Turismo Castilla y León

Qué ver en Béjar - Conjunto Histórico Artístico

Comarca: Sierra de Béjar

Béjar

La ciudad de Béjar ofrece al visitante un gran cúmulo de atractivos turísticos, rincones, plazas, edificios históricos. No en vano, el casco antiguo de Béjar fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1974. He aquí un breve paseo por sus monumentos y lugares más representativos.

Villa Renacentista de El Bosque El Bosque es una villa de recreo ducal diseñada y erigida durante el siglo XVI, que conserva en la actualidad sus características originales, siguiendo las pautas y los cánones de los arquitectos y tratadistas del Renacimiento. Fue fundado por Francisco II de Zuñiga y Sotomayor en el año 1567 en el terreno que desde hacía años era coto de caza de los duques de Béjar denominado Prado Sanjuaniego.

Qué ver en Béjar
Fábricas téxtiles de Béjar
Villa Renacentista de El Bosque - Béjar

Para su realización se desvió el curso natural del Arroyo de Navalengua, proveniente de la sierra y por medio de una gran acequia se utilizó su agua para erigir fuentes, llenar el estanque, regar los jardines y alimentar el tinte de telas ducal. Esto conllevó un largo divorcio entre los habitantes de Béjar y sus señores feudales. Leer más»

VILLA RENACENTISTA DE EL BOSQUE - BÉJAR

En 1869 el último duque de Béjar, Mariano Téllez Girón vendió la villa al industrial Cipriano Rodríguez Arias, en esta época la villa sufrió las mayores transformaciones especialmente visibles en la ordenación del jardín que perdió su originaria geometría.

Los sucesivos herederos la han seguido manteniendo hasta que en el año 1996 fue adquirida por el Ayuntamiento de Béjar pasando a manos municipales.

Desde el 11 de enero de 1946 'El Bosque' está considerado Bien de Interés Cultural (BIC), en la categoría de Jardín Histórico, una distinción que comparte con 'La Granja de San Ildefonso' en Segovia o 'Campo Grande' en Valladolid, otros Jardines Históricos de Castilla y Leon.

Palacio Ducal Palacio edificado en el siglo XVI por orden de los Zuñiga sobre el antiguo castillo medieval. Del palacio permanece la fachada principal jalonada, a uno y otro lado, por sendos cubos, uno redondo y el otro poligonal. Ambos, en lo más alto, están guarnecidos con azulejos blancos y azules, cornisas y escudos. En esta fachada hoy en día se puede ver una placa conmemorativa de la dedicatoria que Cervantes hace al Duque de Béjar en la obra más emblemática de la literatura española 'El Quijote'.

También nos queda la fachada de mediodía, que ofrece varias ventanas bien trazadas, con iguales escudos. Hay, sobre un dintel, una inscripción en letras romanas muy difícil de leer, aunque según se cree tales leyendas son las que reproduce Ventura Lirios en su famoso cuadro. Leer más»

PALACIO DUCAL - BÉJAR

Por dentro, es digno de verse el Patio Renacentista, con galerías de arcos y columnas semijónicas en dos alas y en ambos pisos, sobre cuyas enjutas alternan los escudos, algunos con las iniciales F y G, que corresponden a don Francisco de Zúñiga y doña Guiomar de Mendoza.

En uno de los lienzos se desarrolla la escalera, que recibe entrada y luz desde el patio por una serie de arcos rampantes, muy aplanados, que se sostienen sobre columnitas jónicas muy bellas y sus pedestales.

El último frente del patio es una pared llana en la que campean enormes escudos de los Zúñiga y Sotomayor y, abajo, tiene una bellísima fuente con taza poligonal y una robusta venera por cubierta. Está decorada por medias columnas corintias, entablamento y remate de talla; los carteles ostentan las iniciales coronadas D.F.M y el año que en el friso, se señala de esta forma: A.D.M.Q.S.N (1569).

El Palacio Ducal fue catalogado como Bien de Interés Cultural con la categoría de un gran monumento en el año 1931.

Palacio Ducal - Béjar
Recinto amurallado de Béjar
Murallas de Béjar

Las Murallas y sus Puertas Existieron dos recintos amuralladas sucesivos de origen medieval. El primero de ellos largo y estrecho construido a base de mampostería de granito, con escasas torres, cuadradas y redondas, en algunos ángulos y protegiendo las puertas.

De ello se conserva bastante bien toda la parte occidental, con la Puerta del Pico a su extremo, que se reduce a un arco agudo de sillería y cubo pequeño a su izquierda; a lo largo de la banda meridional, queda otra puerta: la de San Pedro o San Antón, entrada muy usual en el medievo. Hubo otra hasta fecha reciente, la de La Traición que fue indebidamente derribada para dar paso a la carretera de circunvalación. Leer más»

LAS MURALLAS Y SUS PUERTAS - BÉJAR

Este primer tramo acaba en la fortaleza o alcazaba que, después se transformó en Castillo, de él quedan restos en la parte posterior del actual Palacio.

Repoblada la villa por Alfonso VIII, en los finales del siglo XII, y alejado el peligro de la guerra hacia el sur, ordenó la ampliación de dichas defensas y dotó a la ciudad de una nueva cerca que, partiendo de la anterior, seguía un trazado similar, esto es, largo y estrecho, que cerraba en la llamada Puerta de la Villa, hoy de Ávila, la cual persistió hasta los años finales del siglo XIX y de la que se conservan fotografías. En ellas se observa la transformación o restauración de la puerta en el siglo XVI, ya en el periodo de señorío de los Zúñigas.

La muralla más moderna se fue destruyendo con el paso de los años para la construcción de viviendas o vías de circunvalación. Escondidos en algunas casas o jardines, han aparecido y se conservan mermados restos.

Convento de San Francisco Este convento fue uno de los primeros que los franciscanos levantaron en esta comarca; procede del siglo XIII y tuvo en sus orígenes adosada una gran iglesia que fue reformada a instancias del Duque de Béjar en la segunda mitad del siglo XVI. Sus restos se conservan en la fachada sur y junto a la entrada al claustro. Leer más»

CONVENTO DE SAN FRANCISCO - BÉJAR

Lo mejor conservado es el claustro bajo y el alto de severa sencillez y de gran amplitud. Cada uno de los cuatro lados se compone de siete arcos, ligeramente peraltados en el claustro bajo y rebajados en el alto. Se sostienen en elegantes columnas dóricas de piedra granítica de una sola pieza y no escasean los escudos de la orden y los de los bienhechores del convento.

El patio lo ocupan una fuente en su centro, y un magnolio en uno de sus ángulos. Actualmente las salas de este antiguo convento se utilizan como diversas dependencias municipales como el Dpto. de cultura, varias salas de exposiciones, la biblioteca municipal, aulas temáticas, recintos para conferencias y el Museo legado de Valeriano Salas.

Murallas de Béjar
Convento de San Francisco - Béjar
Santuario del Castañar - Béjar

Santuario del Castañar Se encuentra enclavado en una de las laderas que cobijan a esta ciudad, en el paraje conocido como Monte del Castañar. El Santuario es el corazón, no sólo de la ciudad sino también de su comarca; es el centro espiritual de la región.

La capilla mayor está dotada de una bóveda esférica, apoyada en impostas que, a su vez descansan sobre cuatro arcos torales, que forman en sus ángulos sendas pechinas. Dio impulso importante a las obras el sacerdote bejarano don Francisco Rodríguez Viga, con cuyo empuje las obras culminaron en 1720 con la fachada de poniente, de sillería regular, sobre cuyo frontis campea el escudo del obispo placentino don Francisco Pere y Porras. Leer más»

SANTUARIO DEL CASTAÑAR - BÉJAR

Las obras del camarín de la Virgen se concluyeron en 1730. El primitivo retablo fue cedido a la iglesia de Navalmoral de Béjar y fue sustituido por el actual, hermoso y muy bello, debido a la gubia del habilísimo escultor bejarano Lucas Barragán y Ortega. Las pinturas de la bóveda, pechinas y frente del arco las hizo Ventura Lirios, pintor de cámara de los duques. La de la bóveda representa la Asunción de la Virgen; las de las pechinas, pasajes de la vida de Nuestra Señora, y la del arco, su Coronación.

Tras el hundimiento de parte de la bóveda, años después, las pinturas quedaron seriamente dañadas, por lo que fueron restauradas por los hermanos Álvarez Dumont que, a la vez, decoraron el camarín y pintaron las ocho bellísimas mujeres de la Biblia dignas de contemplarse. Bajo el camarín se encuentra la cripta, lugar de culto diario en el invierno, que se supone ocupa el lugar preciso en que se levantaba la modesta ermita primitiva.

La nave del templo es única y la cabecera rectangular, de la cual sobresale el absidiolo que acoge e su interior al camarín y la cripta. La fachada del mediodía tiene, en sus principios, adosada la sacristía desde la que se accede al camarín. En su conjunto, es un bello y noble templo, a la par que sencillo. Merece prestar atención al herraje del balconcillo del camarín.

En el atrio, también llamado Plaza de los Tilos, hay un crucero antiguo, siendo posterior la imagen del Crucificado de la columna central, obra del escultor bejarano Eloy Hernández.

A partir de 1946 son custodios de la Virgen los padres Teatinos, como, con anterioridad lo fueron los franciscanos. Cuentan con una escolanía que solemniza las fiestas. A la derecha del convento, levantaron, un hermoso edificio para destinarlo a seminario de la orden.

Todos los 8 de septiembre de cada año se celebra la tradicional fiesta de La Virgen del Castañar, desplazando a La Virgen desde el santuario hasta el mirador situado en la subida a este monte, desde donde La Virgen bendice las tierras de Béjar.

Iglesia de Santa María la Mayor Santa María la Mayor está considerada, históricamente, como la iglesia principal de la ciudad, fue considerada como concatedral y es la única que cuenta con coro de sillería. Su ábside y Presbiterio son de obra románico-mudéjar y datan de los tiempos de la repoblación.

Iglesia de Santa María la Mayor - Béjar
Iglesia de Santiago - Béjar
Iglesia El Salvador - Béjar

El primero con tres filas de arcos semicirculares recuadrados y cornisa de nacela, revistiendo los nueve paños de su superficie exterior y el segundo, atravesado por tres arcos muy agudos y peraltados, que apoyan la bóveda de cañón. Todo ello construido en época de Alfonso VII. Leer más»

IGLESIA DE SANTA MARÍA LA MAYOR - BÉJAR

La torre es gótica en su primer cuerpo y en el siglo XVI se le añadió otro de estilo renacentista. De iguales características es la actual entrada principal.

En el interior se encuentra su máxima joya, un retablo de estilo Barroco que data del siglo XVII, obra de los ensambladores Andrés de Paz y Francisco Hernández, y del escultor Pedro Hernández.

El principal atractivo de esta iglesia es el grupo escultórico de Nuestra Señora de las Angustias cuyo autor fue Alejandro Carnicero, de la escuela salmantina.

Béjar contó, con diez parroquias: Santiago, San Pedro, Santa María la Mayor, El Salvador, San Andrés, San Gil, San Juan, Santo Domingo, San Nicolás y San Miguel. Todas ellas, excepto Santiago que procede de la XII centuria, se levantaron en la siguiente (XIII). Solamente perduran las cuatro que aparecen en letra negrita. Las seis restantes han desaparecido, de tal forma que no queda de las mismas vestigio alguno.

Iglesia de Santiago Templo del siglo XII de estilo románico, construido sobre otro visigótico, en lo que fue Plaza Mayor de la antigua Villa de Béjar o Villa Vieja. Alberga en su interior el sepulcro plateresco de Dña. Juana de Carvajal (1520) procedente de la Iglesia de San Gil. Además podemos ver tres enterramientos del periodo románico de transición, uno de ellos ocupado por Domingo Micael, hijo de un bejarano, 'muerto en 1320 en Córdoba en la guerra contra los moros'. Este enterramiento tiene un magnífico Cristo Yacente policromado del siglo XVI. Toda la nave de la iglesia junto con el retablo se encuentran en proceso de restauración para, una vez terminadas las obras, ser sede del Museo Sacro de la ciudad.

Plaza Mayor - Béjar
Iglesia de San Juan Bautista - Béjar
Iglesia de Santa María del Pilar - Béjar

Iglesia de El Salvador Ocupa un rincón de la Plaza Mayor. Edificada en el siglo XIII, fue en principio un templo muy modesto y pobre sito en extramuros, pues la villa concluida junto al palacio ducal. Más tarde, en el siglo XVI, se amplió y de tal época son las naves y posiblemente la torre, de sillería granítica, que se levanta a los pies. Lo más antiguo es la cabecera, con el mismo tipo de sillería, formada por un ábside grande de tambor liso aparejado y rematado por una cornisa con modillones, unos sencillos y otros decorados. Los muros del presbiterio quedan ocultos por construcciones adosadas. Leer más»

IGLESIA DE EL SALVADOR - BÉJAR

El templo fue incendiado en 1936 y en tal ocasión se perdieron sus imágenes, esculturas, retablo, así como el enterramiento del general Bolaños.

La separación en tres naves data de su reconstrucción. Las tres entradas, con arcos apuntados en degradación, son plenamente góticas.

Al interior, dice Enríquez de Salamanca,

'el arco triunfal, apuntado y doblado, apea sobre ménsulas al igual que el fajón que refuerza la bóveda de cañón agudo que cubre el presbiterio partiendo de sendas impostas de nácela. En el centro del cilindro hay un pequeño ventanal de arco de medio punto y ligero derrame interior, utilizado para hornacina de la imagen de Jesucristo Salvador, titular de la parroquia'.

Iglesia de San Juan Bautista Construida como la anterior en el Siglo XIII, fue renovada interiormente en siglos posteriores. Es de una nave precedida de un presbiterio y ábside de tambor. Exteriormente, éste es liso, de sillería granítica llagueada, medio cubierto por la hiedra, y está rematado, igual que el prebisterio, por una cornisa sobre modillones con perfil de nacela.

En los muros de la nave abren sendas portadas de tres y cuatro archivoltas apuntadas en degradación, con aristas e impostas rematadas por baquetones y biseles. La torre a los pies, parece obra de la misma época y se caracteriza también por la lisura. Leer más»

IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA - BÉJAR

En el interior, el prebisterio se cubre con bóveda de medio cañón sobre fajones y el ábside con bóveda de horno.

La techumbre, como las de Santa María y El Salvador (esta última perdida), es de madera y de artesonado mudéjar. El retablo, del segundo renacimiento, se separó en obras recientemente quedando el ábside al descubierto. En la sacristía se conserva un buen óleo de San Francisco Javier.

Otras obras a destacar son, un cuadro llamado El Nacimiento del Redentor, pintado en un estilo que recuerda a Murillo y una buena tabla italiana que representa a Cristo Salvador. Hay que destacar también el enterramiento y estatua orante de un canónico de la catedral de la diócesis, oriundo de la ciudad, el licenciado Bartolomé López Dávila, del año 1630, y la bonita figura de La Virgen del Carmen.

La tribuna se construyó en el siglo XVII con lo que se logró dar mayor amplitud al templo que, de esta forma, quedó adosado a la torre. Merece la pena contemplar esta última que, cimentada sobre una gran roca, fue hecha para servir de atalaya defensiva; muchas de sus piedras aún conservan la marca del cantero que las labró.

Se cuenta, que esas marcas son las mismas que se aparecen en el sepulcro de Cristo en Jerusalén, por lo que si esto fuera cierto estaríamos ante la misma familia de canteros. Antes de hacerse la tribuna, se accedía a la torre desde el exterior por una entrada tapiada actualmente.

Museo de Escultura de Mateo Hernández
Teatro Cervantes - Béjar
Plaza de Toros - Béjar

Iglesia de Santa María del Pilar En lo alto de un otero de Monte-Mario, conocido también como El Tomillar, se levanta esta bellísima y esbelta iglesia parroquial, construida en fecha muy reciente. Lo importante para el visitante es la fábrica de la nave, de estilo neorrománico italiano, así como la airosa torre separada del resto, con la que se comunica mediante un pasadizo volado.

Toda la construcción es de ladrillo enfoscado. En el interior dispone de tres naves y amplio coro, y en el plebisterio lucen vidrieras policromadas de buena hechura. Este templo se construyó a expensas del plectro bejarano Don Emilio Muñoz García, que lo levantó en memoria de su hijo primogénito muerto en la guerra civil.

Teatro Cervantes Inaugurado el 23 de septiembre de 1857, siete años antes que el Calderón de Valladolid, es uno de los ejemplos precoces entre los Teatros españoles del siglo XIX, según el modelo moderno de Coliseo de la época isabelina. Pocos teatros españoles, le superan antigüedad, pues la mayoría se erigieron entre el último tercio del siglo XIX y comienzos del XX. Leer más»

TEATRO CERVANTES - BÉJAR

Armónicamente proporcionado en sus tres cuerpos, según el modelo italiano romántico -Foyers, Sala, Escena- en una planta de proporciones uno, uno y medio, y uno, con la tradicional forma isabelina de herradura en su espaciosa sala y con una escena igualmente proporcionada y simple, el teatro descansa sobre tres sótanos para salvar el fuerte desnivel de las calles a las que da frente, con un resultado, por ello precisamente, ciclópeo y potente, con sus tres volúmenes inequívocos al exterior, sin ambages ni adornos.

Plaza de Toros La Plaza de toros se encuentra ubicada en el paraje del Castañar, entre frondosos castaños y junto al Santuario de Nuestra Señora del Castañar. Es considerada la Plaza de Toros más antigua de España. Su primera construcción data de 1667, tras la concesión del permiso del alcalde Juan de Carpio y Guijón para poder la instalación de una plaza de maderas enrejadas con el fin de celebrar corridas de toros. Leer más»

PLAZA DE TOROS - BÉJAR

Fue en 1706 cuando el Duque Juan Manuel II, sustituye la plaza de madera por una de piedra de forma cuadrada, donde en el verano de 1707, con motivo del nacimiento del Príncipe de Asturias, se celebró una nueva corrida de toros. Es en el año 1711, cuando se inaugura de forma oficial la plaza de toros, que es modificada perdiendo su actual forma cuadrada por otra octogonal. En esta nueva plaza y en 1715 son inaugurados los tendidos llamados de "La Virgen" y de "La Pedriza".

Cabe destacar el cartel del año 1851 en el que actuaron Curro Cúchares, Lucal Blanco, Julián Casas "El Salmanquino". Fue restaurada en 1962, celebrándose el festejo de reinauguración el día 1 de mayo de aquél año. El 9 de agosto de 1996 fue reinaugurada tras 27 años de inactividad, con una corrida en cuyo cartel aparecían Emilio Muñoz, José Miguel Arroyo "Joselito" y José Ignacio Sánchez que lidiaron astados de Manuel San Román Valdés. Actualmente una de sus dependencias alberga el Museo Taurino.

UnPaseoBejar lista

Qué ver y qué hacer en Sierra de Béjar