Turismo Castilla y León

Claustro Románico de San Pedro - Soria

Comarca: Soria y Alfoz

Soria Capital

La Concatedral de San Pedro se encuentra en la parte nordeste de la ciudad de Soria, junto a la carretera que conduce al río Duero. El antiguo conjunto fue construido a raíz de la repoblación de Soria por Alfonso I el Batallador.

En 1127 fue anexionada la iglesia a la diócesis de Sigüenza, al ser donada por Alfonso VII a su obispo Bernardo de Agén, quien la usufructuó poco tiempo pues en 1148 la ciudad de Soria la entregó al obispo don Juan, de la Diócesis de Osma, que en 1152 la cedió a los canónigos regulares de San Agustín.

Claustro Concatedral de San Pedro Soria
San Pedro Soria

Entonces sería cuando se derribó el edificio anterior y se hizo otro, grande, con claustro, de acuerdo con los modelos monásticos del momento. La comunidad canónica mencionada se secularizó en 1437.

El conjunto románico sería sustituido en el siglo XVI, tras el hundimiento que se produjo en el año 1520. Entonces se erigió una nueva iglesia, conservándose el Claustro románico, aunque desapareció una parte de mismo.

El de San Pedro está considerado como uno de los mejores claustros románicos españoles por sus proporciones arquitectónicas y por sus notas escultóricas, en las que se aprecian influencias orientales y musulmanas.

Para Gaya Nuño ‘quizás sea éste el de más sutil y ponderada factura. En escultura sólo le vence Silos; pero su esbeltez de arquerías, la finura de sus elementos decorativos, los canecillos y capiteles, la galana compostura de sus pilares hacen de él un ejemplar inestimable, cuyas semejanzas con los coetáneos son mayores en la disposición y estructura que en la decoración’.

Consta de un solo piso de arquerías, que descansan sobre un podio corrido. Es un claustro cuadrangular, pero falta una de las crujías (la meridional) y su correspondiente arquería. Cada arquería se organiza a base de series de cinco arcos, separados por machones ilustrados interior y exteriormente con dos registros de columnillas adosadas, dos en el inferior y tres en el superior.

Originalmente tenían los lados tres series completas, con machones angulares. Los arcos son de medio punto y descansan sobre columnas enfiladas alineadas, con sus correspondientes capiteles, de variada ilustración.

Se cubre la crujía con techumbre de madera, que apoya exteriormente sobre un alero de canecillos, en parte restaurados, lisos o con motivos vegetales, figurativos, de animales y de rollos.

En el muro de la crujía oriental se conservan algunos elementos románicos de interés, en especial la puerta de la antigua Sala Capitular, actual capilla de San Saturio, que responde a una tipología reiterada en el románico, flanqueada por ventanas que iluminan aquella Sala.

Se utiliza el arco de medio punto de intradós polilobulado con arquivoltas, decoradas por motivos geométricos de dientes de sierra. Los ventanales se articulan con arcos pequeños sobre los que se practica un rosetón polilobulado. Además en el muro septentrional está la primitiva puerta del refectorio.

Declarado Bien de Interés Cultural el 29/07/1929

Dirección General de Patrimonio Cultural
Autor: Salvador Andrés Ordax

claustro iglesia san pedro mini

Qué ver y qué hacer en Soria y Alfoz