Turismo León y Alfoz

Convento e Iglesia de San Marcos - León

Comarca: León y Alfoz

León Capital

El Convento de San Marcos se encuentra a la salida de León, en el Camino de Santiago y a la vera del río Bernesga. Fue convento de la Orden de Santiago, erigido para atender a los peregrinos jacobeos.

Sus orígenes se remontan al siglo XII en que la reina doña Sancha fundó un templo y un hospital para pobres y peregrinos regentado por canónigos regulares de San Agustín. En 1176 pasó a la Orden de Santiago convirtiéndolo en casa mayor del Reino de León.

Convento de San Marcos - León

El edificio actual se comenzó en 1514 en que el rey don Fernando el Católico otorgó 300.000 maravedís anuales para la fábrica; los planos fueron redactados por el arquitecto de la Orden en Alcántara, Pedro de Larrea, y Juan de Orozco se encargó de las obras entre 1515 y 1539 perteneciéndole la iglesia en una de cuyas hornacinas de la fachada principal dejó su firma ‘Orozco me fecit’.

Le sucedió Martín de Villarreal (1539-1543) que elevó todo el cuerpo de la fachada principal hasta la puerta con la colaboración de numerosos escultores y canteros como Juan de Juni, Esteban Jamete, Juan de Angés, Guillén Doncel, etc.; paralelamente Juan de Badajoz el Mozo construyó parte del claustro, la sacristía y otras dependencias.

En 1566 se detienen los trabajos por abandono del lugar por los santiaguistas que no retornan hasta 1602, aunque en los años anteriores a esta última fecha habían encargado nuevas obras a Juan del Ribero Rada y sus aparejadores; a partir de 1615 se construye la escalera y varias habitaciones; en 1679 se concluye el claustro principal.

Entre 1711 y 1716 Martín de Suinaga construye desde la puerta hasta el torreón del río, con las dependencias posteriores incluido el claustro de la hospedería, con la colaboración de los escultores Bibero y Antonio y Pedro de Valladolid, éste seguramente con participación directa en el proyecto a juzgar por su traza no realizada que se conserva en el Archivo Histórico Nacional.

Desamortizado el edificio en el XIX cumplió diversos usos, como colegio de Escolapios; en 1892 pasa al ministerio de Guerra y hasta 1961 cumple misiones de cuartel, cárcel y depósito de sementales. Finalmente se rehabilita para Parador de Turismo.

La iglesia es gótica; tiene su fachada entre dos torres sin concluir cobijando la puerta bajo un gran arco de medio punto con terraza encima y por toda ella campean signos santiaguistas.

El interior es de una nave con capillas entre contrafuertes, crucero y ábside poligonal; desde el brazo norte de aquél se accede a la escalera y sacristía de dos piezas, obras platerescas de Juan de Badajoz el Mozo.

La fachada principal muestra el lado oriental, igualmente plateresco, de dos plantas y con sus muros llenos de relieves y medallones de gran calidad; el resto de la misma se hizo ya en el período barroco, pero siguiendo la ‘unidad formal’ de lo antiguo, excepto en el torreón.

El conjunto muestra un complejo programa iconográfico de exaltación a los intereses culturales y benéficos de la Orden de Santiago y de la monarquía hispánica. El claustro procesional, plateresco y acabado en el barroco siguiendo también el primitivo estilo, reitera idénticos mensajes simbólicos.

Destacables son también la sala capitular, con un artesonado plateresco y la escalera clasicista. El claustro de la hospedería fue anulado para convertirlo en comedor.

En el claustro, sala contigua a la iglesia y sacristías, se expone una colección sobre la historia e interpretación de este monumento ‘De lo que fue San Marcos’, así como una selección de los bienes que poseyó en su día ‘De lo que tuvo San Marcos’, entre los que se cuentan dos series pictóricas de tipo iconográfico: la de retratos de Caballeros de la Orden de Santiago y la de escenas del Génesis.

Una tercera estancia, llamada ‘sala del claustro’ se dedica a los distintos usos del edificio tras la desamortización, ya en manos del Estado. Fue entonces cuando empezó la relación de San Marcos con el Museo de León, pues esta fue su sede desde su apertura pública en 1869 hasta la inauguración de su nueva sede (en el edificio 'Pallarés') en 2007. Desde entonces sus antiguas salas son anexo monumental del Museo.

A determinadas horas y en grupos guiados también se puede visitar la Sillería del coro, obra maestra de Guillermo Doncel, Juan de Juni y Juan de Angers, ejecutada entre 1537 y 1543 en nogal sin policromar. Se trata de una de las mejores piezas en su género y época de nuestro país

Declarado Bien de Interés Cultural el 12/05/2005

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: Javier Rivera Blanco

Convento san marcos leon mini

Qué ver y qué hacer en León y Alfoz