Senderismo

Faro

×

buscar en terranostrum

 

send ruta brana de faro map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 15 km (ida y vuelta hasta las brañas de Faro)
  2. Tiempo estimado: 5 h
  3. Punto de salida: Faro
  4. Dificultad: Baja
  5. Ciclabilidad: 100%
  6. Época recomendada: Todo el año

Los Pastos de la lejana Braña de Faro

Comarca: El Bierzo y Los Ancares

Faro

Esta preciosa ruta de senderismo recorre un valle muy solitario y salvaje, el camino tiene largos tramos junto al río y bajo el dosel de un magnífico bosque, pero también tiene tramos muy aéreos y espectaculares, colgados a media ladera, por lo tanto con magníficas vistas. La primera parte es un valle fluvial muy encajado, mientras que a partir de medio camino se entra en un valle glaciar con altas hombreras, bloques erráticos, circos, cascadas, etc.

Aunque la fauna no es fácil de ver, es muy rica y abundante, pues son continuas a lo largo del camino sus huellas y señales: desde camas de corzos y hozaduras de jabalíes hasta excrementos de osos y lobos, pasando por los de varios tipos de mustélidos.

El propio camino es otro elemento de interés, pues en muchos tramos se conserva la obra de mampostería que los antiguos farniegos construyeron para poder tener este acceso que les permitiese llegar con carros hasta los pastos de la lejana Braña de Faro.

La ruta se inicia en el pueblo de Faro, para llegar hasta aquí, desde el desvío de la carretera principal, es recomendable hacerlo despacio, es una vía muy estrecha, con el firme en mal estado, curvas muy cerradas y pendientes muy fuertes.

Una vez en el pueblo de Faro, podemos aparcar el vehículo en una explanada que hay al final del pueblo, donde acaba el asfalto. De ahí arranca una pista que sube hacia el cementerio.

Unos cincuenta metros antes de llegar al cementerio vemos que se desvía un camino a nuestra derecha, ladera abajo: éste es nuestro camino. No obstante, podemos continuar por la pista hasta pasar el cementerio y asomarnos en una curva que hay pasados unos cien metros, desde donde tendremos una magnífica panorámica del primer tramo del valle de Faro y al fondo las montañas que lo cierran limitando con el valle de Degaña en Asturias.

Si miramos hacia el sur y el día es claro veremos al fondo los Montes Aquilanos, al otro lado de la Hoya del Bierzo.

Volvemos sobre nuestros pasos y tomamos definitivamente el camino que baja hacia el fondo del valle. A partir de aquí no hay pérdida, se trata de seguir camino adelante, no hay posibilidad de equivocarse.

El camino baja hasta el fondo del valle, y recorre largos trechos al lado del río. Si vamos en invierno, primavera o principios de verano, el río suele bajar henchido de un agua brava, saltarina, rápida y límpida, que nos arrulla como si fuese una música de fondo.

Hay que disfrutar de la frondosa vegetación; robles, alisos, sauces, saúcos, cerezos, arces y algún acebo crecen entre el río y las laderas y nos acompañan de forma continua.

Más adelante el camino comienza a subir ladera arriba, alejándose de la orilla del río. Cruzamos un afluente, el río Yumeras, que tributa sus aguas mediante una espectacular cascada de unos quince o veinte metros de salto.

Al poco veremos que se desvía un camino a la derecha: no debemos tomarlo, pues termina unos cientos de metros más adelante. Nosotros debemos seguir por la izquierda, subiendo y dando curvas y recurvas.

Un poco más adelante se abre a nuestra izquierda el valle de Yumeras, veremos que un sendero casi perdido nos permite adentrarnos por este valle, pero nosotros seguiremos por el camino principal, que ahora sube y sube colgándose cada vez más alto sobre la ladera.

Las vistas en este tramo son espectaculares, con el río allá al fondo y las cumbres rodeándonos por todos los lados.

Un kilómetro más adelante el valle traza una cerrada curva hacia la izquierda, y en este punto se produce un importante cambio: el valle empieza a presentar claras huellas de haber estado ocupado por un gran glaciar.

A partir de aquí la ruta baja de nuevo al fondo del valle, y el estado del camino comienza a empeorar. Hay mucha vegetación que lo invade, y resulta dificultoso avanzar, pero no tiene pérdida. En un punto determinado cruzamos un arroyo que viene por la margen izquierda: es el Arroyo de las Brañolinas.

Tras el cruce del arroyo de Las Brañolinas comienza el tramo final de la ruta y a partir de aquí se complica. El camino sube de nuevo por la ladera, haciendo varios zig‐zag, y es relativamente fácil perderlo por la mucha vegetación que lo invade. Pasadas estas primeras curvas y recurvas, el camino sigue de nuevo a media ladera, ascendiendo suavemente.

Después de recorrer aproximadamente un kilómetro llegamos por fin al mirador de ‘Vallina de Faro’, desde donde ya se adivina la cabecera del valle: las Brañas de Faro. A partir de aquí la senda prácticamente se ha perdido, sólo los montañeros experimentados deben atreverse a continuar, pues el avance entre la vegetación se vuelve muy dificultoso, y peligroso por las fuertes pendientes.

Si vamos bien equipados y tenemos experiencia, quedan horas de luz suficientes y hace buen tiempo, podemos atrevernos a continuar hasta las viejas construcciones de las Brañas de Faro e incluso acceder al Pico Faro.

También podemos plantearnos el regreso recorriendo el alto cordal montañoso que desde el Pico Faro o Mosqueiro va hacia el Sur, hacia el Cueto del Lobo, las Penas Yumeras, Peñas Blancas, Altos de la Trapa y la Esquilarda, encima ya del pueblo de Faro; este es un recorrido muy recomendable pues es suave y fácil, y con espectaculares panorámicas.

En caso de no llegar hasta las Brañas de Faro, el regreso lo haremos por donde hemos venido.

Información: Reserva de la Biosfera Ancares Leoneses

send branas de faro mini

También te puede interesar

Alojamientos Cercanos

ALOJAMIENTOS

Alojamientos Cercanos