Turismo Castilla y León

Qué ver en Almazán - Soria

Comarca: Tierras de Almazán

Almazán

La villa de Almazán, situada a 32 km de Soria, se encuentra en un paraje de colinas repleto de restos históricos que recuerdan el importante papel que jugó la villa en la época medieval.

Rodeada por extraordinarias construcciones monumentales, la Plaza Mayor de Almazán se vislumbra como ‘plaza castellana’ por excelencia. Aquí encontramos dos de los monumentos más importantes de la Villa, el Palacio gótico-renacentista de los Hurtado de Mendoza y la Iglesia románica de San Miguel, declarada monumento histórico-artístico en 1931.

El Palacio señorial de estilo renacentista fue erigido por la familia Hurtado de Mendoza en los siglos XV y XVI. El palacio se alza en dos plantas: En la planta inferior se abren seis ventanas que se corresponden con otros tantos balcones de la planta principal. En la planta superior destaca la galería de estilo gótico-isabelino.

Un Paseo por Almazán
Plaza Mayor de Almazán
Palacio de los Hurtado Mendoza

El exterior presenta dos fachadas renacentistas, cada cual más esplendorosa. Una de estas fachadas cierra uno de los lados de la Plaza Mayor, formando ángulo con la Iglesia de San Miguel. Otros elementos destacables son el escudo de los Mendoza y el patio interior.

La Iglesia de San Miguel, románica del siglo XII, fue declarada Monumento Nacional en 1931. El templo es el resultado de una miscelánea de estilos. Adosada al templo se ubica una torreta, que alberga en su interior una peculiar escalera de caracol.

Sorprende el abovedamiento del crucero, con rara cúpula nervada de influencia musulmana, formada por nervios que parten pareados, dejando en el centro un octógono base de la linterna y dibujando una estrella de ocho puntas.

Recinto Amurallado Un paseo por las calles de la Villa o sus alrededores puede deparar la contemplación de su antigua muralla. Decir Almazán es hablar de sus murallas, ya que de su traducción al romance resulta ‘El Fortificado', y aunque su raíz claramente árabe pudiera llevar a confusión hay que fechar estas en el tránsito de los siglos XII al XIII.

Iglesia románica de San Miguel
Bóveda Iglesia de San Miguel
Puerta del Mercado

Su disposición se realizaba acorde con las características del terreno, emplazándolas en lugares inexpugnables, o creando obstáculos en las zonas más desprotegidas. Su recorrido es uniforme a lo largo de todo el perímetro, excepto en las puertas conservadas y en el 'Rollo de las Monjas', casos estos en los que aparecen torres rompiendo la homogeneidad de la construcción.

Tanto la puerta de Herreros como la de la Villa, situadas a saliente, presentan torreones cilíndricos flanqueándolas, no así la del mercado -a poniente- con torres prismáticas de marcada tradición árabe.

Aún conservan las puertas de Herreros y de la Villa los huecos para encajar las trancas de cierre. La del Mercado, presenta como característica esencial, un hueco entre dos arcos ojivales para alojar el rastrillo. Algunas marcas de cantero idénticas, repetidas en las tres puertas, despejan cualquier duda que pudiera suscitar su distinta tipología, dejando aclarada la coetaneidad de todas ellas.

Puerta de Herreros
Rollo de las Monjas
Postigo de San Miguel

El Rollo de las Monjas constituye un refuerzo en el angular de las murallas sitas al noroeste. A modo de torreón cilíndrico está rematado por un cinto de volados matacanes de realización posterior y se eleva en el punto más agudo y estratégico del recinto.

Una reciente restauración realizada en el Postigo de San Miguel, cegado hasta ahora, ha permitido además de la recuperación de esta puerta menor de acceso, la posibilidad de contemplar desde el mirador, allí situado, un espléndido paisaje en el que el Duero en su recorrido adquiere especial relieve.

Muy próxima a la puerta de la Villa, y en la cuesta a la que da nombre, conduciéndonos hasta el Duero, está emplazada la Ermita de Jesús. Edificada sobre lo que fuera la antigua parroquia de Santiago, se eleva sobre una plataforma circundada por un sólido muro, con una portada neoclásica flanqueada de pilastras y contrafuertes, que sirven de apoyo a una torreta que alberga un campanil, rematada a su vez por un frontón.

Mirador del Postigo de San Miguel
Ermita de Jesús
Iglesia de la Virgen del Campanario

La ermita, toda construida en piedra de excelente cantería, presenta planta octogonal similar a otras de traza románica que podemos encontrar en la Ruta Jacobea. Sobre este octógono, aparece un zócalo decorado con relieves a modo de cuadrados, rematado por un cimborrio o linterna, con ocho aperturas que permiten la iluminación interior. Leer más»

ERMITA DE JESÚS - ALMAZÁN

Ocho sectores esféricos coronan el conjunto, sobre el cual se apoya airosa una esbelta veleta terminada en cruz.

La rica portada de acceso a la capilla, sigue el estilo barroco del siglo XVIII y en ella se aprecia claramente un relieve con el escudo de la villa adnamantina como motivo central.

Ya en su interior, observamos cómo cada un de los paños que conforman la ermita, están adornados con interesantes y bien cuidados retablos barrocos.

En su parte central, preside el conjunto, la solemne imagen de Jesús Nazareno, patrono de Almazán. Tanto esta imagen como su ermita gozan de un fervor especial por parte de los adnamantinos, que se remonta hasta el siglo XVIII, época en la que la Virgen del Campanario era distinguida preferentemente en la devoción popular.

Iglesia de Nuestra Señora del Campanario En la parte más alta de la villa y sobre una plataforma, conforme a los cánones románicos, se levanta esta iglesia de grandes proporciones.

Conserva de su inicial parte románica, la cabecera con sus tres ábsides y el crucero, ya que el resto fue sustituido en el siglo XVII aún respetando la distribución románica de las tres naves. Están cubiertos los tres ábsides semicirculares con cuartas de esfera, y los tramos anteriores, con cañones apuntados. En el tramo central del crucero, la cubierta originaria se sustituyó por una bóveda de terceletes dispuesta sobre arcos torales, que arrancan de pilares cruciformes. Leer más»

IGLESIA DE NTRA. SRA. DEL CAMPANARIO - ALMAZÁN

Los capiteles están decorados con vegetales de no muy fina talla, representando acantos y frutos semejantes a las piñas de San Miguel, no habiendo ninguno historiado ni de animales. Los canecillos se decoran con aspas y rollos de traza morisca en su rampa.

En su exterior su tres ábsides son escasamente visibles. El central tiene medias columnas y los laterales poseen en la cornisa canecillos variados, destinándose sólo al central los modillones de tres rollos lisos. Tanto la trecería de la bóveda como sus motivos ornamentales corresponden a la segunda mitad del siglo XV.

La iglesia de Campanario, cerrada al culto la mayor parte del año, abre sus puertas a los fieles para los oficios de Semana Santa, y especialmente durante el novenario en honor al patrón de la Villa, Jesús Nazareno.

Convento de la Merced
Iglesia de San Pedro
La Bajada de Jesús Nazareno

El Convento de la Merced, declarado Monumento Nacional, conserva fachada barroca con puerta adintelada. En el frontón, figura en el centro el escudo mercedario. En recinto  está enterrado el gran dramaturgo Tirso de Molina, fallecido en febrero de 1648.

Iglesia de San Pedro, templo de amplias proporciones levantado a finales del siglo XVII, fruto de la unión de las parroquias medievales de San Pedro-San Pablo y San Andrés. Destaca en el interior el retablo mayor, realizado en 1778 por Felix Malo, entallador de Calatayud.

La Bajada de Jesús Nazareno Fiesta de interés turístico regional. Varios centenares de kilos de cohetes. Miles de adnamantinos y visitantes. Una plaza Mayor haciendo guiños tímidos antes de apagar definitivamente las luces.

Baja el Nazarano desde la iglesia del Campanario, donde ha permanecido una semana después de la Subida, sobre los hombros de quienes subastaron los banzos por la mañana. Regresa a su ermita como cada primer domingo de septiembre, en un descenso flanqueado por las peñas y las flores. Leer más»

LA BAJADA DE JESÚS NAZARENO - ALMAZÁN

Hay murmullos en la plaza y gentes que intentan coger le mejor sitio para las emociones. La banda municipal da la salida a la procesión y un silencio inmenso se hace con la villa entera.

Dan las diez en el reloj de la plaza y una oscuridad breve precede al estallido: los fuegos artificiales y los cohetes golpean el tímpano y el pulso, haciendo eco un año más en una plaza a rebosar que aguarda la traca final. El Cristo vigila el espectáculo pirotécnico y los costaleros cumplen promesas de fe.

El Nazareno, antes de volver a su ermita, se dará la vuelta como cada septiembre para mirar de frente a su pueblo. La intensidad de adrenalina y religiosidad se ha cumplido otro septiembre den las fiestas de Almazán.

La Bajada de Jesús Nazareno
San Pascual Bailón y El Zarrón
San Pascual Bailón y El Zarrón

San Pascual Bailón y el Zarrón Fiesta declarada de interés turístico regional. El 17 de mayo, Almazán revive un ritual antiguo durante las fiestas de San Pascual Bailón. Es el Zarrón, celebración con simbología pastoril en la que ocho parejas ataviadas con los trajes típicos bailan danzas del XVIII, mientras dos estrafalarias figuras con rabos de zorro las flanquean.

Tras las misa verán danzar de nuevo a los bailarines, mientras el Zarrón -enemigo de las ovejas o el mismo diablo- reparte mamporros a diestro y siniestro en la plaza. Una mezcla de de vino, azúcar, canela y pan mojado llamada soparra que será tomada en la casa del mayordomo, quien la servirá en colodras labradas artesanalmente.

UnPaseo Almazan lista

Qué ver y qué hacer en Tierras de Almazán