Senderismo San Esteban del Valle

send el vahillo map

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 5,2 km
  2. Tiempo estimado: 2 h
  3. Punto de salida: San Esteban del Valle
  4. Desnivel: 385 m
  5. Dificultad: Baja-Media
  6. Ciclabilidad: Sí, aunque hay tramos técnicamente difíciles.
  7. Época recomendada: Otoño y Primavera

SENDERO EL VAHÍLLO - SENDERISMO EL BARRANCO DE LAS CINCO VILLAS, ÁVILA

Comarca: Valle del Tiétar

San Esteban del Valle

El Arroyo Mazardones riega los prados de El Vahíllo, donde antiguamente se alimentaba parte del ganado de los pastores de San Esteban del Valle. Junto a los prados, unas majadas ya en ruinas servían para guardar el ganado, y junto a ellas unos huertos con frutales, ya casi en desuso.

El camino hasta allí, por cualquiera de los dos sentidos, es una vereda bien conservada, que bordea fincas y atraviesa pinares, para poder disfrutar, ya en lo más alto de la senda, de una inmejorables vistas sobre el valle, con las cumbres de la Sierra de Gredos al fondo.

Mires donde mires en el Barranco de las Cinco Villas, verás muros de piedra que sujetan las laderas, el resultado del trabajo continuado de siglos que ha conseguido el abancalamiento total de las laderas del Barranco. Desde las gargantas hasta los pinares más altos, los bancales no cesan, formando una faraónica obra de cientos de metros de altura, piedra sobre piedra. Bancales que han permitido el cultivo del olivo y la vid, huertos y castañares.

Las cercanías de los cursos de agua sustentan comunidades vegetales más frondosas que forman suelos fértiles y profundos. Estas tierras, más ricas y con posibilidad de riego, fueron transformadas a lo largo de los siglos en los prados y castañares que tanto abundan en el Barranco.

Los suelos que pisamos los forma el granito de las grandes montañas de Gredos. Estas arenas son el sustrato ideal para el pino resinero, una especie que hoy forma amplios bosques en la zona y cuyo aprovechamiento ha contribuido decisivamente a las economías locales.

Entre estos abrubtos pedregales crecen multitud de especies hebáceas y matorrales aromáticos, como el cantueso o el tomillo, que hacen las delicias de las abejas mieleras y las golosas cabras. Entre piedras y de piedra surgen las majadas, donde pasaban la noche los abundantes rebaños de cabras que veraneaban en las altas laderas.

sendaelvahillo lista

Qué ver y qué hacer en Valle del Tiétar