Senderismo Castilla y León

Sendero de la villa map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 13,9 km
  2. Tiempo estimado: 3 h 15 min
  3. Punto de salida: Castrillo de la Vega
  4. Desnivel acumulado: 160 m
  5. Dificultad: Media
  6. Ciclabilidad: 100%
  7. Época recomendada: Todo el año
  8. Track GPX

SENDERO DE LA VILLA PRC-BU 158 - SENDERISMO RIBERA DEL DUERO BURGOS

Comarca: Ribera del Duero

Castrillo de la Vega - Campillo de Aranda

El monte de la Villa, poblado por un denso bosque mediterráneo de encinas, sabinas y pinos da nombre a este sendero, que permite recorrer los términos ribereños de Campillo de Aranda y Castrillo de la Vega.

Campillo de Aranda es un pequeño municipio en las cercanías de la capital de la comarca en el que destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción con fachada del s. XIV, la Casa Consistorial del s. XVIII y la Casa de los Condes de Montija.

Castrillo de la Vega es una villa nacida en el año 912 tras la conquista de la plaza de Ara por don Gonzalo Fernández, conde de Lara y progenitor de Fernán González. Su nombre castrense se debe a su origen como punto de apoyo a la defensa y el apellido de la Vega por su condición agrícola. Hoy sus tierras están bañadas por el Duero, el riachuelo Valperizo y el canal de Guma.

La villa de Castrillo de la Vega servirá de punto de inicio del sendero propuesto. Primero podemos pasear por este bonito municipio y visitar la Iglesia de Santiago Apóstol, de la que se desconoce su fecha de inicio de construcción pero, se sospecha, que data de la época del Renacimiento.

Ya en las afueras, cerca de la vega, se eleva una ermita, puede que construida en la Baja Edad Media, donde se encontraba instalada la imagen de la Virgen de la Vega, ahora venerada en la iglesia.

Tras esta visita se parte hacia Campillo de Aranda. Para ello se tomará el desvío a la derecha tras cruzar el pueblo en dirección a Aranda de Duero. Esta ruta parte por tierras de labor salpicadas con cultivos de vid, reflejo de la actividad agrícola de la zona, para adentrarse en el segundo tercio del camino en el monte de La Villa.

En este trayecto serán los ejemplares de encina y pino los que irán trazando el recorrido. Bajo sus copas se podrá avanzar de forma cómoda agradeciendo los tramos de sombra y disfrutando con el canto de las aves o la presencia de pequeños mamíferos. Esta zona verde rompe con la monotonía del paisaje y enriquece al caminante al poder contemplar una formación vegetal totalmente diferente, y que alberga una flora y fauna muy característica.

Estas masas de bosque se extendían antiguamente de forma amplia por la comarca; fue la actividad humana la que fue transformando el paisaje, en función de las necesidades, hasta obtener la estampa que hoy se puede observar.

Una vez atravesado el monte se continúa recto, sin desviarse de la ruta principal que enlaza directamente con Campillo de Aranda, a través del llamado camino a Valdecobos. En este tramo se recupera el paisaje inicial tan propio de esta comarca. Campillo de Aranda es un pueblo tranquilo en el que se puede descansar de la etapa y sentarse a observar las aves acuáticas que se localizan en sus charcas.

A partir de septiembre se pueden encontrar diferentes especies de patos que se detienen para reposar y alimentarse. Ánades reales y frisos, cercetas comunes y carretonas, patos silbones y cucharas, porrones comunes… El conocido ánade real o azulón es el único que cría en la zona.

Quienes escojan la época de mayo para conocer el lugar es probable que se encuentren con alguna pata seguida por su tropa de crías.

Tras este pequeño descanso se puede retomar el sendero que parte desde la misma charca Navajo. A los pocos metros, habrá que tomar en una bifurcación el camino de la derecha, al igual que un poco más adelante. De esta forma, tras unos pocos kilómetros, alcanzaremos el municipio de Castrillo de la Vega.

El último tramo discurre paralelo al arroyo de la Casilla de Valpedrizo, adivinando ya en la lejanía la silueta del municipio. Durante este paseo se podrá admirar el paisaje que se extiende entre los diferentes parajes.

La alternancia de campos de cereal y cultivos de vid ofrecen bonitos contrastes de color. Todo ello salpicado con la presencia de algunas encinas que aparecen de forma aislada o formando pequeños bosquetes en la zona de los páramos. Con esta imagen se alcanza de nuevo la villa castrense, lugar marcado como fin del sendero y donde podrá recuperarse del esfuerzo realizado.

Información: Ribera del Duero Burgalesa

senderodelavilla lista

Qué ver y qué hacer en Ribera del Duero