Senderismo Castilla y León

 

Send Burg GR-14 Etapa1 map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 32,5 km (ida)
  2. Tiempo estimado: 6:45 h
  3. Punto de salida: Langa de Duero (Soria)
  4. Ciclabilidad: Sí
  5. Dificultad: Media
  6. Epoca recomendada: Todo el año

SENDERO GR-14 EN BURGOS - ETAPA 1

Langa de Duero (Soria) - Zuzones - La Vid - Guma - Vadocondes - Aranda de Duero

Etapa 1.  Langa de Duero (Soria) - Aranda de Duero

La etapa esconde una de las más curiosas formaciones que se pueden encontrar cerca del Duero, las Chimeneas de hadas. Las pequeñas sendas junto al río Duero y su bosque de ribera,lugar propicio para que duendes y gnomos encuentren escondite, otorgan a la etapa un gran encanto. Aranda de Duero, la gran población ribereña del sur de Burgos, es el final de etapa. Sin duda, una excelente ocasión para poder disfrutar del Lechazo asado, plato célebre de la localidad, que le ha llevado a ser la sede del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Lechazo de Castilla y León.

Situado a las afueras de Langa de Duero (Soria), junto a las piscinas municipales y el puente renacentista de Langa de Duero, está el panel que recoge los datos más importantes de esta etapa y marca su punto de inicio. Tras encaminar los primeros pasos sobre el puente, se gira a la derecha y se continúa por carretera un tramo de 550 m, para girar a la derecha de nuevo y tomar un camino agrícola, debidamente señalizado y compartido con la ruta del Camino del Cid.

El Camino discurre por la vega del río Duero, donde las numerosas huertas existentes, que dan fama a la localidad de Langa, comparten espacio con fincas de cereal, cártamo, choperas, girasoles y frutales. En las laderas se aprecia cómo las sabinas van colonizando el terreno. El Camino llega a una bifurcación donde se toma la derecha, que continúa por la vega del río Duero. El verdor del soto serpenteante de la ribera se extiende también por las laderas a las que se acerca el sendero, conduciendo hasta el pie de unas interesantes rocas naturales, las “Chimeneas de hadas”. Estas curiosas formaciones tienen su origen en un fenómeno geológico ocasionado por el agua. De forma general, la acción del agua descendiendo por una ladera orada el terreno formando cárcavas. Si en el terreno hay alguna roca que el agua no puede arrastrar, la cárcava puede modelarse de forma singular, adoptando estas caprichosas formas.

Siguiendo la ruta se aprecia cómo en el soto se mezclan chopos con sabinas, un curioso bosque mixto que se da en la ribera del Duero burgalesa, mientras que las fincas de labor se alternan con otras abandonadas donde crecen rosales, salvias, sabinas y chopos.

El recorrido continúa hasta un cruce, convenientemente señalizada, donde se toma una pequeña senda que discurre paralela al río Duero, percibiendo al caminar la quietud y sosiego del correr del agua entre los carrizos, junqueras y pequeñas arboledas, armonizado por el canto de carboneros, herrerillos, mirlos o jilgueros. Una pequeña área recreativa permite disfrutar de este entorno.

Al llegar al pago de El Quemado, una repoblación de pino resinero y pino piñonero sustituye en la vega al bosque ribereño. En un meandro del río se aprecia en la otra orilla la localidad de Zuzones, que se alza sobre el río.

Más adelante la senda regresa al camino principal, conocido como del Quemado, y continúa con dirección noroeste. Al llegar a la altura de un azud en el río se toma de nuevo un sendero que se interna entre pinos piñoneros y que sigue junto al río Duero. El área de descanso de La Vid permite hacer un nuevo alto del camino. El sendero regresa junto a la tapia de piedra que rodea los terrenos del Monasterio, y conduce rápidamente hasta la entrada al Monasterio de Santa María de La Vid y a la población de La Vid. El recorrido deja atrás el pueblo, en cuyo interior hay otra área recreativa y una fuente de agua potable, y cruza bajo un paso subterráneo la carretera N-122, que une Valladolid y Soria, para atravesar una pradera antes de entrar de nuevo en un bosque de ribera, con presencia de chopos y sabinas.

Una serie de revueltas ascienden hasta Guma, una pequeña población que se asienta en un alto sobre el Duero. Desde un mirador se puede observar un azud en el río, que desvía parte del caudal hasta el Canal de Guma que permite regar las tierras de la zona. A la salida de Guma el recorrido cruza sobre el canal y con rumbo suroeste avanza entre cultivos de cereal, viñedos y maizales, regados con el agua del canal. En esta zona hay que prestar especial atención a la señalización existente, puesto que los cambios a izquierda y derecha se suceden continuamente.

El camino avanza entre maizales hasta llegar otra vez hasta las proximidades del río Duero. Un pequeño sendero se abre paso junto al exuberante bosque de ribera que flanquea sus orillas, de un elevado valor ecológico y paisajístico. El dosel arbóreo, que llega a superar alturas de 20 m, está compuesto por chopos, álamos, sauces, olmos, frenos y alisos, y junto al cauce se desarrolla también un estrato herbáceo muy rico compuesto por espadañas, carrizos, juncos y gladiolos. En su interior se refugia una gran variedad de avifauna, como zorzales comunes, mosquiteros comunes, garzas reales, ánades y fochas.

La senda alcanza el Área recreativa de Vadocondes, situada junto a la Fuente de Puenteseco, donde las mesas existentes invitan a hacer una nueva parada. Se atraviesa la localidad de Vadocondes por su calle principal hasta salir de ella por el puente que cruza el río Duero. La historia de la villa está totalmente ligada a este río y fue declarada Conjunto Histórico en 2008.

Nada más cruzar, el camino gira a la izquierda para seguir por la orilla derecha del río y pasar bajo un bonito puente de hierro de la línea férrea Valladolid-Ariza, ya en desuso. En una primera bifurcación se toma el ramal de la izquierda y, en la siguiente, el de la derecha. A medida que se avanza en el paisaje se van alternando girasoles, patatas y cereal, que aprovechan la excelente vega existente para ofrecer copiosas cosechas.

Siguiendo la señalización el Camino alcanza el Monte de La Calabaza, un bosque situado en las afueras de Aranda de Duero, donde encinas y pinos resineros forman un denso bosque mediterráneo aprovechado por los arandinos para la práctica de deporte y como lugar de paseo. Con dirección oeste, siguiendo el límite del monte La Calabaza y el canal de Guma, que discurre también por esta zona, la ruta va en busca del final de etapa, no sin antes pasar junto a la Ermita de San Isidro, donde comienza un tramo de camino asfaltado.

Los terrenos de labor sustituyen al arbolado, que se deja atrás, y en el segundo camino que se encuentra a la izquierda se gira para ir en busca otra vez del río Duero. Cuando se llega junto al río, donde sus aguas han modelado un marcado meandro, el camino gira a la derecha, entre fincas de labor, salpicadas de choperas, aunque a medida que se avanza el paisaje se va viendo alterado y son las huertas y las fincas de recreo y piscinas las que lo monopolizan. En una bifurcación, entre chopos, la ruta toma el camino de la izquierda.

El ancho y cómodo Camino de Navafrías o de La Colonia permite llegar rápidamente a Aranda de Duero por el Puente Conchuela. Un paseo a lo largo del parque de La Isla, situado a orillas del río Duero, es el colofón final a la etapa.

Etapas del sendero

E8 Etapa enlace tramo anterior
E1 Langa de Duero (Sor) - Aranda de Duero
E2 Aranda de Duero - Roa
E3 Roa - Peñafiel (Vall)
E1 Etapa enlace tramo siguiente
sendadeldueroenburgos1 Lista

Qué ver y qué hacer en Ribera del Duero