Turismo Castilla y León

Qué ver en Sequeros

Comarca: Sierra de Francia

Sequeros

La localidad salmantina de Sequeros domina, desde su asentamiento en la falda meridional del Cerro del Mariscal a 930 m. de altitud sobre el nivel del mar, el hermoso y característico perfil de la Sierra de Francia, con picos destacados como La Mina, El Pendón, Cabezarrasa y La Cabezuela, y los valles Grande, Valdelatienda y Cavadilla.

Sus tierras, bañadas por los ríos Francia y San Benito, adaptadas desde hace siglos a la explotación agrícola (sobre todo vinícola), donde reinan los bancales. 

Un Paseo por Sequeros
Qué ver en Sequeros

Sequeros posee un rico patrimonio natural, precisamente en uno de los parajes de mayor belleza natural, tras una cortina de robles, se erige la iglesia parroquial en el lugar donde se encontró la imagen de la Patrona del pueblo, la Virgen del Robledo; las figuras de la Moza Santa (profeta de tormentas y visionaria) y Simón Vela (descubridor de la figura de la Virgen Morena en la Peña de Francia, sobre la que se erige un santuario) vienen a completar el elenco de sucesos, entre la tradición religiosa y la leyenda, de este auténtico mirador de la Sierra.

Completa su rico patrimonio el trazado urbano de sus calles, con casas blasonadas, corrales y bodegas que guardan en silencio el secreto del vino serrano. El 1 de julio de 2004 la villa de Sequeros fue decalarada Conjunto Histórico Artístico.

Sequeros es conocido como el balcón o el mirador de la Sierra de Francia; en el ańo 1965 fue premiado con la distinción del 'embellecimiento provincial'. Desde el Mirador de la Cruz o Cabezuela, se llega a divisar la villa de Béjar y varios pueblos del entorno como Cepeda, Monforte, Mogarraz, Molinillo, San Miguel de Valero o Miranda. 

El nombre de Sequeros se vincula a los secaderos de castañas situados en las plantas más altas de las casas serranas. El origen del núcleo queda recogido en el archivo de la catedral de Santiago de Compostela, que señala la cesión al arzobispado de Santiago por parte del rey Alfonso IX el año 1188 junto con Herguijuela y Sotoserrano.

Es, pues, un pronto repoblamiento cristiano ya consolidado en esta fecha lo que conformó el actual núcleo, aunque existen evidencias de un primitivo castro prehistórico. Durante la baja edad media se construyeron en Sequeros la "Fuente Honda", las dos iglesias, algunas casas de madera y granito y probablemente también una muralla. 

El municipio pertenecería al condado de Miranda del Castañar hasta el siglo XVIII, cuando se le dotó del título de villa por gracia del rey Fernando VI.

Sequeros pasaría a ser cabeza de comarca en 1833, lo que dio lugar a numerosos conflictos administrativos y judiciales con los pueblos del entorno de la sierra de Francia, destacando la revolución popular que supuso el traslado de la administración estanquera desde Miranda a Sequeros en 1868.

En la Plaza mayor o Altozano, de estructura alargada, destaca el frente balconado, convertido en icono patrimonial del pueblo.

Algo más abajo, unido por la calle del concejo, encontramos uno de los espacios más intensos desde el punto de vista patrimonial y cultural de la villa: la pequeña plazoleta que alberga la Iglesia de San Sebastián y San Froilán, antigua iglesia parroquial, construida entre 1783 y 1785 según trazas del maestro Jerónimo García de Quiñónes, se cierra al norte por un pórtico tras el cual emerge la torre del concejo o del reloj.

Aunque el actual data del s. XIX, debió existir un reloj anterior cedido a la villa en 1636. Según P. Hernández Lafuente, el transporte del artilugio completo fue harto complejo y hubo de ser desmontado para, una vez en Sequeros, volver a ensamblarlo ya en la torre.

Está acompañado por un sistema mecánico de sonería que transmite la fuerza del peso a la biela del martillo de la campana. Ésta fue fundida en 1767 (fechada en una inscripción realizada en la propia campana), y es el orgullo de los vecinos del pueblo por su sonoridad.

A las afueras de Sequeros, en un paraje boscoso de fuertes robles ("el Robledo"), encontramos la Ermita del Humilladero (ver entrada Ermita del Humilladero, Sequeros, Salamanca), del s. XV aunque modificada en los s.s. XVII y XVIII, unida por el paseo de La Llanada a la actual Iglesia parroquial de la Virgen del Robledo.

Es un edificio sobrio, de traza serrana, levantado sobre una construcción previa del XIII, donde se incorporan en el XVII la capilla Mayor y el camarín, la sacristía y la espadaña. En su interior se guardan los restos de la Moza Santa y de Simón Vela, figuras de la tradición religiosa de la Sierra, cuya historia gira en torno al mágico hallazgo de la figura de la Virgen Negra en el lugar que ocupa hoy el santuario de la Peńa de Francia.

Información: Juan Luis de las Rivas, Inés Cieza, Javier Encinas y Esther Fernández
Atlas de Conjuntos Históricos de Castilla y León

un paseo sequeros mini

Qué ver y qué hacer en Sierra de Francia