Turismo Castilla y León

Qué ver en San Pedro Manrique

Comarca: Tierras Altas

San Pedro Manrique

La localidad soriana de San Pedro Manrique se encuentra al noreste de la provincia, en la comarca de Tierras Altas. Las ruinas del castillo, en lo alto, al norte, nos hablan de su vieja significación estratégica.

Un recinto amurallado se extiende bajo aquél, hacia mediodía. En su interior quedan casi todas las casas, y cuando menos el solar de las antiguas iglesias de Santa María, San Juan, San Miguel, San Martín y Santo Tomás.

San Pedro Manrique forma un bello conjunto de arquitectura popular serrana. Fue conquistada y repoblada por navarros en el siglo XI y fue la cabecera de su comunidad de villa y tierra.

Castillo de San Pedro Manrique
Arquitectura popular - San Pedro Manrique

La época más próspera fue durante el apogeo de la Mesta, momento en el que contó con cuatro parroquias, llegó a albergar una población de más de 4.000 personas y en el que se vincula al comercio internacional de la lana, especialmente a través del puerto atlántico de la Rochele.

Las calles son estrechas, empinadas en gran parte, y hay en ellas bastantes casas con voladizos y entramados, de las que se hacían en los siglos XVI y XVII, para los usos comerciales con frecuencia, comunes en otras partes de Castilla.

Más bajo del pueblo corre el río, donde en otro tiempo había dos batanes y varios molinos harineros.

Muralla - San Pedro Manrique
Iglesia de San Miguel - San Pedro Manrique

No lejos del cauce del río Linares, que cruza la villa, se encuentran los muros atrevidos del Castillo de San Pedro El Viejo, junto al que hubo un monasterio de caballeros del Temple. Desaparecieron las otras torres de San  Miguel y San Juan, ésta última de traza morisca.

El Castillo de San Pedro Manrique fue una residencia nobiliaria de carácter defensivo. Su construcción debe datarse hacia 1421, fecha en la cual, el Rey Juan I entrega la entonces Villa de San Pedro de Yanguas a Diego Gómez de Manrique, en agradecimiento a su familia por el apoyo a la nueva dinastía de los Trastámara.

Castillo de San Pedro El Viejo - San Pedro Manrique
Iglesia se San Martín de Tours - San Pedro Manrique
Ermita de la Virgen de la Peña - San Pedro Manrique

La vinculación de esta familia con la villa aumenta entonces, añadiéndose su nombre al de la localidad, en el año 1464 pasaría a llamarse San Pedro Manrique.

La Iglesia se San Martín de Tours, espaciosa y de gran amplitud, de tres naves, con sobrias bóvedas de arista sostenidas por seis pilares octogonales. En recientes obras de acondicionamiento han aparecido restos románicos correspondientes al templo primitivo.

Conserva un excelente calvario de estilo gótico del XII o principios del XIII. El retablo del Altar Mayor, del siglo XVIII, es barroco y en un lateral está el dedicado a la Inmaculada que procede de la Iglesia románica de San Miguel, hoy arruinada.

Ermita de la Virgen de la Peña - Paso del Fuego
Paso del Fuego - San Pedro Manrique

La Ermita de la Virgen de la Peña era otra de las cuatro  parroquias de la villa. Esta iglesia se  derrumbó en los años treinta y  el edificio actual es una  reedificación de los años cuarenta que conserva aún su  portada original.

A los pies de su  portada se celebra cada noche de San  Juan el rito del Paso del Fuego. Leer más»

El Paso del Fuego

La noche del 23 de junio, festividad de San Juan Bautista, y coincidiendo con el soltsticio de verano, la noche más larga del año, en San Pedro Manrique se celebra un rito único cuyo origen se pierde en el tiempo.

En el anfiteatro de la ermita de la Virgen de la Peña, dominando el pueblo, se apilan mil kilos de rajones de roble del año anterior a los que se prende fuego.

La hoguera se quema y se extienden las brasas. Entorno al fuego se reúnen vecinos e hijos del pueblo. Se descalzan los pasadores. Emoción contenida, silencio.

Los sampedranos descalzos, solos o llevando a horcajadas a otro, pasan una hoguera de ascuas incandescentes en una muestra de arrojo y valor que aúna año tras año en un mismo acto la perpetuación de un rito único, mágico y ancestral y la voluntad de un pueblo en reafirmarse en su propia existencia e identidad.

Al día siguiente móndidas, caballada, descubierta, mayo, arbujuelos, jota y cuartetas. La fiesta es más íntima, detrás de cada acto un torrente de emociones y de historia.

La fiesta se reinterpreta cada año.

Información: Ayto. San Pedro Manrique

un paseo san pedro manrique mini

Qué ver y qué hacer en Tierras Altas