Turismo Castilla y León

Un Paseo por las Merindades - Burgos

Comarca: Las Merindades

Tartalés de Cilla - Trespadernde - Cadiñanos - Pedrosa de Tobalina - Extramiana - Herrán - Quintana Martín Galindez - Lomana - Frías

Tras cruzar el pequeño embalse de Cereceda y por el pueblo del mismo nombre, se alcanza la carretera que se interna en el Desfiladero de La Horadada: una profunda, larga y angosta garganta abierta por el río Ebro en la que crecen quejigos, hayas y tejos, y abundan las aves rapaces.

Un carreteril asfaltado permite alcanzar un gigantesco anfiteatro rocoso en cuyo fondo se esconde la aldea de Tartalés de Cilla. En los alrededores de esta localidad se pueden admirar dos interesantes conjuntos rupestres de origen altomedieval: las Cuevas de San Pedro y de los Portugueses. En el pueblo aún se guarda la memoria de un legendario eremita de origen visigodo: San Fermín.

Eremitorio de San Pedro - Tártales de Cilla
Eremitorio de San Pedro - Tártales de Cilla
Trespaderne

A la salida del impresionante desfiladero de La Horadada y en la misma confluencia de los ríos Ebro y Nela se alza el caserío de Trespaderne. Secular cruce de caminos, en sus inmediaciones se localizan las ruinas de una de las fortalezas más nombradas y con más contenido histórico, su origen se remonta a la época romana, de toda la alta Castilla: el legendario Castillo de Tedeja.

Desde Trespaderne, siguiendo la carretera del puerto de Angulo, es preciso detenerse en Cadiñanos para admirar los restos del magnífico Palacio de los Medina Rosales, una de las familias más ilustres de Tobalina. Remontando el río Jerea pronto se llega a Pedrosa de Tobalina, pueblo en el que no hay que dejar de ver su anfiteatro de Cascadas.

Palacio de Cadiñanos
Cascada de Pedrosa de Tobalina
Iglesia de Extramiana

En Pedrosa es necesario desviarse con dirección a Barcina del Barco. Tras pasar por Extramiana, desde su iglesia se domina una extensa vista del Valle de Tobalina cerrado por el Sur por las estribaciones de los Obarenes, se alcanza Ranedo. En esta localidad hay que tomar una pista asfaltada que conduce hasta Herrán, uno de los núcleos mejor conservados y más interesantes del valle. Recostado en la Sierra de Árcena, Herrán es la puerta del Desfiladero del Purón.

Esta importante vía natural que fue utilizada por los romanos, todavía se conserva un puente de la época, y por los repobladores altomedievales constituye uno de los recorridos senderistas más bellos de Burgos.

Iglesia de Extramiana
Molino de Herrán
Torre de Quintana Martín Galíndez

En Herrán, lugar donde en el año 870 el abad Pablo fundó el Monasterio de San Martín, se levantan varias casonas y palacios blasonados así como una casa medieval construida en toba y que conserva en su interior unas pinturas murales góticas.

Para continuar el recorrido por Tobalina hay que enlazar, por Promediano y Gabanes, con la carretera de Trespaderne a Puentelarrá. Tras una rápida visita a Quintana Martín Galíndez y siguiendo el eje natural formado por el río Ebro, se alcanza la desviación, antes se puede visitar la Torre de los Bonifaz en el cercano Lomana, hacia Frías.

Torre de los Bonifaz - Lomana
Puente de Frías
Panorámica de Frías

A la derecha de la actual carretera puede verse el llamado Puente de Frías. Su torre defensiva, levantada en el siglo XIV para el cobro de los derechos de paso, confiere a este antiguo puente medieval, con orígenes romanos, un aire inconfundible.

La ciudad de Frías es un elemento irrepetible dentro del paisaje de Las Merindades. Surgida en la primera época de la repoblación castellana, el trazado de su núcleo urbano conserva un aire típicamente medieval que se ve reforzado por la silueta de un Castillo levantado sobre una inverosímil atalaya rocosa.

Casas colgantes - Frías
Trazado medieval de Frías
Iglesia de San Vicente - Frías

La fortaleza, desde la que se goza de una inmejorable perspectiva de la ciudad y de casi todo el Valle de Tobalina, fue edificada entre los siglos XII, XV e incluso XVI. Además de la original torre del homenaje se pueden contemplar unos ventanales decorados con capiteles de estilo románico.

El fuerte desnivel existente en la plataforma sobre la que se asienta el caserío ha condicionado el trazado de las calles, el programa vertical de los edificios y un estético conjunto de Casas colgantes.

En muchas de las construcciones de Frías se ha mantenido un entramado de madera con claro origen medieval. En el extremo opuesto al castillo se localiza la Iglesia de San Vicente de la que se expolió, en 1904, una interesante portada románica.

RutaTrespaderne ValleTobalina lista

Qué ver y qué hacer en Las Merindades