Turismo Montes Torozos

Visita al Castillo y Muralla de Urueña - Valladolid

Comarca: Montes Torozos

Urueña

El Castillo de Urueña se localiza en la provincia de Valladolid, dominando hacia el norte la Tierra de Campos, desde la altura de los Montes Torozos. Se sitúa, pues, en el extremo occidental de la parte alta de la línea de páramos, en un punto muy estratégico del área fronteriza entre los antiguos reinos de León y Castilla, hecho que determinó su construcción.

Urueña formaba parte del Infantazgo de Valladolid que Alfonso VII había dado a su hermana Doña Sancha. El hecho de situarse en posición estratégica entre los reinos de León y Castilla, hizo que ambos reinos persiguieran conseguir su control.

Cuando muere Alfonso VII en 1159, en su testamento dividía de nuevo el reino entre sus hijos; Sancho III se convierte en el rey de Castilla y Fernando II en el de León.

Castillo y Muralla de Urueña
Castillo y Muralla de Urueña
Castillo y Muralla de Urueña

Urueña queda en manos de este último colocando el monarca en 1160 como tenente a Fernando Ponce. Bajo el poder leonés, seguirá hasta 1181, en que es conquistada por las tropas castellanas.

Dos años después, en 1183, el Tratado de Fresno-Lavandera, delimitaba las fronteras entre ambos por un período de 10 años quedando Urueña en manos castellanas, como una de las últimas plazas del territorio.

Una cláusula de este tratado, impedía al rey castellano construir fortalezas en determinadas poblaciones, pero excluía, entre otras, a Urueña. Esta excepción determinó que Alfonso VIII dotara a esta villa de la fortificación que asegurara su control cuando acabara la tregua. A este momento debe pertenecer por tanto el recinto amurallado original de Urueña.

Castillo y Muralla de Urueña
Castillo y Muralla de Urueña
Castillo y Muralla de Urueña

En 1217, el rey leonés Alfonso IX ocupó Urueña, además de otras poblaciones del entorno, como San Cebrián de Mazote, Villagarcía, Castromonte o San Pedro de Latarce, pasando de nuevo toda la zona a control leonés, hecho que fue ratificado en las treguas firmadas en el Tratado de Toro, en 1218.

Urueña vuelve a ser protagonista un siglo después durante las guerras civiles de Pedro I (1350-1369). Con Juan I y sus hijos, la villa pasó a manos de los Infantes de Aragón, ya en el siglo XV, retomándolo de nuevo Juan II en 1430.

Esta situación duró poco, ya que el rey castellano devolvió la villa a don Juan de Aragón hasta 1445, y tras la batalla de Olmedo, la perderá definitivamente, siendo la familia Girón, la que ostentará la propiedad de la Villa de Urueña durante el reinado de los Reyes Católicos.

Castillo y Muralla de Urueña
Castillo y Muralla de Urueña
Castillo y Muralla de Urueña

El recinto amurallado de Urueña se sitúa al borde del páramo, obteniendo así una gran visibilidad del entorno. Conserva dos puertas entre la que destaca la conocida como del Azogue, que presenta un estrecho corredor, cuya entrada protege un cubo de planta circular. Al sur del trazado se sitúa la Puerta de la Villa.

Del trazado actualmente visible, algunos tramos se deben a reconstrucciones del siglo XX, que recrecieron la altura de sus muros, de los que apenas si ser conservaba la cimentación. Este proceso ha sido especialmente intenso en el sector sur de la muralla, en la zona próxima al castillo.

El castillo, parece que se construyó durante el reinado del monarca Fernando I, hacia 1060. Se localiza en el extremo del recinto amurallado situado en la parte llana del páramo, por lo que convierte así en defensa avanzada, en el punto con menor defensa natural.

Castillo y Muralla de Urueña
Castillo y Muralla de Urueña
Castillo y Muralla de Urueña

El Castillo tiene planta rectangular y cubos circulares en las esquinas y en los paños y se une con la muralla por una cortina de mucha pendiente, que acometía en perpendicular a la muralla.

Esta cortina remataba en una torre troncocónica conocida como el Torreón de Doña Urraca, que ocupaba la esquina sureste del recinto amurallado en la que hoy aparece integrado, pero que en realidad pertenecía a las defensas del castillo. Algunos muros, hoy desaparecidos, cerraban este espacio y formaban de este modo una especie de barbacana que protegía el acceso a la fortaleza.

En la actualidad el castillo es el cementerio municipal. Es posible realizar una visita por los adarves de gran parte de su recorrido, de manera libre.

Información: Castillos de las Fronteras | Arturo Balado Pachón - Consuelo Escribano Velasco

Castillo muralla uruena mini

Qué ver y qué hacer en Montes Torozos