Senderismo Burgos

Sendero autoguiado dehesa map

Datos básicos del sendero:

  1. Tiempo estimado: 1 h 30 min
  2. Punto de salida: Fuentelcésped
  3. Dificultad: Baja
  4. Ciclabilidad: 100%
  5. Época recomendada: Todo el año

SENDERO INTERPRETATIVO LA DEHESA - SENDERISMO RIBERA DEL DUERO BURGOS

Comarca: Ribera del Duero

Fuentelcésped

En la pequeña localidad de Fuentelcésped, situada estratégicamente a caballo entre Aranda de Duero, Montejo de la Vega y el Embalse de Linares, se encuentra el único sendero interpretativo autoguiado de la comarca. La característica de estos senderos es que a través de un recorrido señalizado se explica el significado y valores del entorno mediante el uso de guías, paneles y paradas interpretativas balizadas.

El sendero, a través de un corto paseo recorre todos los paisajes existentes en el municipio: el bosque de sabina con encina, los viñedos y los terrenos de cereal. Tiene su inicio y fin junto a la antigua estación de tren, y a lo largo del recorrido diferentes paradas interpretativas dan a conocer las tradiciones, costumbres y valores del entorno.

Dos ramales unen el lugar de inicio con la plaza de Fuentelcésped y con la Ermita de Nuestra Señora de Nava.

El aparcamiento situado frente a la estación de ferrocarril marca el punto de partida, aunque previamente se recomienda recoger la guía interpretativa en las Escuelas situadas en la calle Aniceto Ramirez, 38. Tel. 659 019 972.

Por un bonito bosque de sabinas o enebros, como se denominan en la zona, se accede hasta la primera parada interpretativa, La nava. Es un pequeño humedal recuperado recientemente. Los bancos situados a su alrededor invitan a hacer una pequeña parada para observar a los jilgueros, pardillos, verdecillos, pardales o tórtolas que merodean a su alrededor y a donde bajan a beber.

Siguiendo la senda por el bosque pronto se llega a la segunda parada, La dehesa, que en Fuentelcésped está formada por encinas y sabinas. Forman un ecosistema muy productivo y con un gran equilibrio, creado por el hombre para la producción de pastos para el ganado.

El camino retorna hasta el aparcamiento, donde se toma una senda paralela a la carretera a Santa Cruz de la Salceda y que conduce hasta un paso inferior de la línea de ferrocarril Madrid-Irún, bajo el cual se pasa. Un suave ascenso entre viñedos y sabinas lleva hasta una pequeña área recreativa, y poco después hasta la tercera parada interpretativa, la dedicada al viñedo.

Sin duda alguna, la producción de uva para la elaboración de vino es una de las principales actividades de la localidad.

Se continúa ascendiendo por el borde del viñedo, que se empieza a contemplar en toda su extensión, dando idea de su importancia en la economía local. Al llegar a la parte superior de la ladera se gira a la izquierda, bordeando el viñedo y una zona de matorral y arbolado de pequeña talla. Se pasa junto a otra nava, de mayor tamaño que la anterior, y cumbreando por una zona de perfil ondulado se llega hasta una nueva parada, la que explica el paisaje.

Desde aquí se domina la Vega del arroyo de Nava, en la que los viñedos ocupan gran parte del territorio. Entre medias sobresale la presencia de algunos jerbos, árbol muy numeroso en el pasado, pero del cual quedan pocos ejemplares debido a que fue muy utilizado por su apreciada madera. En los cerros, donde la actividad agrícola no es rentable quedan retazos del antiguo bosque de encina y sabina, conformando un gran puzle paisajístico.

Un poco más abajo se halla la quinta parada, La tenada. Situada en el cerro Valderrey, se encuentra en estado de ruina, aunque en la época sirvió para proteger al ganado ovino de las inclemencias y de los ataques del lobo.

Continúa el descenso por medio del bosque, aunque pronto una señal indica que hay que girar. Se sale del arbolado y se camina entre viñedos hasta alcanzar otra parada más: el vino, el producto que ha proporcionado a la comarca de la Ribera del Duero un gran renombre a nivel internacional.

Finalmente se desciende de nuevo hacia el paso bajo la línea de ferrocarril, llegando de nuevo hasta el punto de partida, aunque antes espera la última parada del recorrido, la que muestra algunas curiosidades sobre la sabina (o enebro), que es la especie que mejor se adapta al riguroso clima de la localidad.

Por último, se puede alargar un poco más el camino regresando a pie hasta Fuentelcésped o yendo por la vega del Arroyo de La Nava hasta la ermita de Nuestra Señora de Nava y la Casa del Ermitaño, acondicionada como albergue.

Información: Ribera del Duero Burgalesa

SenderoInterpretativoAutoguiadoLaDehesa lista2

Qué ver y qué hacer en Ribera del Duero