Turismo Zamora Capital

Iglesia Románica de San Cebrián o San Cipriano - Zamora

Comarca: Tierra del Pan - Campos

Zamora Capital

La primera noticia que tenemos de la existencia de la Iglesia de San Cipriano, en la ciudad de Zamora, se registra en la Regesta de Fernando II, publicada por Julio González, cuando se afirma que el rey estaba en Zamora en 1159; aparece también en una carta de donación del año 1178.

No obstante, slgunos autores, como Fernández Duro, retrotraen su existencia al año 1022 basándose en los números romanos que aparecen en el crismón.

Iglesia de San Cipriano zamora
San Cipriano románico Zamora

Parece claro que allí existió una iglesia de finales del siglo XI, dedicada a San Andrés como demuestra una inscripción de 1093 y unos relieves muy torpes, que han estado empotrados en distintos lugares del edificio, en el que trabajarían los maestros Ildefonso, Sancho y Raimundo.

Más tarde, el templo primitivo se arruinaría, se reaprovecharían algunos materiales en éste, que también ha sufrido más de un cambio sustancial en su organización, pues su primitiva planta basilical ha quedado reducida a una sola nave, aunque eso sí, con la triple cabecera recta tan propia del románico zamorano y que tal vez aquí tuviera su punto de arranque.

Para Ramos de Castro la capilla mayor y la del evangelio, el ingreso a la de la epístola y algunas partes del muro norte pertenecen a fines del siglo XI. Hoy, la mayoría de los autores se inclinan por pensar que el actual templo se comenzaría en las primeras décadas del siglo XII.

La cabecera, tal cual está hoy, presenta los testeros de las capillas laterales alineados y sólo sobresale como cosa de un metro la capilla mayor; la del evangelio se ilumina a través de una ventana, algo descentrada hacia el eje de la iglesia, con dos arcos semicirculares baquetonados con columnas de capiteles vegetales; el tímpano acoge un relieve de difícil interpretación, en el que sólo es claro el sacrificio de Isaac.

Las ventanas de la capilla mayor y la de la epístola fueron rehechas en la última restauración, en la que se eliminó un camarín dieciochesco y se reaprovecharon restos arquitectónicos, como un relieve, que se colocó en la central y antes estuvo en el interior con una larga e incompleta inscripción además de la aparición de tres personajes; en la ventana meridional se empotró otro con cuatro hombres, que tal vez pudieran representar a Santiago el Mayor, San Felipe, Santo Tomás y San Pedro.

Todavía se conservan los modillones con figuras humanas muy toscas y el alero ajedrezado. La bóveda de la capilla mayor sigue la curva apuntada del arco triunfal y en el muro del testero conserva arquerías ciegas sobre pilastras, que se repiten en los laterales, pero sobre columnas.

Las capillitas voltean medio cañón, siendo nueva la del mediodía. En el lado norte, dando al tramo medial de la nave, se abre una capilla funeraria, a la que se accede por un arco agudo, erigida cuando finalizaba el siglo XIII o comenzaba el siguiente.

En el lado opuesto se encuentra la capilla de la Concepción con bóveda de medio cañón con luneto que fundara y dotara Cristóbal González de Fermoselle, gentil hombre de Felipe II.

En el costado sur se construyó la torre, de planta cuadrada, con pasadizo cubierto con bóveda de cañón apuntado cuyo arco tiene en la arista puntas de diamante; sus vanos campaneros en sus cuatro costados son apuntados, con impostas de billetes.

Junto a ella se abre la única portada de interés con tres arquivoltas semicirculares, y existen relieves empotrados muy próximos a la puerta: con restos de figuras humanas; una sirena; un hombre trabajando el hierro sobre un yunque con la correspondiente inscripción informando que se trata del herrero Bermudo; figura con bonete y con llave en la mano derecha e inscripción afirmando que es San Pedro; un crismón, extraño al románico zamorano; bicha de siete cabezas y Daniel en el foso de los leones, que para algún autor procede de una iglesia visigoda.

El capítulo escultórico se completa con los capiteles interiores, concentrados fundamentalmente en el ábside central; algunos historiados, como la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, Adoración de los Reyes, matanza de los Inocentes, etc., cuadrúpedos, crismones y otros vegetales.

También tiene interés los canecillos exteriores conservados, muchos han desaparecido y otros se encuentran en mal estado, algunos representan un hombre, una pareja humana, personaje con cabeza cuadrada...

Declarado Bien de Interés Cultural el 03/06/1931

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: José Ramón Nieto González

iglesia san cipriano zamora mini

Qué ver y qué hacer en Tierra del Pan - Campos