discurren con gran velocidad y rabiosa turbulencia. Fijarse también que en lo alto, nos encontraremos esporádicamente dispersos cantos redondeados dejados por el Moros cuando comenzó a excavar La Risca, hace algunos millones de años.

A continuación del cañón, el terreno cambia bruscamente (otra falla geológica), llegamos a una zona abierta y llana con abundantes plantas aromáticas (de tomillo principalmente). Escondida entre la vegetación de ribera se encuentra una pequeña presa, de donde sale una cacera, hoy en desuso, que llevaba aguas al antiguo molino situado aguas abajo y que visitaremos más adelante en nuestra ruta. Algunos fresnos muertos indican penosamente la cada vez menos abundante agua.

Pasamos después por una antigua mina que extraía las arenas del Cretácico. Por encima de las pequeñas galerías nos fijaremos en los depósitos de terrazas de cantos y gravas dejadas por el Moros cuando este discurría más arriba de su cauce actual. Ahora el Moros vuelve a encañonarse, no de una forma tan abrupta y esta vez entre calizas.

Seguimos la cacera que nos lleva al viejo molino en ruinas, el cual tiene una bonita entrada de aguas construida en bloques de granito.

Continuamos hasta Guijasalbas y cruzamos el puente de la carretera vieja de Ávila-Segovia.

Ahora la ruta continua río arriba y por la orilla opuesta que llevábamos. Pasamos los restos de un antiguo horno de cal. Una suave y corta subida entre majuelos, rosales silvestres y encinas nos conduce a las lastras culminantes. Ya sin camino, pero de recorrido fácil, llegamos al vallado metálico y de piedra de una finca particular, descendemos hacia el valle, y donde comienza el cañón de "La Risca" seguimos una valla de piedra por su lado izquierdo, fuera de la finca privada y de la antigua explotación de caolín. Aquí en lo alto del cañón, otra vez tenemos las mismas hermosas vistas observadas desde la otra orilla.

Descendemos al Río Moros al final de los escarpes de gneis, donde encontramos el Puente Viejo, con solo los dos pilares de cada orilla en pie.

Después de cruzar el Puente del Moros, podremos completar este recorrido continuando por el valle hasta la carretera de Vegas de Matute y regresar a Valdeprados por el camino de El Espinar. El Río Moros Forma también aquí un cañón con una extensa llanura de inundación y varias terrazas, donde no es raro ver alguna ave migratoria buscándose su sustento en los remansos y barrizales del río.

lariscadelriomoros lista

Qué ver y qué hacer en Segovia Sur