Turismo Salamanca Capital

Escuelas Mayores Universidad de Salamanca

Comarca: Condados y Ducados

Salamanca Capital

No es fácil resumir la gloriosa y larga historia de la Universidad de Salamanca, por lo que es preciso señalar sus inicios y poco más.

Fue fundación de Alfonso IX, hacia 1218, y muy pronto se vería favorecida también por el propio papado. En 1254 Alfonso X le dió su carta magna y Alejandro IV concedía a sus grados validez universal.

A partir de ahora, reyes y papas la protegerán considerablemente haciendo de la Universidad de Salamanca, junto con Bolonia, París, Oxford y Coimbra, una de las más famosas de Europa; su esplendor dura hasta el siglo XVII, época en que comienza su declive, parado a finales del XIX con el rectorado de Esperabé Lozano (1869-1900), que marca un 'renacimiento' continuado en 1900 por Miguel de Unamuno.

Edificio Universidad de Salamanca

En un inicio se utilizaron dependencias catedralicias para impartir la docencia; particular relevancia tuvo la capilla de Santa Bárbara, en la catedral vieja, donde durante siglos, hasta 1843, se impartieron los grados académicos.

La construcción de las Escuelas Mayores arranca de 1415 y sus obras, a cargo de Alonso Rodríguez, se alargaron hasta 1433, pero en absoluto se materializó el actual edificio, fruto de un proyecto global, sino que fue conseguido en varias campañas constructivas, que fueron dando respuestas a las necesidades que se iban presentando.

En el siglo XV ya se había configurado un edificio, organizado alrededor de un patio, de planta ligeramente irregular, con dos pisos de galerías; las bajas voltean arcos semicirculares y las altas de cinco centros, si bien de la época primitiva sólo son la de poniente y mediodía, pues las otras dos son obra de Secall (1879) que hizo asimismo la fachada oriental.

A las crujías inferiores, con techumbres holladeras policromadas, restauradas en 1871 por Martín de Santervás, dan las aulas o generales, con rótulos en latín; sólo conserva su disposición primitiva la llamada de fray Luis, con toscos bancos y púlpito.

Junto a ella está el Paraninfo, antigua general de Derecho Canónico, reformado en 1862. También a estas galerías bajas da la que fue primitiva capilla de 1429, techada con un alfarje de lazo ataujerado de ocho y dieciséis puntas.

Pronto quedó pequeña y se trasladó al lugar actual, cuya construcción data de finales del XV; entonces sólo alcanzaba la altura del piso bajo, luego alcanzó las dos plantas, pero al final fue rehecha por Gavilán Tomé en 1761, autor asimismo del retablo de mármoles.

Con estas obras acabó desapareciendo la primitiva biblioteca que se encontraba sobre la capilla; de aquélla se conserva sólo un fragmento de su magnífica cubierta, obra de los carpinteros moriscos Ali Yusuf y Abraime, pintada con los signos zodiacales por Fernando Gallego, que se inspiró en grabados del Poeticon Astronomicum (Venecia, 1485).

Gran interés tiene el ala de poniente, pues a ella da la actual biblioteca, de hacia 1508, con puerta gótica de arco carpanel con arquivoltas ornadas de elementos vegetales y animalillos, relacionable con lo que se encuentra en la catedral nueva; va cerrada con una magnífica reja renacentista, forjada en 1526.

La amplia sala rectangular fue reformada a mediados del siglo XVIII según proyecto de Andrés García de Quiñones; tiene estanterías diseñadas por Larra Churriguera y labradas por Miguel Martínez.

Esta galería, cubierta con una rica techumbre de casetones octogonales renacentistas con piñas de mocárabes obra de Román Jerónimo (1531), ha sido llamada de enigmas por los relieves que luce en sus antepechos, sacados del Hypnerotomachia Poliphili (Venecia, 1499) de Francisco Colonna; su programa tiene una misión aleccionadora para los estudiantes.

La actual escalera, construida hacia 1512, es de tres tiros y en ella se combinan el granito para los peldaños y la piedra franca para el pretil, lo cual la dota de policromía, cuyos efectos se enriquecen con el dorado de la bóveda que cubre la caja; su interés se acrecienta con los relieves del pretil, copiados algunos de grabados de Israel Van Meckenen. Varios autores -Cortés, Sebastián, Gabaudan, Pereda, Flórez...- han intentado interpretar su mensaje.

Para terminar, hemos de referirnos a la rica fachada, cuya fecha de construcción desconocemos; sólo sabemos que se hacía en el primer cuarto del siglo XVI; ignoramos quiénes fueran sus artífices, aunque se aventuran algunos nombres, como el maestro Egidio o Juan de Troyes o Troya.

Formalmente es prototípica de la arquitectura suspendida y así sus decoraciones arrancan del trasdós de los arcos de sus puertas, pero a partir de ahí se produce un auténtico derroche decorativo que lo invade todo, quedando su superficie subdividida en departamentos estancos, tan del gusto español; todo ello realizado con una calidad de labra difícil de superar.

Tampoco le va a la zaga el programa iconográfico, que ha dado lugar a interpretaciones y lecturas varias.

Si deseas saber más sobre este monumento no te pierdas la Visita Guiada Salamanca Monumental

Declarado Bien de Interés Cultural el 06/07/1931

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: José Ramón Nieto González

edificio universidad salamanca mini

Qué ver y qué hacer en Condados y Ducados