Turismo Castilla y León

Historia de la Plaza Mayor de Salamanca

Comarca: Condados y Ducados

Salamanca Capital

La Plaza Mayor de Salamanca, punto neurálgico de la ciudad, es sin duda una de las plazas más bellas de Europa.

El viejo zoco se ubicaba junto a la primera catedral, de donde pasó a las proximidades de la Puerta del Sol para establecerse después, con una forma irregular, junto a la iglesia de San Martín, donde se mantuvo hasta que el corregidor don Rodrigo Caballero y Llanes decidió la construcción de la actual plaza, comenzada el 10 de mayo de 1729 previa autorización de Felipe V dada el 12 de enero.

Plaza Mayor de Salamanca

El proyecto técnico fue redactado por Alberto de Churriguera, quien concibió un espacio regular que casi se acerca al cuadrado perfecto. Fueron aparejadores Felipe Fernández y Francisco Pérez Estrada.

Las obras comenzaron por el Pabellón Real. En 1732 se principió el lienzo de San Martín, finalizado en algo menos de dos años. A partir de ahora las obras de la Plaza sufren un parón considerable; Alberto de Churriguera abandona la ciudad y va a ser sustituido por Manuel de Larra Churriguera.

Finalmente, tras el enojoso pleito con el Conde de Grajal, se reanudan los trabajos en 1741, abriéndose los cimientos de la Casa Consistorial, pero nuevas quejas de los particulares vuelven a detener el trabajo. Arbitra Juan García Berruguilla entre los proyectos de Andrés García de Quiñones y Manuel de Larra, inclinándose por el del primero.

En 1750 comienza la segunda fase de construcción siendo maestro mayor el citado Quiñones, aunque algunas instituciones que edificaban en la Plaza tenían su propio arquitecto.

Los lienzos que restaban se acometieron a la vez, al igual que el edificio consistorial, bajo la dirección del arquitecto municipal. Finalmente, en 1755 la Plaza quedó en lo sustancial acabada, faltando los remates de las torres y espadaña del Ayuntamiento; aquéllas no se hicieron nunca y ésta se erigió en 1852.

Desde el punto de vista del programa iconográfico, esta Plaza nada tiene de real, pues no cabe aducir el pabellón en que aparece San Fernando rey y no Felipe V al que se le hace la concesión de coronar las pirámides de la balaustrada de remate con flores de lis.

Es por el contrario la típica plaza municipal. Los medallones de los monarcas tienen como función exaltar la historia española y lo mismo cabe decir de los que representan militares y descubridores; los que no llegaron a abrirse efigiarían sabios y santos.

Entre los escultores que laboraron aquí cabe destacar a Alejandro Carnicero; después, en el Ayuntamiento, a Miguel Martínez, Antonio Montero y Gregorio Carnicero. En la actualidad se siguen labrando medallones por distintos escultores.

La espadaña municipal, obra decimonónica de Tomás Cafranga, se orna con esculturas que representan la Arquitectura, la Escultura, la Geografía y la Agricultura, labradas por Isidoro Celaya.

A lo largo del tiempo esta plaza mercantil, lúdica y concejil, ha sufrido transformaciones según los gustos del momento, pero sigue siendo un excelente ejemplar, no sólo del barroco salmantino, sino nacional, y el centro neurálgico de la ciudad.

Si deseas saber más sobre este monumento no te pierdas la Visita Guiada Salamanca Monumental

Declarada Bien de Interés Cultural el 21/12/1973

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: José Ramón Nieto González

plaza mayor salamanca mini

Qué ver y qué hacer en Condados y Ducados