Turismo Castilla y León

Arquitectura Visigótica en Zamora

Comarca: Tierra del Pan - Campos

El Campillo

Para muchos la Iglesia de San Pedro de la Nave es el mejor ejemplo de la arquitectura visigótica ibérica. El diseño de su estructura, su excepcional decoración escultórica y el magnífico estado en que se encuentra lo convierten en uno de los monumentos más interesantes del arte español altomedieval.

El antiguo templo de San Pedro de la Nave, de orígenes inciertos, se encontraba en la pequeña aldea del mismo nombre a orillas del río Esla. En 1930 fue desmontado y trasladado, piedra a piedra, para impedir que quedara anegado bajo las aguas del embalse de Ricobayo.

Su salvación se debe fundamentalmente a la labor del insigne historiador Manuel Gómez Moreno, quien descubriera el templo en 1906.

Manuel Gómez Moreno fechó la construcción de San Pedro de la Nave en el siglo VII, antes de la irrupción musulmana, no obstante otros estudiosos cuestionan este dato retrasándolo a la repoblación de Zamora, hacia el siglo IX.

Dado que los habitantes de San Pedro de la Nave fueron trasladados a El Campillo, se decidió que ése sería el lugar idóneo para instalar el templo. Entre los años 1930 y 1932 fue reconstruido por el arquitecto Alejandro Ferrant.

La reconstrucción fue aprovechada para tratar de recuperar su aspecto original, eliminando los añadidos más modernos como la espadaña y reconstruyendo las partes inexistentes con ladrillo.

Se trata de un edifico construido con sillares de piedra arenisca rojiza aparejada sin argamasa, provenientes de canteras cercanas. Los fustes de las columnas interiores son de mármol. Su primera traza respondió a una planta de cruz griega, aunque luego se trazaron las dos naves laterales que le confieren el aspecto final, híbrido entre la planta basilical y la cruciforme.

Posee dos estancias, una a cada lado del presbiterio, que bien pudieron ser celdas eremíticas a modo de ergastulas. Las cubiertas son abovedadas en medio cañón, pero mientras las del cabecero y las de los recintos laterales se conservan en su original estructura pétrea, las de los tramos occidentales de las naves son de ladrillo volteado. Los arcos son de herradura, al modo visigótico.

La decoración interior de San Pedro de la Nave es probablemente su mayor valor artístico. Destacan los capiteles historiados de ‘Daniel en el foso de los leones’ y ‘El sacrificio de Isaac’.

Daniel en el foso de los leones - San Pedro la Nave
El sacrificio de Isaac - San Pedro la Nave

Estas representaciones en la piedra eran la forma de transmitir las Sagradas Escrituras a unas gentes que no sabían leer ni escribir. Para muchos, este conjunto de esculturas en relieve no son de origen visigodo, sino una añadidura posterior, de los siglos IX o X.

La iglesia fue declarada Monumento Nacional en 1912, el templo sigue manteniendo actualmente culto religioso.

san pedro la nave mini

Qué ver y qué hacer en Tierra del Pan - Campos