Turismo Montaña Palentina

Colegiata de San Salvador de Cantamuda

Comarca: Montaña Palentina

San Salvador de Cantamuda

La Iglesia de San Salvador se encuentra en un magnífico paraje aislada de la localidad de San Salvador de Cantamuda, antiguamente llamada Campo de Muga. 

Repoblada en el siglo IX aquellas fueron tierras de patronato real desde su fundación como monasterio de San Salvador por la condesa castellana doña María Elvira, sobrina de Fernando I, aquí enterrada.

Ambos lugares constan en un documento de 1123 en que Alfonso VII las concede al obispado de Palencia, junto con el señorío eclesiástico de Polentinos, siendo ratificada la donación por Alfonso VIII en 1181 y por sus sucesores varias veces.

Iglesia de San Salvador de Cantamuda

Templo fechado entre finales del siglo XII y comienzos del siglo XIII, bastante íntegro y construido con sillares de piedra, sillarejo y mampostería (torrecilla de la espadaña).

Se articula con una planta de cruz latina, la nave mayor de dos tramos separados por formeros (de capiteles y columnas adosadas o capiteles-ménsulas) y sin contrafuertes al exterior, con cubierta de cañón apuntado que nace de imposta sencilla; crucero con bóvedas de crucería con nervios muy resaltados, mientras que los brazos se cubren con bóvedas de cañón apuntado.

Los tres ábsides son semicirculares, más alto y más ancho el central; los laterales con acceso por arcos dobles apuntados sobre pares de columnas, y el central con arco triunfal doble sobre columnas adosadas igualmente (capiteles con bueyes, caballos, etc.). 

La mayor con tramo recto cubierto con bóveda de cañón apuntado y el tramo semicircular con gallones que descargan en cuatro columnas adosadas y entre ellas tres ventanas abocinadas con chambrana y columnas con capiteles decorados. Los tres ábsides se comunican entre sí.

Al exterior estos se conforman en dos cuerpos de altura marcados por imposta sencilla; el central dividido en tres paños por contrafuertes prismáticos hasta esa altura que después se prolongan con dobles columnas adosadas y capiteles hasta la cornisa.

Otras tantas ventanas se abren con simple saetera con arco de medio punto y derrame interior. Los otros ábsides también de dos alturas lisas y con ventanas arpilleras sencillas, también con derrame hacia el interior. Los aleros de los tres con canecillos en la cornisa del alero.

El crucero saliente se forma con una nave perpendicular a la principal e igual altura que el ábside central destacando ligeramente un cimborio cuadrado. Uno y otro con canecillos simples o historiados (con temas humanos y zoomórficos) soportando las cornisas y sus aleros.

En sus frentes con sendas ventanas con chambranas de puntas de diamante de protección, arco de medio punto con arquivolta redonda sobre cimacios sogueados sobre columnas con capiteles historiados (perlado y cabeza) y fustes monolíticos la sur y la opuesta moderna.

La planta está fuertemente relacionada con las de Santa Eufemia de Cozuelos y San Andrés de Arroyo, aunque mejor compuesta ésta. Puerta apuntada con chambrana y arquivolta de bolas y baquetón en el muro de la Epístola (a meridión) que se protege con un pórtico del siglo XVI con tres arcos de medio punto en el frente y uno más a oeste en ámbito que sobresale de la fachada ligeramente.

Espadaña a los pies, a occidente, de tres cuerpos, a la que se accede por una torrecilla cilíndrica con escalera de caracol antigua y que fue reformada en 1607 por Juan de Perdillo. El bajo con gran arco apuntado de descarga, con puerta igualmente ojival con chambrana sobre imposta y encima ventana apuntada con arquivolta sobre jambas.

El cuerpo medio separado, como el resto, por imposta posee dobles troneras para campanas con arcos de medio punto dobles y con columnillas con capiteles de entrelazos y hojas y fustes, uno de ellos con cabeza de hombre. Igual ordenación tiene el piso superior con los arcos de medio punto entre las vertientes del piñón. Se remata con veleta.

El templo conserva excelentes mesas de altar románicas configuradas con columnas con capiteles y fustes con decoraciones florales y geométricas. Completa el conjunto una lauda funeraria altomedieval aparecida en las obras de cimentación que se realizaron en 1970 situada en el baptisterio.

Declarado Bien de Interés Cultural el 04/02/1993

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: C. Rodicio Rodríguez

iglesia salvador cantamuda mini

Qué ver y qué hacer en Montaña Palentina