Turismo Castilla y León

Conjunto Monumental de San Esteban - Salamanca

Comarca: Condados y Ducados

Salamanca Capital

El Convento e Iglesia de San Esteban de la ciudad de Salamanca se remonta a los años de1255-56 cuando los dominicos se establecieron en el solar que ahora ocupa el actual convento y donde ya radicaba la parroquia de San Esteban, anteriormente ubicada en el arrabal.

Los viejos edificios medievales fueron renovados en el siglo XVI; esta centuria y parte de la anterior significaron la época dorada de la institución, que proporcionó ilustres teólogos y juristas, sin olvidar que por aquí anduvieron también Cristóbal Colón, San Ignacio de Loyola y Santa Teresa de Jesús.

Convento e Iglesia de San Esteban - Salamanca

Juan Álvarez de Toledo, nacido en Alba de Tormes en 1488, hijo de los Duques de ese título, fraile dominico, obispo de Córdoba, Burgos y Santiago y cardenal, fue el promotor de la nueva iglesia conventual, cuyo proyecto, comenzado a materializar en 1524, le encargó a Juan de Álava; de él conservamos una traza que, aunque no parece la definitiva, sí fue seguida en sus líneas generales.

En 1533, Álava, por orden del cardenal, fue sustituido por fray Martín de Santiago, que retomaría la obra cuando los muros perimetrales sobresalían del suelo algunos metros. En su haber hay que poner la finalización de la nave y las capillas entre contrafuertes, lo que estaría hecho hacia 1540; comenzó también el crucero y la capilla mayor a la que dió mayor profundidad y a la que añadió dos capillas colaterales.

Hacia 1556 se hace cargo de la maestría Rodrigo Gil de Hontañón, que actualizó la obra conforme al estilo renacentista eliminando adornos, pináculos, molduras, etc. y, por el contrario, diseñó ventanas con arcos semicirculares, capiteles corintios e introdujo medallones, animales y candeleros que aparecen dibujados en el Compendio de Architectura de Simón García.

En 1590, Juan del Ribero Rada da pliego de condiciones para la terminación del templo, falto todavía de algunas bóvedas de las capillas laterales y del cimborrio, diseñado fundamentalmente por Rodrigo Gil. Todo se finalizaba por maestros menores en 1609.

La iglesia sigue las soluciones propias de los templos de la época de los Reyes Católicos, si bien con decoraciones renacentistas, pues estructuralmente nada aporta, y así se resolvió con una nave con capillas entre contrafuertes, crucero con cimborrio y coro alto a los pies.

Las decoraciones se concentran en la fachada-retablo con esculturas del siglo XVI y del siguiente, debidas éstas a J.A. Ceroni. En el lado meridional se construyó el Claustro de los Reyes, pues es donde aparecen efigiados los de Israel.

Se comenzaría hacia 1533 por fray Martín de Santiago, que lo organizó en dos pisos; el inferior con bóvedas de crucería, pero decoraciones renacientes y con arcos semicirculares; las galerías superiores voltean el doble de arcos y lucen medallones.

Uno y otro piso se comunican a través de la magnífica Escalera de Soto (c. 1553), obra de Rodrigo Gil. A dicho claustro se accede por la logia clasicista levantada (1590-92) por Ribero Rada, sobre la que apea la biblioteca, obra del siglo XVII, centuria que proporcionó dos dependencias importantes, la sacristía y la sala capitular.

Ambas son obras de Juan Moreno y de la mejor arquitectura nacional de ese momento, patrocinadas por dos frailes-obispos de este convento, que conserva partes más antiguas, como el llamado Salón de Profundis, construido entre 1492 y 1497, por lo que no es posible que acogiera a Cristóbal Colón, como quiere la tradición.

De esta dependencia se pasa al Claustro de los Aljibes, y todavía más al sur se encuentra la enfermería, costeada por los arzobispos Fonseca, dependencias éstas en las que posiblemente trabajó Juan de Álava.

Si deseas saber más sobre este monumento no te pierdas la Visita Guiada Salamanca Monumental

Declarado Bien de Interés Cultural el 03/06/1890

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: José Ramón Nieto González

convento iglesia san esteban salamanca mini

Qué ver y qué hacer en Condados y Ducados