Senderismo Burgos

Sendero cuesta manvirgo map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 13,2 km
  2. Tiempo estimado: 3 h 15 min
  3. Punto de salida: Roa
  4. Desnivel acumulado: 235 m
  5. Dificultad: Media
  6. Ciclabilidad: 100%
  7. Época recomendada: Primavera, Verano, Otoño
  8. Track GPX

SENDERO DE LA CUESTA DE MANVIRGO PR-BU 25 - SENDERISMO RIBERA DEL DUERO BURGOS

Comarca: Ribera del Duero

Roa

La histórica Villa de Roa de Duero, situada en un alto sobre el Río Duero, es el lugar de inicio de esta ruta que tiene como punto final la Cuesta Manvirgo, uno de los lugares con mejores vistas de toda la comarca.

Situada en los límites cristianos durante la Edad Media, favoreció su crecimiento la aplicación del modelo de la Comunidad de Villa y Tierra que concedía especiales derechos, privilegios de tierras, pastos y montes, a favor de quienes vinieran a habitar a Roa y su Tierra.

El Fuero de Roa recoge la voluntad del rey de organizar la “Comunidad de Villa y Tierra de Roa”, formada por Calaforram (La Horra), Anguix, San Martín, La Cueva, Nava, Berlangas, Valcavado, Pedrosa, Mambrilla, Villaescusa, San Andrés y otros, hasta un total de 33 aldeas.

A partir de esa época se convirtió en un señorío de la nobleza que perduró hasta principios del s. XIX, momento en que cesan todas las Comunidades.

En 1295 Dª Violante, viuda de Alfonso X, permitió el inició de la construcción de la fortaleza de Roa, constituida por un castillo con una torre muy soberbia, un real palacio y una sólida cerca de murallas dotada de torreones y seis puertas.

El sendero comienza en la Puerta de San Juan, una de las seis entradas del recinto amurallado medieval (construido en el s.XIII). Se desciende por la carretera de acceso a Roa y se toma el camino de las Higueras, desde donde ya se vislumbra la Cuesta Manvirgo, objetivo final de la ruta.

Los viñedos y los campos de cereal se alternan en el paisaje. Tras dejar atrás un cruce se llega al arroyo del Dujo, un pequeño cauce de agua en el que crecen juncos y carrizos y cerca del cual no es difícil ver garzas reales en los sembrados. Tras cruzar el arroyo por un puente se llega a un cruce, en el que se debe girar a la izquierda, siguiendo en paralelo el curso de agua.

En el siguiente cruce se gira a la derecha, tomando el camino de Carraolmedillo, ascendiendo una pequeña cuesta sobre la que se asienta un pequeño bosque de pinos por el que pasamos.

Desde aquí, la vista abarca una extensa superficie de viñedos, sólo alterada por algunos almendros o pinos que se divisan en lontananza. En la localidad de Roa tiene su sede el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero, comarca en la que madura la uva utilizada en la elaboración de los prestigiosos vinos de la Ribera del Duero, una de las más afamadas regiones vitivinícolas de España.

La presencia y cultivo de la vid está documentada desde la antigüedad. Fueron los romanos en el s.III a.C. quienes implantaron la vid de forma estable, aunque los pueblos prerromanos ya cultivaban los viñedos.

El sendero sube la pequeña loma del Alto de Carraolmedillo, y en su cima se divisa la vasta superficie ocupada por los viñedos. A un lado y otro del camino se van dejando cuantas bifurcaciones o ramales parten de él. Finalmente, la senda llega hasta un pequeño bosque de pinos piñoneros, donde se debe girar hacia el Este, en busca del alto Manvirgo, que se alza enfrente.

Se pasa junto a un refugio del guardaviñas, un chozo de piedra en perfecto estado de conservación. En esta edificación pasaban días enteros los vigilantes de las viñas para evitar que nadie empezase a vendimiar antes de la fecha señalada, puesto que la recogida de la uva se regulaba para que todos los propietarios empezaran a la vez la labor.

Pocos metros después se llega a un cruce donde existen dos posibilidades, la primera es regresar a Roa por la variante del sendero, que discurre por el camino de los Molineros, y la segunda, y más recomendable, es subir hasta los Llanos de la Cuesta Manvirgo.

Tomando dirección norte por un cómodo camino de concentración parcelaria se llega hasta el cruce donde parte el camino de ascenso al alto. La Cuesta Manvirgo es una excelente atalaya desde la cual existen unas magníficas vistas de la zona. Dice la tradición que, Juan Martín ‘El Empecinado’ y el Cura Merino, libraron varias escaramuzas contra los franceses en estas tierras y que el nombre del monte se debe a la existencia de un templo romano vigilado por jóvenes vírgenes.

Después de visitar el mirador y disfrutar de las vistas puede realizarse un descanso en el área recreativa existente en las faldas de este cerro, a la sombra de los pinos que pueblan sus laderas.

El camino de regreso a Roa se puede hacer por el mismo camino de ida o bien tomar la variante anteriormente citada, atravesando zonas de viñedo, bosquetes de  pino y tierras de cereal, para cruzar de nuevo el arroyo del Dujo y tomar el camino de Boada, a través del cual se llega a Roa pasando junto a la Cruz de San Pelayo.

Información: Ribera del Duero Burgalesa

sdelacuestadelmanvirgo lista

Qué ver y qué hacer en Ribera del Duero