Turismo Duero - Esgueva

Por Tierras del Esgueva - Valladolid

Comarca: Duero - Esgueva

Renedo - Castronuevo - Villarmentero - Olmos - Villanueva - Piña - Esguevillas - Villafuerte - Amusquillo - Villaco - Castroverde - Fombellida - Canillas - Encinas

El Río Esgueva nace en las faldas burgalesas de la Sierra de Cervera, en un paraje apartado y aislado junto a una solitaria sabina. Desde ese lugar emprende el largo viaje que, 124 kilómetros más tarde, le llevará a entregar sus aguas al Río Pisuerga, en la misma capital vallisoletana.

Un largo trecho de ese viaje discurre por la provincia de Valladolid, abriendo a su paso un valle en el que no faltan pueblos viejos, antiguas bodegas y castillos poderosos.

Muchos templos salpican esta ruta y como curiosidad, hay que mencionar la cal de sus paredes. En el pasado se generalizó la costumbre de revocar el interior de los templos con cal como una medida para protegerse de la peste. Los templos de entonces eran focos insalubres en los que se propagaban las enfermedades.

Entre las medidas higiénicas que se adoptaron estuvo la prohibición de enterrar dentro de ellos. El encalado de las iglesias hizo desaparecer muchas policromías que aún hoy siguen recuperándose.

Si se realiza el viaje aguas arriba, en un itinerario opuesto al que realiza el propio río, Renedo de Esgueva es la primera localidad que sale al paso.

Iglesia Renedo de Esgueva
Valle de los 6 Sentidos - Renedo de Esgueva
Puente Castronuevo de Esgueva

Lugar de importantes acontecimientos históricos en el pasado, entre ellos el encuentro de Fernando el Católico y su yerno Felipe el Hermoso, tiene como principal monumento la Iglesia de la Purísima Concepción. Una de las partes con mayor valor artístico es la propia portada del templo, coronada por una magnífica Inmaculada atribuida a Pedro Sierra.

Otros de los atractivos que ofrece Renedo son el Parque Infantil 'Valle de los 6 Sentidos' y el Centro Cívico 'Puerta del Valle'. El primero es un parque infantil tematizado de 18.000 metros cuadrados en el que 400 niños pueden participar al mismo tiempo en 60 juegos diferentes para todos, algunos de gran tamaño y algunos de integración y accesibilidad para discapacitados.

El Centro Cívico 'Puerta del Valle' alberga un punto de información turística que permite al visitante conocer la singularidad de este valle y es, además, punto de partida del Sendero Verde, trazado todo a lo largo del río Esgueva hasta Villarmentero y que puede ser recorrido a pie o en bicicleta.

Iglesia de Castronuevo de Esgueva
Iglesia de Villarmentero de Esgueva
Olmos de Esgueva

En Castronuevo de Esgueva el Puente romano que salva ambas orillas es un testimonio del poblamiento antiguo que tuvo el valle. El propio topónimo de la localidad refiere un posible castro anterior al que sucedería otro -un castronuevo- del que procedería la población actual.

De ella sobresale el Templo de Santa María (siglos XV al XVII). La nave principal se cubre con una bóveda de cañón mientras que las laterales lo hacen con bóveda de arista. La capilla Mayor luce una bóveda del siglo XV.

La iglesia de Villarmentero de Esgueva, dedicada a Santa Juliana, es una construcción mudéjar realizada en el siglo XIII con ladrillo y mampostería.

Su interior alberga piezas de cierto valor, como un retablo realizado en el siglo XIV por el imaginero Manzanillo; dos grandes pinturas murales sobre San Cristóbal; unas tallas góticomudéjares o la peculiar policromía de los canecillos que soportan el coro a los pies del templo.

Iglesia de Villanueva de los Infantes
Iglesia de Piña de Esgueva
Despoblado de Mazariegos

Olmos de Esgueva Su iglesia de San Pedro fue realizada en el siglo XVI. El retablo está dedicado a San Isidro.

El templo de Villanueva de los Infantes, Santa María la Mayor, construcción románica del siglo XII, luce en su ábside pinturas murales recientemente descubiertas al eliminar la capa de yeso que las cubría, en las que puede verse la representación de la Última Cena. El edificio del Ayuntamiento es del siglo XIX.

Según se llega a Piña de Esgueva resulta llamativa la loma que, hacia la izquierda, aparece horadada por las bodegas. Es un rasgo más de un paisaje que se caracteriza por la planitud del fondo del valle sólo rota por ligeras ondulaciones y por las breves pero empinadas cuestas que comunican el valle con el páramo. La iglesia de Piña está dedicada a Santa María.

De Esguevillas de Esgueva sobresale su Iglesia de San Torcuato, de los siglos XVI y XVII.

Esguevillas de Esgueva
Iglesia de Esguevillas de Esgueva
Ayuntamiento Esguevillas de Esgueva

En la vertiente opuesta del valle y en una posición visual dominante sobre la llanada se sitúa Villafuerte de Esgueva, a la sombra de uno de los castillos mejor conservados de la provincia de Valladolid. Se levantó en el siglo XV formando parte de la línea defensiva trazada a lo largo del río. Su primer señor fue García Franco, de ascendencia judía y más tarde converso, quien, además, desempeñaba el cargo de regidor en Valladolid.

Se cree que la fortaleza tuvo como misión principal vigilar las posesiones de la familia, aunque no se descarta que, dadas las revueltas contra los judíos que vivió la ciudad de Valladolid en el siglo XV, también se ideara como un lugar en el que refugiarse llegado el caso.

Tiene la planta típica de un Castillo Torrejón, con un recinto cuadrangular en el que sobresale su sólida torre del Homenaje, de cuatro pisos interiores, desde cuyas almenas se disfruta un panorama impresionante. Su visita es altamente recomendable. El Templo de Villafuerte es de estilo románico, fue levantado en el siglo XII y conserva restos de un artesonado del siglo XV.

Castillo de Villafuerte de Esgueva
Iglesia de Villafuerte de Esgueva
Iglesia de Amusquillo

Río arriba aparece Amusquillo, cuyo topónimo parece hacer referencia al color pardo de la tierra a través del adjetivo musco. El edificio monumental más importante es la Iglesia de San Esteban Protomártir, del siglo XIII. Su interior alberga un excelente retablo polícromo que se atribuye, con una alta probabilidad, a Gregorio Fernández.

En la vertiente contraria se enclava la localidad de Villaco de Esgueva, en cuyo entorno se descubren los llamativos montículos horadados por las Viejas bodegas en las que los vecinos guardan el vino de sus cosechas.

También sobresalen del suelo las chimeneas de piedra, construidas al estilo tradicional, que permiten la correcta aireación de las bodegas. El templo de la localidad es del siglo XVI. En las afueras se localiza la Ermita del Cristo del Humilladero.

Iglesia de Villaco de Esgueva
Arco Castroverde de Cerrato
Fombellida

Castroverde de Cerrato conserva, en la parte alta del páramo, restos de un arco perteneciente a la muralla defensiva que cercó la población. Abajo, entre la población, se alza su iglesia parroquial, de estilo neoclásico, finalizada en 1807. La de Torre de Esgueva es del siglo XV y posee un ábside románico.

La gastronomía tradicional del Valle del Esgueva gira en torno al ganado ovino, abundante en él. Tienen justa fama las chuletillas de lechazo que se hacen a la parrilla de un fuego alimentado por sarmientos. Pero el lechazo se cocina también al horno y puede servirse entero o en cuartos. El pan y alimentos de bollería, como magdalenas o mantecados, son también tradicionales.

Fombellida conserva dos edificios religiosos: la Iglesia de San Antolín, realizada entre los siglos XVI y XVII en estilo gótico tardío; y la Ermita del Santo Cristo, con un interesante retablo en su interior.

Canillas de Esgueva
Castillo Canillas de Esgueva
Ayuntamiento de Encinas de Esgueva

Del perfil de Canillas de Esgueva sobresalen los dos solitarios torreones que en otro tiempo formaron parte del castillo que defendió la población como parte de la línea estratégica levantada a lo largo del valle.

Es a finales del siglo IX cuando se inicia el movimiento de expansión del condado de Castilla de la mano del conde Nuño Núñez, quien había creado en este valle una línea defensiva que le sirvió de avanzadilla sobre las posiciones que ya había conquistado en el Valle del Arlanza. La iglesia de la localidad es del siglo XIII y estilo románico, a excepción de la torre.

En excelente estado se conserva el Castillo de Encinas de Esgueva. La fortaleza formó parte también, junto a la de Canillas y Villafuerte, de esa línea defensiva. Ésta de Encinas fue levantada más tarde, en el siglo XIV, por don Diego López de Estúñiga con el fin de establecer un palacio-fortaleza desde el que dominar sus territorios.

Castillo de Encinas de Esgueva
Iglesia de Encinas de Esgueva
Embalse de Encinas

Señor del cercano pueblo de Curiel, donde quedan restos de otro de sus palacios, levantó en Encinas una edificación bastante parecida. De aspecto macizo y sobrio cuenta en realidad con dos torres cuadradas y no con cuatro, una en cada esquina, como en principio parece. De las cuatro esquinas, dos están constituidas por un muro rematado en almenas a la altura de las auténticas torres.

En las esquinas luce el escudo de los Aguilar, antiguos señores de Encinas. Fue comprado por el Ministerio de Agricultura en los años 50 para utilizarlo como granero.

La Iglesia parroquial de Encinas es también del siglo XIV o XV. En su interior luce un buen retablo plateresco realizado en el siglo XVI. En las cercanías de la población se localiza el Embalse de Encinas, importante enclave natural de especial valor ornitológico.

Ruta ValledelEsgueva lista

Qué ver y qué hacer en Duero - Esgueva