Senderismo Remolina

GR1_TramoLeons1b

Datos básicos del sendero:

  1. Distancia: 62,5 km
  2. Tiempo estimado: 18 h
  3. Punto de salida: Collado de la Cruz Armada
  4. Ciclabilidad: 100 %
  5. Dificultad: Media
  6. Época recomendada: Todo el año excepto época de nieves

Sendero Histórico GR-1 en León

Comarca: Montaña de Riaño - Picos de Europa

Valverde de la Sierra - Prioro - Tejerina - Remolina - Las Salas - Lois - Acebedo - Maraña

El tramo leonés, formado por cinco etapas, es parte del sendero de gran recorrido (GR1) que une el Mar Mediterráneo, entre Ampurias (Gerona), con el Océano Atlántico, en Finisterre (La Coruña).

Se trata de un recorrido histórico, jalonado de localidades que alcanzaron un gran esplendor durante la Alta Edad Media y fueron cuna de reinos. Es una de las rutas de senderismo más conocidas de la Península Ibérica y mantiene un enorme interés paisajístico. El sendero se encuentra perfectamente señalizado y, en León, transcurre a través del Parque Regional de Picos de Europa.

La ruta cuenta con Cinco etapas de los que salen también otros pequeños recorridos señalizados que invitan a conocer diferentes sendas del Parque.

La primera, de Valverde de la Sierra a Prioro, lleva a través de cañadas de trashumancia.
La segunda, de Prioro a Las Salas, seconducen por parajes enigmáticos y únicos como el Sabinar de Crémenes.
La tercera, de Las Salas a Lois, nos guía, entre hayedos hasta la conocida catedral de la montaña.
La cuarta, entre Lois y Acebedo, enseña bellos ejemplos de la arquitectura popular de Picos de Europa.
La quinta, El final de trayecto nos dirige desde Acebedo al Puerto de Tarna através de un sobrecogedor paisaje que nos recuerda que el viaje ha merecido la pena.

Desde el puerto la ruta continúa hasta Asturias para aprovechar el trayecto del Camino de Santiago que lleva hasta Finisterre.

1ª Etapa: Valverde de la Sierra - Prioro
Distancia: 15,7 km - Duración: 5:30 h - Desnivel: 475 m

El GR-1 entra en la provincia de León y en el Parque Regional por el Collado de la Cruz Armada, abierto en la base de la imponente pirámide caliza del Espigüete. Desde allí desciende por un sendero empinado hasta enlazar con la pista del Valle del Río Mercero, que  desemboca en Valverde de la Sierra.

Atravesando la localidad, continúa por la carretera que sirve de acceso al pueblo hasta alcanzar la primera pista que se desvía a la izquierda en dirección a los pastizales de la Vega del Río Grande. Desechando continuos ramales que se apartan a uno y otro lado, esta pista, compartida con el PR-LE 34 que se dirige a la Cumbre de Arbillos, sigue el fondo del valle hasta Besande.

A partir de aquí la ruta se introduce en el valle secundario del Arroyo Valdicueva, utilizando en un primer momento la carretera del puerto de Monteviejo, pero apartándose luego por una senda que asciende suavemente al lado del arroyo hasta coronar el collado, en el que se abre la vista al valle de Prioro.

En este alto encontraremos una pista de tierra que desciende por la umbría del Pico Cueto, tocando el lindero del precioso Hayedo del Codijal, en cuyo interior se descubren abigarrados acebos. Sigue un largo y pronunciado descenso que termina en la vega del Codijal, donde salimos a la pista que recorre el valle. Hacia la izquierda, este camino agrícola conduce en un tramo final llano y entretenido, hasta la plaza de la iglesia de Prioro.

2ª Etapa: Prioro - Las Salas
Distancia: 15,4 km - Duración: 6:15 h - Desnivel: 563 m

Salimos de la plazuela de El Salido, situada a la vera del Río Cea en la periferia de Prioro, el mismo punto del que parte el sendero de pequeño recorrido del Corral de los Lobos. De este modo, nos introducimos en el vallejo del Repenedo, entre montes cubiertos de robles.

El camino remonta todo el valle hasta salir al collado del Corral de los Lobos, donde se ha reconstruido un chorco como el que pudo existir antaño. Atravesando el collado, tomamos una senda que desciende de forma progresiva hacia Tejerina, saliendo a la carretera a las afueras del pueblo al pie de la cascada de El Gorgolón, antiguo lugar de celebración de ritos paganos.

Hay que subir hasta la Iglesia de Tejerina para continuar por la pista del cementerio, que alcanza enseguida un desvío que comunica un conjunto de prados de siega y del que surge, pocos metros más adelante, otro camino que permite rodear las fincas por la parte alta. De este modo, subimos a coronar la loma que limita el valle de Valdelascortes, que se abre ante nosotros.

Debemos atravesar una pista que corta perpendicularmente la ruta, para seguir un ancho camino de tierra que, salvando el curso del arroyo homónimo, asciende por la umbría del valle hasta alcanzar la divisoria de las cuencas del Cea y del Esla. En este punto, el Paso de Mostagerosa marca el inicio de un pronunciado descenso a través de una preciosa masa arbolada, que empieza siendo un hayedo salpicado de robles y se acaba convirtiendo en un bosque mixto de robles albares y rebollos.

El descenso termina en Remolina, en el fondo de un valle estrecho hundido entre agrestes cresterías. Debemos seguir ahora la carretera vecinal, que comunica el pueblo con el Valle del Esla, hasta encontrar una pista que cruza por un puente sobre el Río de Remolina en las inmediaciones de una cantera. El tramo final de la etapa lo haremos por el Camino Real, siguiendo el margen izquierdo del Esla hasta Las Salas.

3ª Etapa: Las Salas - Lois
Distancia: 9,1 km - Duración: 3:15 h - Desnivel: 275 m

Desde Las Salas, el GR-1 toma la pista que, saliendo del barrio de Santolaja, se adentra en Valdelasna, la valleja que se abre por detrás del pueblo en dirección a Las Pintas. En continua subida, más pronunciada en unos tramos que en otros, vamos atravesando un tupido robledal que, con la altitud, se transforma repentinamente en un umbroso hayedo. Poco después salimos del bosque y la pista cambia de vertiente para afrontar la última parte de la ascensión por las faldas de Las Pintas, entre un matorral bajo de aulagas espinosas.

De esta forma coronamos el Puerto del Pando, disfrutando de un quebrado e indómito panorama de peñas y valles angostos. Al otro lado del collado, donde se ha reconstruido un chozo de pastores, el camino se interna de inmediato en un frondoso hayedo y se lanza a un rápido y casi vertiginoso descenso que culmina entre las cuadras y casas de Salamón.

Para continuar hacia Lois, no queda más remedio que seguir la estrecha y sinuosa carretera vecinal que proporciona comunicación a esta localidad montañesa a través del Desfiladero del río Dueñas. Es un tramo muy hermoso, siempre a orillas del cauce fluvial y entre altos paredones de caliza.

En mitad de la hoz, un ligero ensanchamiento localizado en la confluencia del valle de Ciguera apenas deja espacio para un vistoso molino de dos rodeznos, que fue utilizado antaño tanto para moler grano, como para producir energía eléctrica. Más curvas y cambios de orilla se suceden por el interior de la hoz hasta que, de pronto, las laderas se apartan y dan paso a una amplia e inesperada cabecera de fértiles prados delimitados con setos de sauces y chopos.

Entonces, la carretera afronta una última subida que culmina a las puertas de Lois, entre cuyo caserío emerge altiva y sorprendente la Iglesia de Santa María, que ha merecido el apelativo de la Catedral de la Montaña.

4ª Etapa: Lois - Acebedo
Distancia: 10,7 km - Duración: 3 h - Desnivel: 415 m

Abandonamos el pueblo de Lois por la pista de Liegos, que se adentra en el Valle del Río Zaco acompañada por el sendero de pequeño recorrido que conduce al puerto de Llorada. Poco a poco, el valle se va angostando entre pindias laderas que se muestran pedregosas y arbustivas en la solana y densamente forestadas en la umbría.

Sin tomar ningún desvío, la ruta alcanza el Prado Demedios, donde se encuentra con otro sendero de pequeño recorrido que discurre entre Liegos y Acebedo. Ambas sendas toman el desvío que se dirige hacia la angostura que precede al magnífico Valle de Llorada, donde aún quedan en pie los restos de una antigua explotación minera de cinabrio.

Pasado el conjunto de edificios en ruinas, se alcanza un desvío por el que se aparta el PR del puerto de Llorada a nuestra izquierda, mientras nuestro camino continúa hacia la cabecera del valle. Allí inicia una fuerte subida a base de curvas y contracurvas por el interior de un hermoso hayedo, hasta desembocar en el Collado de Lois, también llamado de El Hito.

Al otro lado del collado, comienza un largo tramo de pronunciado descenso a lo largo del Valle de Erendia, que transcurre en su mayor parte entre pastizales y monte bajo de brezos y piornos, pero que también atraviesa algunas destacadas manchas de haya. La parte más acusada de la bajada termina en cuanto el camino del Collado de Lois se funde con la pista del valle de Corsalines que, por la izquierda, sube hacia las praderías de la base del Mampodre, mientras que, por la derecha, conduce a nuestro destino, el apacible enclave de Acebedo.

5ª Etapa: Acebedo - Puerto de Tarna
Distancia: 11,4 km - Duración: 3:45 h - Desnivel: 320 m

Para completar su recorrido por el Parque Regional, el GR-1 abandona Acebedo cruzando el puente sobre el río que circunda el pueblo. A las afueras de la localidad se encuentra una bifurcación. Nosotros seguiremos el ramal de la izquierda, que va a salir a la carretera del Puerto de Tarna unos cientos de metros más adelante. Justo en el cruce, el GR se desvía por unas roderas que se dirigen a los prados de la vega en la que confluyen el Esla y el Río de Maraña.

Enseguida este camino se diluye en los pastizales, lo que nos obliga a seguir el borde de los campos hasta las inmediaciones del invernal de Matasalera. Allí volvemos a encontrar un camino de carros bien marcado, que se adentra en el valle de Maraña entre herbazales y montes tapizados de robles y hayas. Poco a poco esta pista se acerca al curso del río de Maraña, hasta que acaba por cruzarlo para salir a la carretera vecinal a 500 metros del pueblo.

Una vez en Maraña, la ruta atraviesa la localidad en busca de la pista de Cagüezo, que nace a los pies del vertical paredón rocoso de Peña Hoguera. Esta pista, utilizada también por el sendero de pequeño recorrido que conduce al Puerto de Las Señales, bordea los pastizales de Salgorio para ascender cómodamente al Collado de Cagüezo, desde el que se avista una magnífica panorámica del macizo glaciar de Mampodre. A través de este paso, accedemos al Valle de Riosol, que muestra magníficas terrazas fluviales y extensas zonas de pasto.

La pista sigue la umbría del valle hasta el caserío de Riosol, formado por un edificio alargado distribuido en vivienda y establos y una ermita restaurada. En Riosol se separan el PR de Las Señales y el GR-1. Nuestro camino continúa por encima del caserío, utilizando las sendas abiertas por el ganado a través del matorral de brezos y tojos para alcanzar el cercano Puerto de Tarna, punto y final del recorrido leonés pero inicio del tramo asturiano del GR-1.

TramoLeonesGR1 lista

Qué ver y qué hacer en Montaña de Riaño - Picos de Europa