Turismo Olleros de Pisuerga

Iglesia Rupestre de los Santos Justo y Pastor

Comarca: Montaña Palentina

Olleros de Pisuerga

La Iglesia rupestre de Olleros de Pisuerga es posiblemente uno de los mejores conjuntos eremíticos de la Península, compartiendo fama con el de Santa María de Valverde en Cantabria.

Este conjunto está formado por la ermita propiamente dicha, abierta al culto y visitable en cualquier época del año, dos lauras o cuevas eremitas próximas, una torre campanario en piedra de sillería del s. XVII aislada del conjunto y una necrópolis con varios sepulcros antropomórficos tallados en la piedra.

Consagrada a los Santos Justo y Pastor, su fundación no se conoce con precisión, sus formas son románicas, pero algunas partes podrían ser anteriores, por lo que se ha estimado una ventana cronológica que abarcaría desde el siglo IX hasta el XIII.

El edificio que ha llegado a nuestros días se nos presenta con varios añadidos y ampliaciones realizadas en los siglos XVII y XVIII como la portada de acceso.

En el interior la planta consta de dos naves, con sus correspondientes capillas absidales, abriéndose en la de la derecha una estrecha galería, hoy utilizada como sacristía, y en la de la izquierda, que fue una capilla principal con su primitivo altar, se ubica otra capilla casi en total penumbra descubierta en 1931.

Su falsa bóveda de cañón es apuntalada con arcos fajones. Los ábsides se cubren con bóveda de cascarón. El coro está sostenido por una pilastra única, ya que las otras tres son columnas, dos de ellas artificiales del s. XVIII, pues las originales se deterioraron, quedando tan sólo una de las primitivas.

Cueva eremita - Olleros de Pisuerga
Necrópolis - Olleros de Pisuerga
Torre campanario - Olleros de Pisuerga

Su decoración es muy escasa; tan sólo en el coro se ven capiteles dobles, muy toscos, pero sí es uno de los conjuntos de mayor belleza del eremitismo español, lo que hace que se la haya calificado como la ‘basílica rupestre’.

Tras la última restauración se descubrieron varias pinturas murales pertenecientes a los siglos XVII y XVIII. Entre ellos destaca una flor rojiza rodeada de adornos florales y un mural en el que se distinguen un sol, una luna y nubes, signos asociados a la figura de la Crucifixión.

ermita rupestre olleros pisuerga mini

Qué ver y qué hacer en Montaña Palentina