Senderismo Ribera del Duero

Sendero de los molinos map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 17 km
  2. Tiempo estimado: 4 h
  3. Punto de salida: Gumiel de Izán
  4. Desnivel acumulado: 40 m
  5. Dificultad: Baja
  6. Ciclabilidad: 100%
  7. Época recomendada: Todo el año
  8. Track

SENDERO DE LOS MOLINOS PRC-BU 21 - SENDERISMO RIBERA DEL DUERO BURGOS

Comarca: Ribera del Duero

Gumiel de Izán

Las tierras de la Villa de Gumiel de Izán y la Ribera del Río Gromejón albergan esta ruta, que como su nombre indica permite visitar algunos de los molinos que jalonan el río Gromejón.

Entre la Edad Media y el s.XVII se desarrolló en el espacio que recorre el río, entre las localidades de Gumiel de Izán y La Aguilera, una amplia red molinar, jugando un papel muy relevante en la economía de la zona y poniendo de relieve el desarrollo tecnológico existente. Actualmente en ruina y abandono merece la pena visitar estos molinos harineros, legado cultural y etnográfico de nuestros antepasados.

La belleza y valor monumental de la localidad de Gumiel de Izán, declarada en 1965 Conjunto Histórico Artístico, son otro motivo para acercarse y disfrutar de una completa jornada de ocio.

En las afueras de la localidad, junto a un pequeño parque en Puentevilla se encuentra el panel de inicio de la ruta.

Partiendo por la antigua carretera, hoy convertida en una calle que circunvala el pueblo, se llega hasta el cruce con la carretera a Caleruega, por donde se deben encaminar los pasos, subidos a la acera.

Cuando se atisba el final del caserío, parte por la derecha un camino, el de San Pedro, por donde discurre el sendero.

Construcciones y naves agrícolas junto con almendros configuran el paisaje inicial, pero el serpenteante camino desciende vertiginoso hasta el puente de San Pedro, que permite el paso sobre el río Gromejón, uno de los protagonistas de la ruta.

En la ribera crecen sauces y carrizos, salpicados de cuando en cuando por chopos y fresnos. Alrededor se extienden amplios campos de cereal, alguna chopera de producción y baldíos muy apreciados por el ganado ovino que encuentra en su fresca hierba un alimento inmejorable.

Algo más adelante hay un cruce convenientemente señalizado que obliga a girar 90º a la derecha y dirigirse hacia una Bodega de la D.O. Ribera del Duero. Una vez en ésta, el camino desemboca en una carretera, debiéndose girar a la derecha para atravesar un paso elevado sobre la A-1 y coger el inicio del camino, que si se sigue recto, tras 5 Km, llega hasta el molino de Revilla, objetivo final de la ruta.

Tras pasar por un complicado cruce, con cuatro posibles opciones, el camino discurre por el fondo del valle del río Gromejón. A la izquierda quedan las lomas de Izán, unas pequeñas elevaciones del terreno sobre las que se extienden viñedos y bosques de pino y de encina; y a la derecha, en la fértil vega, crece el cereal bajo el cálido sol ribereño.

Un ramal del camino ofrece la posibilidad de acercarse hasta el molino de Suso, rodeado de un romántico entorno. Desde la pequeña pradera que se extiende junto a él se observa un cercano palomar de adobe. Un arco de medio punto sobre el caz del molino ofrece una visión del lugar donde se alojaba la maquinaria y piedras del molino.

Siguiendo la ruta por el Valle del río Gromejón se llega hasta el pago de Árbol Santo, donde viejas choperas se alternan con tierras de labor.

El camino desemboca en otro de mayor anchura, donde se gira a la derecha. Más adelante se llega hasta un cruce donde se ofrece la posibilidad de regresar a Gumiel de Izán por una variante del sendero o continuar hasta el Molino de Revilla.

El río Gromejón se encuentra a escasos metros (tomando la dirección de la variante) y desde el puente que se alza sobre él es posible ver cigüeñas en busca de alimento en los campos y orillas del río y sus acequias.

Siguiendo el sendero principal, el camino conduce hasta las ruinas de Revilla, un antiguo poblado situado sobre un pequeño cerro, del que quedan algunos restos de las viviendas y una pared de la iglesia. En el fondo del valle, oculto entre la vegetación se encuentra el molino de Revilla, hoy abandonado, pero activo hasta el año 1964.

Este molino, punto final de la ruta no está ubicado en las mismas orillas del río, sino próximo al mismo, en un caz molinar construido para desviar el agua hasta él. Es un edificio de dos plantas, que era a la vez molino y vivienda de los molineros. El agua llegaba al río a través de otro cauce artificial, de unos doscientos metros, el socaz.

El regreso hasta Gumiel de Izán se realiza por el mismo lugar o se puede optar por volver por la variante.

Antes de partir se recomienda dar un paseo por la bella y coqueta localidad de Gumiel de Izán, que gracias a su emplazamiento y a la rentabilidad de sus viñedos disfrutó de una gran prosperidad.

El pueblo, de aire medieval, conserva casonas de piedra y casas de arquitectura popular con entramado de madera, vestigio de ese pasado.

También quedan restos de su recinto amurallado, con sus puertas del Arco del Matadero y La Muralla, y en la plaza Mayor sobresale la imponente Iglesia de la Asunción de Santa María, de estilo Renancentista y declarada Monumento Histórico Artístico Nacional en 1962.

Información: Ribera del Duero Burgalesa

senderodelosmolinos lista

Qué ver y qué hacer en Ribera del Duero