Turismo Castilla y León

Qué ver en Piedralaves - Ávila

Comarca: Valle del Tiétar

Piedralaves

La localidad de Piedralaves se encuentra enclavada en la ladera de una montaña, hecho que queda reflejado en la estructura y fisonomía del pueblo, así como en los materiales utilizados en su arquitectura desde tiempos antiguos.

Esta preciosa población abulense fue descrita por Camilo José Cela en su libro ‘Judíos, Moros y Cristianos’ como ‘linda y minúscula como una flor’.

La adaptación al medio originó la irregularidad del trazado de sus calles que podemos observar en los antiguos barrios como ‘El Venero’, ‘El Horderón’ o ‘El Cerrillo’, donde las calles son tortuosas, estrechas e incluso, a veces se cierran en típicos rincones. Éstas fueron creadas con unas dimensiones apropiadas para la época y necesidades del momento, por eso, hoy en día, resulta difícil circular con vehículo por algunas zonas.

Este plano desordenado y anárquico no obedece a ningún plan preconcebido sino a un crecimiento espontáneo con una trama compacta o cerrada, donde las construcciones se alinean unas junto a otras dejando sólo pequeños patios interiores.

La vivienda tradicional constituye un reflejo de la vida de sus habitantes y ha sido ajena, en general, a las ideas de comodidad y confort tal y como las entendemos hoy, la propia economía de sus inquilinos determinaron decisivamente la tipología, funciones y características de esta vivienda popular.

Tradicionalmente, la casa era un espacio en el que se unían la función de vivienda con las propias de la explotación agropecuaria (almacén, granero, bodega, corral).

El atractivo de esta arquitectura popular reside fundamentalmente en los materiales empleados para su construcción, proporcionados por el entorno: piedra de granito para los cimientos y la planta baja y madera de roble, pino y castaño para las vigas, cuartones, techumbres, balcones y aleros.

Todavía en Piedralaves se puede pasear y descubrir hermosas casonas de arquitectura tradicional con siglos de historia.

La Iglesia de San Antonio de Piedralaves, data de finales del siglo XVIII, está formada por una sola nave y presbiterio, en cuya bóveda de cañón con arcos sajones, existe un fantástico artesonado mudéjar, muestra de la dominación árabe.

Las paredes del templo son de piedra vista con yendas de argamasa. El altar mayor es un retablo barroco policromado, con angelotes de talla, y que está presidido por una imagen de San Antonio de Padua, patrón de la parroquia y del cual toma su nombre.

Uno de los monumentos más destacados del pueblo es la Cruz de los Enamorados, situada frente a la puerta principal de la Iglesia. Protagonista de cientos de fotos y postales, fue colocada en 1681, como reza la piedra de su base. Su nombre se debe a que éste era el lugar donde se sentaban las parejas de novios a la salida de misa.

Dejando atrás la Iglesia y la Cruz de los Enamorados, a pocos pasos de ambas, se encuentra la Plaza Mayor o Plaza del Ayuntamiento, actualmente conocida como Plaza de la Constitución. Presidida por el consistorio local, esta plaza es uno de los centros neurálgicos del pueblo, por la que centenares de personas, tanto lugareños como turistas, pasan cada día.

Enfrente del Ayuntamiento, se ubica la conocida Torre del Reloj, una robusta torre de piedra coronada con un reloj al que se accede por una oscura escalera de caracol construida con piedras de la garganta Nuño Cojo. Actualmente, la Torre del Reloj alberga la Oficina de Turismo local.

La Ermita de San Roque, patrón de Piedralaves, se encuentra en el Parque de San Roque, situado la salida del pueblo, en dirección Arenas de San Pedro. Es un edificio del siglo XIV que fue reconstruido en 1775. El santo abandona su ermita el 7 de agosto, fecha en la que es trasladado a la iglesia donde se le reza la novena como antesala de la festividad que se celebra, en su honor, el 16 de agosto.

La Ermita de la Concepción fue la primera Iglesia de la localidad y formaba parte del antiguo cementerio. Data del año 1500 y en la actualidad corona el Parque Municipal. Situado junto a la garganta, éste es el parque más antiguo de la localidad. Además de tener una zona habilitada para el ocio de los niños, sirve de escenario para los veranos culturales que se realizan en la villa los fines de semana estivales.

El Parque El Venerito es sin duda una de las zonas verdes más disfrutadas por los habitantes y turistas de Piedralaves. Construido alrededor de la mítica fuente del mismo nombre, sirve de reunión, en las noches de verano, para jóvenes y mayores que pueblan sus mesas y su césped.

La Garganta del Nuño Cojo, llamada así debido a uno de los caballeros abulenses que se asentaron en esta zona, es el caudal mas importante de Piedralaves. Discurre de norte a sur, atravesando el pueblo, desde la presa, inagurada el 28 de agosto del 2000, hasta su desembocadura, en el paraje denominado el Jaralón, en el Rio Escorial.

Vierten sus aguas a ese lecho las Gargantas de Matavacas, La Graja, El Retamalejo y la Serradilla en el paraje denominado El Horcajo, conformando todas ellas su nacimiento.

La Charca de La Nieta, tuvo su origen en una charca natural de la garganta, no tan grande como el actual. Hace poco tiempo nos contaron que el nombre de la Nieta venía por una planta a la que se llamaba así al menos en Piedralaves y que crecía en la ribera de ese charco.

Por debajo de la antigua charca existió un azud que retenía el agua para el Molino del Rozao, situado un poco mas abajo y que probablemente dió pie al actual muro que podemos contemplar en la actualidad. Fué remodelada y convertida en la actual charca a mediados de los años 50.

Y por último en Piedralaves podemos encontrar hasta 20 fuentes, algunas tan antiguas como las del Venero, Horderón y la Pila del Carnero. Cada barrio acudía a una fuente a llenar sus botijos y cántaros siendo la fuente mas popular para beber su agua la del Venero.

Información: Ayto. de Piedralaves

un paseo piedralaves mini

Qué ver y qué hacer en Valle del Tiétar