Senderismo Ribera del Duero

Sendero busca origenes map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 10,4 km
  2. Tiempo estimado: 2 h 30 min
  3. Punto de salida: Quintanamanvirgo
  4. Desnivel acumulado: 170 m
  5. Dificultad: Media
  6. Ciclabilidad: 100%
  7. Época recomendada: Todo el año
  8. Track

EN BUSCA DE LOS ORIGENES PRC-BU 153 - SENDERISMO RIBERA DEL DUERO BURGOS

Comarca: Ribera del Duero

Quintanamanvirgo - Boada de Roa y Guzmán

En el extremo oeste de la Ribera del Duero se encuentran los tres pequeños pueblos unidos por esta ruta. Quintanamanvirgo, Boada de Roa y Guzmán.

Su localización, algo apartada de las principales vías de comunicación, ha permitido que guarden un sabor tradicional y rural difícil de encontrar en otros enclaves.

Guzmán, una pequeña villa de aire medieval que se eleva en el páramo de El Cerrato burgalés, ofrece unas espectaculares vistas del Valle del Duero, un paisaje que constituye un verdadero puzle de manchas de vegetación.

Quintanamanvirgo es la localidad de inicio de esta ruta, la cual pasa por tres de las pedanías del término de Pedrosa de Duero. Tras cruzar la carretera que se dirige a Guzmán el sendero toma dirección sur, hacia el paraje de Carralavega, adentrándose en el característico paisaje ribereño, formado por viñedos, campos de labor, fincas de almendros y pinares de pino piñonero y resinero salpicados aquí y allá.

Un suave descenso lleva hasta el arroyo de San Juan, un pequeño cauce de agua en cuyas márgenes crecen sauces y carrizos y a donde se acercan al atardecer jabalíes y corzos a abrevar, siendo fácil identificar sus huellas en el suelo.

Después de cruzar la colada de Fuentespina, el ondulado terreno oculta la localidad de Boada de Roa, a la cual se llega casi sin percatarse de su proximidad. Nos reciben varios bosquetes de pinos y fincas con almendros situados alrededor del pueblo.

Boada es una pequeña población dispuesta alrededor de su iglesia, que todavía mantiene un fuerte carácter rural, habiendo sufrido pocos cambios en los últimos tiempos, posiblemente por estar emplazada en el extremo de la comarca.

Continuando con la ruta se sale del pueblo por el Oeste, junto a la ermita de San Andrés. En una bifurcación del camino, se toma el que parte por la derecha, conocido como camino de Castrillo de Don Juan. A la izquierda se deja el vallejo del arroyo Madre.

Por el fondo del valle aparecen salpicados viñedos y numerosos bosquetes de pinos, que ofrecen un contraste cromático y de texturas siempre agradables.

Tras dejar atrás un primer cruce, en el siguiente se gira a la derecha y se asciende rodeando un pinarcito. En otro cruce posterior se debe de girar a la izquierda, para tomar un camino que ya no se debe abandonar hasta llegar a Guzmán.

Poco a poco se va ascendiendo, no sin antes volver a cruzar el arroyo de San Juan, pudiendo disfrutar de un complejo paisaje en mosaico. A la derecha se alza la Cuesta Manvirgo, o la Montaña Sagrada de Manvirgo, un cerro testigo desde el que se disfruta de unas excepcionales vistas, además de poseer una acústica magnífica.

Si se desea subir a él, al término de la ruta puede tomarse un camino señalizado desde Quintanamanvirgo hasta el sendero que asciende a lo alto de la Cuesta. Para llegar hasta Guzmán hay que realizar un pequeño esfuerzo, ya que está situado en el páramo, alzándose sobre el Valle del Duero.

La villa de Guzmán destaca por poseer un conservado entramado urbano, reflejo de su origen medieval, en el que además se alojan viviendas rurales tradicionales en buen estado.

Sobresale por encima del caserío la torre de la Iglesia de San Juan Bautista y el Palacio de los Guzmanes, construcción civil del s.XVII que consta de dos torres con galerías desde las cuales se divisan las sierras de la Demanda y Somosierra. En la actualidad acoge un establecimiento con servicio de alojamiento y restaurante.

El regreso a Quintanamanvirgo se realiza por una senda que pasa junto al taller de un artista local, punto en el cual se inicia el descenso. La ladera está cubierta de matorral y almendros, lo que favorece la presencia de aves como la calandria, la cogujada común, la codorniz común o el chochín.

Al llegar al pago de El Hundido se atraviesa un camino e concentración parcelaria y en la primera bifurcación que parece se toma un camino que sale por la derecha. En los cruces sucesivos que se encuentren, se debe continuar recto hasta alcanzar de nuevo Quintanamanvirgo, dejando a ambos lados diversas manchas de pino, viña y labor.

Información: Ribera del Duero Burgalesa

SenderoenbuscadelosOrigenes lista

Qué ver y qué hacer en Ribera del Duero