Senderismo Cuatro Valles - Cantábrica Leonesa

Send LosCalderones map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 6 km
  2. Tiempo estimado: 3 h
  3. Punto de salida: Piedrasecha
    (Carrocera)
  4. Dificultad: Media
  5. Época recomendada: Todo el año

SENDERO LOS CALDERONES DESDE PIEDRASECHA - SENDERISMO LEÓN

Comarca: Cuatro Valles - Cantábrica Leonesa

Piedrasecha

La ruta se inicia en Piedrasecha, para tomar enseguida una vereda casi paralela al río. Destaca una gran roca silícica, muy llamativa por los líquenes amarillentos que la colonizan, es El Serrón.

Pronto se llega a la Fuente del Manadero y un poco más allá, la Cueva de las Palomas alberga una sencilla Ermita rupestre que custodia la imagen de Nuestra Señora del Manadero. Su romería se celebra el último domingo de julio, congregando a vecinos de toda la comarca.

Ruta Los Calderones de Piedrasecha
Ruta Los Calderones de Piedrasecha
Ruta Los Calderones de Piedrasecha

Al seguir avanzando, pronto se observa que el río ya no fluye en superficie, sino que su circulación es subterránea, fenómeno característico de los terrenos de naturaleza caliza. Así se cruza todo el desfiladero, con paredes verticales que en algunos puntos casi llegan a tocarse.

El camino progresa sobre el antiguo lecho del arroyo, entre cantos rodados y marmitas de gigante. Cuenta un pastor que una vez, una corza perseguida por los perros, saltó de un lado a otro del desfiladero, así de angosto es el paraje.

Ruta Los Calderones de Piedrasecha
Ruta Los Calderones de Piedrasecha
Ruta Los Calderones de Piedrasecha

La ruta termina en una cancilla que separa los terrenos de Piedrasecha de una finca particular. A partir de este punto se puede optar por volver por donde se ha subido o continuar hacia Santas Martas y las Vegas del Palomar.

Al salir de Los Calderones, bosquetes de mostachos, escuernacabras y robles en las laderas, contrastan con las salmueras que acompañan al arroyo, que de nuevo vuelve a discurrir en superficie. Es el Monte de la Ribera, donde antaño se producía cal en los caleares o caleros.

Desde Santa Martas, el camino ya sin señalizar, continúa ascendiendo poco a poco para salvar el desnivel hasta el Collado del Fito. El paisaje es completamente diferente y, al ir ganando altura, las vistas se hacen muy hermosas.

El último repecho tras el collado, conduce a las Vegas del Palomar, amplia depresión tapizada de pastizales a la que antaño subían los ganados trashumantes. Estos puertos estuvieron arrendados en 1750 al Monasterio de Guadalupe en 3.050 reales.

En la Vega vuelve a hacerse patente la acción del karst, forma de erosión de la caliza por la acción combinada del agua y el CO2 atmosférico, siendo perceptibles grandes hoyos a modo de dolidas o sumideros en toda su extensión.

 
RutalosCalderones lista1

Qué ver y qué hacer en Cuatro Valles - Cantábrica Leonesa