Turismo Las Merindades

Santa María de Rioseco - Burgos

Comarca: Las Merindades

Rioseco

El Monasterio de Santa María de Rioseco, se encuentra situado al comienzo del valle de Manzanedo, en una altura que domina al Ebro, junto a la carretera que asciende hasta San Martín del Rojo. Rioseco se localiza a 9 kilómetros de Villarcayo y 72 de Burgos.

Estuvo habitado durante siglos por ‘monjes blancos’ de la Orden del Císter, llamados así por su indumentaria, por contraposición a los monjes cluniacenses, conocidos como ‘monjes negros’.

Pero no siempre estuvo ubicado donde hoy lo contemplamos. Su primer establecimiento fue en Quintanajuar, entre Cernégula y Masa. En 1135, el rey Alfonso VII ‘el emperador’ entregó el monasterio de Quintanajuar al monje Cristóbal, sobre el que los estudiosos no se ponen de acuerdo en si era ya un ‘monje blanco’.

El rey Alfonso VIII deseaba pacificar la frontera de Castilla con Navarra, por eso les ofrece donaciones a los monjes de Quintanajuar si se trasladan a San Cipriano Montes de Oca en La Rioja, lugar al que se van en 1184.

Pero en Montes de Oca no les gusta vivir, motivo por el que en los años siguientes fueron adquiriendo, bien mediante donaciones o mediante compras, terrenos en el Valle de Manzanedo. Por ello en 1204, los monjes se mudan a Rioseco, sin comunicárselo al Capítulo General de la Orden y con el desagrado del rey. Razón por la que el abad fue destituido.

Pero no se ubicaron en su actual localización, puesto que ese terreno era de los Velasco, señores de Medina de Pomar, sino junto a un arroyo que nace en Fuente Humorera y vierte sus aguas en el Ebro.

Con la compra del terreno a los Velasco, la disculpa de una inundación que destruyó el monasterio primitivo y el beneplácito, esta vez, del Capítulo General, se trasladaron en 1236 definitivamente al que sería su último y definitivo emplazamiento.

Es importante recordar que los monjes de Rioseco desarrollaron un sistema de explotación económico moderno, creando una producción agrícola modélica, imponiendo en el Valle de Manzanedo los cultivos de trigo, viñedos y lino. También introdujeron los frutales en el valle. 

Destacó su plan ganadero, de ahí la importancia para los monjes de prados y bosques. Su cabaña ganadera llegó a contar con 2.000 cabezas de ovejas y en el Catastro del Marqués de la Ensenada se recoge que en su coto redondo había 200 carneros, 16 vacas, 70 cabras, 31 chivos y 12 cerdos.

La importancia de su plan hidráulico justifica la elección de situar el monasterio junto al río Ebro.

En Rioseco se conservan las canalizaciones de piedra que traían el agua desde la fuente de la Toba. En la cilla por el problema que plantea estar construida sobre roca, existe una canalización para que el exceso de agua acumulada saliera de esta dependencia hasta el claustro.

santa maria rioseco mini

Qué ver y qué hacer en Las Merindades