Turismo Castilla y León

Palacio de Avellaneda | Peñaranda de Duero

Comarca: Ribera del Duero

Peñaranda de Duero

El Palacio de los Condes de Miranda, también llamado de Avellaneda, ocupa un amplio lado de la Plaza Mayor de Peñaranda de Duero, frente a la Colegiata.

Cuenta Peñaranda con antecedentes altomedievales asociados a la defensa de tan estratégico emplazamiento cercano al río Duero. Fernando IV autorizó el señorío de Ferrán Ruiz de Anaya sobre la villa de Peñaranda, y Alfonso XI el de María de Ochoa.

Palacio de los Condes de Miranda
Peñaranda de Duero palacio

Al casar ésta con Diego López de Avellaneda se introdujo este linaje de los Avellaneda en Peñaranda, alcanzando especial significación cuando se unió al de los Zúñiga, que obtuvieron distintos títulos con dominios amplios en tierras del Duero y fuera de ellas.

Varios miembros de la familia tuvieron patrocinio artístico (ciudad de Burgos, el monasterio de la Vid, convento de La Aguilera, etc.). Los Velasco y Mendoza, con los que emparentan, habían destacado más aún en las empresas artísticas.

Francisco de Zúñiga y Avellaneda fue el promotor del palacio que se conserva, que sería realizado en el segundo tercio del siglo XVI. No hay seguridad sobre la autoría del mismo, para la que a veces se apunta el nombre de Francisco de Colonia. Con más fundamento ha sido sugerido el de Felipe de Vigarny para la fachada.

La fachada principal ocupa una gran parte de la irregular plaza. El sobrio paramento de sillería está rítmicamente abierto con sencillas ventanas en los pisos inferiores, notables ventanales en la planta principal, con marcos de pilastras y frontones curvos avenerados que ostentan las armas familiares.

Sobresale la puerta con su mayor decoración, añadiéndose heráldica, pajes, amorcillos, con motivos renacentistas y el busto de Hércules, detalle clasicista propio del humanismo de esta familia y de la proximidad de la romana ciudad de Clunia.

Por un zaguán en ligero desviaje se accede, entre columnas de nobles materiales, al patio central del palacio. Obra amplia y armónica, tiene una planta inferior con esbeltas arquerías de medio punto sobre pilares apilastrados, mientras la planta segunda tiene altura menor y lanza una serie de arcos deprimidos apoyados sobre columnas, teniendo en sus enjutas medallones de personajes históricos y mitológicos.

A un lado está la escalera, con tribuna, ricamente adornada con motivos renacentistas, donde se comienza a apreciar la riqueza de los interiores del palacio, caracterizados en otro tiempo por su abundancia de techumbres de madera y yeserías de tradición mudéjar.

Entre las estancias destaca la denominada Salón de Embajadores. Diversas esculturas romanas, hoy en el Museo de Valladolid, tapices, techumbres y otras riquezas de que hay constancia, se dispersaron por el abandono y otros usos del palacio. Visita guiada Palacio de Avellaneda

Declarado Bien de Interés Cultural el 11/08/1923

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: S. Andrés Ordax

palacio condes miranda penaranda mini

Qué ver y qué hacer en Ribera del Duero