Turismo Castilla y León

San Cornelio y San Cipriano - San Cebrián de Mudá

Comarca: Montaña Palentina

San Cebrián de Mudá

La localidad de San Cebrían de Muda aparece mencionada tardíamente, en documentos de los siglos XIII en adelante. Parte era abadengo del monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campo y el resto señorío de los Royz y de Ihoan Fernández.

La Iglesia de San Cipriano y San Cornelio se encuentra en el centro del pueblo, en una ligera altura en la plaza mayor y con una necrópolis a su alrededor. Construida con sillería de piedra arenisca, en origen fue de estilo románico, del siglo XII y se amplió al final de la Edad Media. Tiene una nave rectangular y capilla absidal cuadrada.

Iglesia San Cornelio y San Cipriano San Cebrián de Mudá

La nave se cubre con bóveda de cañón apuntado, con cinco fajones sobre semi-columnas adosadas que se corresponden al exterior con contrafuertes. Los diez capiteles correspondientes representan temas figurados como hombre bajo arco (¿Resurrección de Lázaro?), guerrero luchando con leones, clérigos y vegetales.

El arco triunfal es gótico del XV con haces de columnas. El presbiterio, obra también de la mitad de este siglo, es de planta cuadrangular y de mayor altura que la nave, con bóveda de crucería estrellada sobre ménsulas figuradas (Orante, águila, hombre y serpiente, águila mordiendo a una liebre) y al exterior, en las esquinas, contrafuertes angulares.

Todo se ilumina con una saetera a sur en el tramo central, y a la misma orientación con un óculo de doble derrame en la parte gótica. Pórtico saliente en el lado meridional (del siglo XVIII) de planta rectangular, en el frente con dos arcos de medio punto sobre un pilar de sección cuadrada y otro a cada lado, hoy cegados.

En el interior portada románica en el muro de la Epístola (sur) con arco apuntado. Saliento en antecuerpo que se corona por cornisa alero del que ha desaparecido el tejaroz, y debajo canecillos de nacela, de proa de barco y figurados con dos.... Se organiza con chambrana lisa exterior y cuatro arquivoltas apuntadas, la primera y la última decoradas con puntas de diamante, las otras con baquetones y medias cañas sencillos moldurados.

Descansan sobre cimacios lisos con cabezas en los ángulos y estos sobre columnas con capiteles labrados con formas vegetales y geométricas, fustes monolíticos y basas toscas, todo sobre un podium. Las puertas de madera originales con herrajes de la época. A los pies se levanta la espadaña de época románica a la que se accede desde el exterior por el muro norte con escalera abierta y luego de caracol que comunica con la caja.

En el hastial decreciente un primer cuerpo en el que hay embutida una ventana de arco de medio punto con chambrana de puntas de diamante, decoración que se repite en la arquivolta interior; cimacios lisos muy deteriorado y columnillas también degradadas con capiteles vegetales.

La espadaña es de dos cuerpos separados por impostas lisas, el inferior con dos huecos para campanas y una el superior y de forma de piñón, a dos vertientes, rematado por cruz. En los aleros canecillos de varios tipos: lisos, geométricos, vegetales y figurativos (pareja, personajes de perfil, perro, león, águila, cabra, cerdo, etc.).

La sacristía está adosada al muro norte del presbiterio, obra del siglo XV, de planta rectangular, bóveda de nervios octopartita y sendas ventanas de iluminación a este y a oeste. En el interior pinturas góticas murales de los comienzos del siglo XVI con temas de la Santa Cena, San Miguel y la Huida a Egipto. Aunque muy básicas y realizadas al temple están en la órbita del Maestro de San Felices.

Entre los bienes muebles es notable el retablo mayor, del segundo tercio del siglo XVI. También alberga una pila bautismal del siglo XIII.

Declarado Bien de Interés Cultural el 04/02/1993

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: C. Rodicio Rodríguez

iglesia san cornelio san cebrian muda mini

Qué ver y qué hacer en Montaña Palentina