Turismo Castilla y León

El Primer libro impreso en España

Comarca: Segovia Norte - Tierra de Pinares

Aguilafuente

La villa segoviana de Aguilafuente se encuentra en el centro de la provincia, en la comarca Tierra de Pinares. La historia de la villa es amplia y se remonta, al menos, al periodo romano, como atestiguan los hallazgos de una villa romana del s. IV d.C. expuestos en el Aula Arqueológica de Aguilafuente.

En Aguilafuente también encontramos una necrópolis visigoda de los siglos VI y VII, de hecho, el nombre de Aguilafuente parece provenir de dicho periodo. La primera mención documental, en la cesión de la villa por Alfonso VII al obispo de Segovia, en 1137, la denomina Baguilafont (posiblemente ‘Fuente de Baguila’). 

Pero sin duda, el acontecimiento más relevante y conocido de su dilatada historia se produjo bajo el reinado de Enrique IV, y es la celebración, en la Iglesia de Santa María, del sínodo convocado por el obispo segoviano Juan Arias Dávila, preocupado por la situación de su diócesis.

Arias Dávila convocó a representantes eclesiales y a laicos de su diócesis, un total de ochenta y cinco asistentes, que aprobaron una reforma de la vida eclesial (clerical y laical).

A los clérigos se les prohíbe portar armas, se les obliga a la formación intelectual, que hay que conseguir en el plazo de cuatro años en el Estudio General (que dirigía el propio Arias Dávila); y se reforma el ministerio pastoral (con la búsqueda del respeto y la pureza en el culto) y la liturgia (calendarios, oficios, etc.).

Para los laicos se elabora la reforma en el culto, en el matrimonio (prohibiendo los realizados sin testigos y los divorcios sin conocimiento de la Iglesia) y en el derecho patrimonial.

Poco después de finalizar el sínodo de Aguilafuente, según afirma el historiador segoviano Diego de Colmenares, sus actas se imprimieron en el taller segoviano de Juan Párix, dando lugar al primer libro impreso en España, hoy conocido como Sinodal de Aguilafuente.

Es un libro de 48 hojas impresas y 16 en blanco, en papel de gran calidad, con letra redonda o romana. No tiene portada y comienza con el índice de los 28 capítulos de que consta. Tan solo se conserva un único ejemplar en el mundo, en la Catedral de Segovia, donde también está el manuscrito que sirvió de original de imprenta, el denominado Códex canónum.

El texto, que está en castellano, está compuesto a línea tirada, salvo dos fragmentos que están a dos columnas, precisamente en los que aparecen los nombres de los representantes de Pedraza y Fuentidueña que, por no querer aparecer uno tras otro, obligaron a hacerlo en columnas.

Todas las investigaciones confirman que Segovia contó con la primera imprenta española, a cargo del alemán Juan Párix, que previamente había trabajado en Roma. Fue el obispo Arias Dávila quien llamó a Párix para que realizara distintos trabajos, la mayoría para el Estudio General, por lo que son de Derecho canónico y teológicos.

El alemán imprimió, entre 1472 y 1475, ocho libros, aunque tal vez hiciera un noveno, que no se conserva, a la cabeza de los cuales está el Sinodal. Más tarde, a partir de 1473, la imprenta se extendió por otras localidades, como Valencia, Barcelona o Sevilla.

Del libro hay una reciente edición facsímil, a cargo del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, con introducción de Fermín de los Reyes y transcripción de Susana Vilches y Pompeyo Martín.

Desde el año 2003, en que se realizó una presentación multitudinaria de la primera edición facsímil del Sinodal, las actividades han ido ampliándose hasta convertirse en un destacado referente de turismo cultural, tanto a nivel provincial como regional y nacional.

Las fechas elegidas, el primer fin de semana de agosto, propician la participación de los muchos residentes y veraneantes que visitan la provincia.

Información: Ayto. de Aguilafuente
Imágenes: Asociación cultural Sinodal de Aguilafuente

sinodal aguilafuente mini

Qué ver y qué hacer en Segovia Norte - Tierra de Pinares