Turismo Valle del Tiétar

Un Paseo por las Grutas del Águila - Ávila

Comarca: Valle del Tiétar

Arenas de San Pedro

Las Cuevas o Grutas del Águila se encuentran prácticamente en la ribera del río Tiétar, al Sur de la Sierra de Gredos y muy próximas a la localidad de Ramacastañas, pedanía de Arenas de San Pedro.

El terreno, el tiempo y la abundancia de agua, han modelado el paisaje y socavado las entrañas de la tierra. El agua, en dos etapas, una destructora y otra constructora, primero disolvió la roca soluble ensanchando fracturas y formando huecos. Y después con la ayuda de otros factores ambientales precipitó el carbonato cálcico creando las diversas formaciones calcáreas o espeleotemas.

Las Grutas del Águila
La Cueva del Águila
Las Grutas del Águila

Existen estalactitas tubulares y cortinas (colgantes), estalagmitas y concreciones de salpicadura (casos en el que el agua llega a suelo), por circulación de agua, están las coladas, gours y microgours. Excéntricas por presión hidrostática, porosidad, capilaridad, interviniendo también las corrientes de aire (antoditas y helictitas). Finalmente por depósitos subacuáticos están las pisolitas o perlas. De las formaciones destacan: El Águila, La Virgen del Pilar, Ramo de Azahar, Mazorca, Columna Partida, La Tortuga.

Más de un kilómetro de recorrido ha sido pavimentado salvando los desniveles con escalones y, aquí y allá, en puntos estratégicos, se ha colocado una iluminación que, con diversas tonalidades, en contraste de luces y sombras, realza ese conjunto de estalactitas y estalagmitas que forman grupos escultóricos.

Si en los siglos anteriores la caliginosa oscuridad de las cuevas era el símbolo de lo horroroso, la aportación de la electricidad convierte a esta gruta del Bajo Tiétar en Una de las más sorprendentes maravillas de España, ya que en ella se puede ver el milagro de la transformación de la piedra en húmeda estatua y, además, con una variedad de tonos en las caprichosas figuras que no se advierte, quizás, en ninguna otra gruta de nuestra geografía.

Las Grutas del Águila
Las Grutas del Águila
Las Grutas del Águila

Cabe resaltar la diversidad de colores: siendo predominante el blanco (por el carbonato cálcico en estado puro), aunque en muchas ocasiones esté contaminado por la presencia de otras sales, rastros de minerales, e incluso la presencia de sustancias orgánicas, pueden dar lugar a concreciones y tonalidades increíbles. El hierro las tiñe de amarillo, naranja rojo y marrón; el manganeso de gris, gris azulado o negro. Y finalmente la arcilla y el barro dan pie a coloraciones rojizas.

La cavidad se ha desarrollado sobre calizas paleozoicas del cámbrico inferior, hace aproximadamente 540 millones de años. Desde la boca de entrada de la gruta, descenderemos unos 20 metros de desnivel, hasta llegar a la gran  Sala (cavidad cárstica). Ésta tiene una superficie aproximada de 10.000 metros cuadrados. La temperatura interior es constante y de unos 17 grados. Esto fue lo que ayudó a unos niños a localizarla ya que vieron salir vapor de un agujero en la tierra.

Las Grutas del Águila
Las Grutas del Águila
Las Grutas del Águila

Todo sucedió un día de Nochebuena, ese 24 de diciembre de 1963, por la tarde y como tantas otras veces; un grupo de cinco chavales (hijos de trabajadores del lugar), cuando merodeaban por el llamado Cerro de Romperropas observaron como por un orificio; en mitad del cerro, se desprendía una especie de humo o vaho. Lo que realmente estaba pasando, era que por ese "agujero" salía un chorro de vapor de agua, ocasionado probablemente por la diferencia de temperatura de la ruta (20º aproximadamente), con respecto al frío exterior.

Ante tal hallazgo, los chicos no se quedaron quietos. Ayudándose de unas rudimentarias cuerdas y alguna pequeña linterna, se adentraron por esa especie de gatera de no más de 60 centímetros de ancho. Se arrastraron durante un buen rato, recorriendo siempre tumbados unos 50 o 60 metros; hasta por fin llegar a una 'gran sala'. Acababan de descubrir las Cuevas del Águila. Lo que sucedió a continuación, fue que estuvieron perdidos casi cinco horas, hasta que pudieron encontrar de nuevo la salida. Luego vino todo lo demás. Dar noticia del acontecimiento, a las autoridades, dueños de la finca, expertos, etc. Tras varios meses de duros trabajos de acondicionamiento, el 18 de julio de 1964 se abrieron al público.

Otras cuevas de interés en Castilla y León

Cueva de los Enebralejos (Segovia)
Cueva de Los Franceses (Palencia)
Cueva de los Siete Altares y Ruinas de San Frutos (Segovia)
Cueva de Valporquero (León)
Cueva Palomera - Ojo Guareña (Burgos)
Cuevas Eremíticas de San Pelayo (Salamanca)
Las Grutas del Águila (Ávila)
GrutasAguila lista

Qué ver y qué hacer en Valle del Tiétar