Turismo Castilla y León

Monasterios Arquitectura religiosa en el Sureste Leonés - León

Comarca: Sureste Leonés

Villamol - Sahagún - Villaverde de Sandoval - San Pedro de las Dueñas - Gradefes - Santa Olaja de Eslonza

Villamol Ruinas del Monasterio de Santa María de Trianos Situado muy cerca de Cea, se encuentran las ruinas del monasterio de Trianos. Fue convento del siglo XII, año 1185, de canónigos de San Agustín, aunque hay bula que citaba ya al abad y prior en Trianos en 1125 y en competencia con los monjes de Sahagún. Su abadía anexa, Santa Maria la Real, tenía una hospedería para peregrinos, fundada por Don Tello Pérez de Meneses y su esposa Doña Guentruedo García allá por fechas de Alfonso IX. De esta familia era un obispo de Palencia, Don Tello, del que habla Gonzalo de Berceo en sus milagros. Aquí conoció Don Pedro el Cruel a la hermosa María de Padilla, con ocasión en que la dama se encontraba con sus tíos, Tello de Meneses, y quedó prendado en su hermosura y en su volcánica pasión. Leer más»

MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE TRIANOS - VILLAMOL

Allá por los años 1515 a 1520 quedaban tan pocos monjes en Trianos, que se decidió que fueran los dominicos los que pasaran a esta abadía de Santa Maria la Real, convirtiéndola en centro de Estudio General.

Adquirieron tal fama estos estudios que ya el autor de la Picara Justina, para elogiar a los estudiantes, decía que le habían formado en Trianos. Estudiaron aquí el duque de Lerma, don Francisco Gómez de Rojas (patrono del convento de Trianos) y su hijo don Cristóbal de Rojas, obispo de Jaén y Oviedo.

Fueron aposento real del rey Don Felipe III y su esposa Margarita en 1602, en su viaje a León para tomar posesión de su canongía en la catedral de León.

Hasta la desamortización de Mendizábal se mantuvo como centro de estudios.

Las ruinas actuales son ya del siglo XVI. Del siglo XIII se aprecia muy poco, puesto que un bello sepulcro gótico se halla en Sahagún y el retablo de la iglesia en el templo del convento de las monjas de la Santa Cruz.

Sahagún Restos del Monasterio de San Benito (Anteriormente San Facundo y San Primitivo) El monasterio alcanzó su máximo esplendor en el reinado de Alfonso VI y fue en este momento cuando llegaron al mismo los monjes cluniacenses. Solamente quedan en pie tres partes del mismo:

La Capilla de San Mancio, de una sola nave de tres tramos, aunque uno de ellos destruido, y cubierta con bóveda de crucería. La capilla es objeto de confusión al ser identificada por algunos con la primitiva capilla edificada en época de Alfonso III, todo ello se debe a un problema en los cambios de advocación, puesto que originalmente esta se dedicó a San Benito tal como reza la inscripción que indica la consagración del altar en 1184.

Ruinas del Monasterio de Santa María de Trianos - VillamolRestos del Monasterio de San Benito - SahagúnRestos del Monasterio de San Benito - Sahagún

La Torre, sobre un lado de la cabecera del Monasterio (antes de su destrucción existía otra torre gemela cuyos restos aún podemos observar a la izquierda de la existente) donde se instaló el reloj de la Villa y que gracias a ello se salvó de la destrucción, del 13 de mayo de 1835, pocos días antes de ser inaugurada después de la última restauración.

El Arco de San Benito, la portada meridional de la Iglesia. Aunque popularmente se le atribuya la función de entrada al monasterio, no del todo descaminada, en realidad nos hallamos ante la portada meridional de la iglesia obra de Eduardo Saavedra en 1662 y que es atravesado por la carretera cual arco de triunfo, destaca la calidad de su heráldica, inscripciones y por su estatuaria. Leer más»

MONASTERIO DE SAN BENITO - SAHAGÚN

Por otro lado los restos escultóricos hallados en Sahagún son importantes hitos en la escultura románica nacional.

La lápida sepulcral de Alfonso Ansúrez , la Virgen del tipo Kiryotisa más conocida como 'Virgen de Madrid', el capitel conocido como el de los Ocho Apóstoles, el Christo sedente al más puro estilo 'Pantocrátor', el taqueado de Jaca (en forma de casillas de ajedrez) y otras muchas obras (algunas góticas) caracterizan al monasterio como uno de los centros peninsulares más importantes del arte románico.

Monasterio de las Madres Benedictinas de Santa Cruz Esta humilde, pero acogedora abadía, fue fundada al lado del Monasterio de los Monjes de San Benito hacia la mitad del S. XVI. Denominado de 'Santa Cruz', alberga un pequeño Museo en el que se exhiben piezas de extraordinario valor artístico y que ocupa algunas estancias del monasterio. En él se expone al público parte del patrimonio artístico de esta comunidad y otras piezas procedentes de Iglesias de la Villa de Sahagún.

 Monasterio de las Madres Benedictianas de Santa Cruz - SahagúnMonasterio de Santa María - Villaverde de SandovalMonasterio de San Pedro de las Dueñas

Villaverde de Sandoval Monasterio de Santa María de Sandoval Situado en el Camino de Santiago, fue centro de atención a peregrinos en su albergue. Fue fundado por el conde Pedro Ponce de Minerva, Doña Estefanía Ramírez su mujer, y los hijos Ramiro, María y Sancha. Respecto de su iglesia, no consta fecha, pero sí nombres de dos maestros que trabajaban en el monasterio, y son 'Dominicus magister', de 1202 a 1203, y 'Mícael el maestro', en 1205. Lo más probable es que se deba al mismo arquitecto que la de Gradefes, y que esté hecha después, en el último decenio del siglo XII.

En el siglo XV fue ampliado por el abad Don Pedro de la Vega. Conserva elementos de estilo románico, gótico y mozárabe. De planta monacal tradicional, incluyendo una iglesia de tres naves, con cabecera en la que se señala al exterior y al interior con tres ábsides con ventanas grandes, muy esbeltas, con profusión de columnillas y molduras, sobre todo en el ábside central, y también hay claraboyas en los hastiales. Leer más»

MONASTERIO DE SANTA MARÍA - VILLAVERDE DE SANDOVAL

El aparejo es de sillería de caliza marcada. Son de gran belleza las arquerías montadas sobre pilares compuestos y capiteles representando castillos, como en Gradefes. Destacan la portada de entrada a la iglesia, con la representación del Crucificado y dos figuras orantes en el ático: San Bernardo y Santa María ante el Cristo Crucificado. Vicios y virtudes, representados por monjes encapuchados, difícilmente legibles al estar deteriorados.

El monasterio sufrió un gran incendio a finales del siglo XVI, lo que obligó a una importante reconstrucción posterior. Así el claustro o patio es neoclásico de siglo XVII, de impresionante sencillez arquitectónica.

La sala capitular es antigua y el refectorio, la cocina y las bodegas, están parcialmente conservadas, así como la biblioteca y la gran escalera de subida al sobreclaustro. La zona de celdas monacales prácticamente se ha perdido, conservándose la sala abacial en la parte de poniente.

Conserva en la iglesia un magnífico retablo su primer tercio consta que fue hecho por un fray Pedro Sánchez, de 1605 a 1618. Es de escuela vallisoletana. Contiene esculturas de la Virgen con el Niño, Calvario y cuatro relieves alusivos a San Bernardo y pictórico y con varios relicarios por detrás, hecho poco frecuente. Lástima que este importante retablo oculte el ábside cisterciense de la cabecera.

Destacan en su interior los sarcófagos de los fundadores, la imagen de la titular, Santa María, (Museo diocesano de León), del siglo XII, la de San Goroteo del siglo XVII, Santiago Matamoros del mismo siglo, Grupo de la Quinta Angustia, compuesto de ocho figuras de madera policromada y con mucho oro en las ropas. Es de la primera mitad del siglo XVI.

San Pedro de las Dueñas Monasterio de San Pedro de las Dueñas Construido a finales del siglo X y principios del XI. Es una de las iglesias más representativas del románico mudéjar de la fase preclásica. Se comienza en piedra y se acaba en ladrillo (1087 y 1110). El exterior es de planta basilical, para articular sus tres naves separadas por arcos de medio punto y cubiertas con bóvedas de cañón y crucería de ladrillo. Sobre el presbiterio de la Capilla Mayor se alza una torre totalmente de ladrillo, es de planta cuadrada y de sección decreciente. Destaca una colección de capiteles, el más curioso es el conocido popularmente como "de las siete monjas". En la cabecera de la iglesia destaca un Cristo de Gregorio Fernández. Leer más»

MONASTERIO - SAN PEDRO DE LAS DUEÑAS

Monasterio visitable que dispone de hospedería.

Horario:
No existe un horario establecido, hay que preguntar por una señora en el pueblo que posee la llave.

Teléfono: 987 780 150

Monasterio de Santa María - GradefesClaustro Monasterio de Santa María - GradefesRuinas del Monasterio de San Pedro - Santa Olaja de Eslonza

Gradefes Monasterio de Santa María Fundado en 1168 a orillas del río Esla, como cenobio de las monjas bernardas. La construcción de su iglesia comenzó el 1 de marzo de 1177, según dice una inscripción en el muro inferior norte. Y fue gracias a las propiedades que donan sus fundadores, especialmente la que luego sería su abadesa, Doña Teresa Pérez, viuda de García Pérez, caballero a las órdenes de Alfonso VII, además de dádivas y dotes de muchos fieles. La abadesa de Gradefes tenía jurisdicción civil y criminal en varios pueblos de la región constituyendo una merindad, que le permitía desde recaudar tributos a administrar justicia civil.

La primera comunidad la constituyeron monjas cistercienses provenientes del monasterio navarro de Tulebras. A comienzos del siglo XVII la comunidad íntegra se trasladó a Medina de Rioseco, quedando el centro en estado ruinoso hasta su regreso, bajo el abadiato de Doña Isabel de Quiñones. Es el único monasterio cisterciense femenino en España. Leer más»

MONASTERIO DE SANTA MARÍA - GRADEFES

Con la exclaustración de 1835 y el Decreto Republicano de 1868 que suprimía las órdenes religiosas, corrió peligro de abandono, superado en 1882 al incorporarse las religiosas de los monasterios cistercienses de Avilés y Otero de las Dueñas, continuando tal uso hoy en día. Ha sido restaurado recientemente.

La iglesia cisterciense de Gradefes, no está orientada como es normal, está formada por una cabecera de tres naves, cerradas con bóvedas sobre nervios apoyados éstos sobre pilares cuadrangulares con medias columnas adosadas. La cabecera en estilo románico de transición, junto con el capítulo son los elementos conservados más antiguos, del siglo XII.

El crucero es más tardío, completándose el coro y demás dependencias en el siglo XVII, lo que motiva su heterogeneidad. La decoración de capiteles es sencilla al más puro criterio cisterciense que mantenía la idea de eliminar 'las ornamentaciones supérfluas', desechadas por San Bernardo.

La capilla mayor y el absidiolo del centro se techan con paños cóncavos sobre nervios, en disposición de equilibrarse cruzándose los de la capilla, constituyendo el adelanto más notable del edificio. Los arcos son apuntados y de medio punto.

Uno de los capiteles representa una psicostasis o pesaje de las almas, tema egipcio que es asumido por la iconografía medieval cristiana, con la imagen de San Miguel pesando las almas y el demonio cargando de uno de los platillos de la balanza. Los muros, están construidos con piedra de sillería bien cortada.

Es visitable el claustro en forma de corredor rural, que sirve de cementerio para las religiosas y la entrada a la sala capitular, convenientemente restaurada. En la iglesia pueden contemplarse los sepulcros con figuras yacentes de los esposos fundadores, obra de finales del XIII que estuvo policromada. Junto a la puerta de la sacristía están grabados un escudo de cabeza de vaca y una mujer con tocado, del siglo XV.

En las dependencias monacales se custodian las tallas policromadas de una Virgen del XII y un Cristo gótico que formaba parte de un calvario del XIV. También se guardan vestiduras y calzado pertenecientes a la fundadora. Guardan asimismo una imagen románica de Nuestra Señora de Gradefes, y un crucifijo del siglo XIV de tamaño natural.

Pero una de las imágenes que más nos ha llamado la atención es la del 'niño peregrino', figurilla barroca, que tiene la característica que solamente se le viste de peregrino los 'Años Jacobeos'. Unos versos, colocados sobre la puerta, advertían antiguamente a los caminantes que entraban: Tú, que entras por estas puertas, detén el paso y advierte, que este sitio te convida a que mueras en la vida, para vivir en la muerte.

Santa Olaja de Eslonza Monasterio de San Pedro de Eslonza Convento prerrománico de estilo mozárabe construido en torno al 910 por el rey García. Se conserva de él la portada, que se trasladó a la Iglesia de San Juan y San Pedro de Renueva en la capital leonesa, en tiempos del obispo Almarcha. En el monasterio había una importante iglesia románica del XII, un claustro plateresco del siglo XVI, y un conjunto de tres fachadas barrocas en su exterior. Sólo quedan las fachadas del siglo XVIII, trasladadas a la ciudad de León, donde presiden hoy la Iglesia de Santa María de Renueva y un sin fin de obras menores, pero de gran calidad, diseminadas por los pueblos de la zona. Leer más»

MONASTERIO DE SAN PEDRO - SANTA OLAJA DE ESLONZA

Si tuviéramos que hacer el catálogo de estas piezas, citaríamos muchos lugares. Rara es la iglesia de estos pueblos cercanos que no tenga alguna pieza, ni casa particular que no posea alguna piedra labrada de la iglesia y del claustro del esquilmado monasterio benedictino de Eslonza. Este fue el resultado de la desamortización del año 1835.

En las ruinas pueden aun identificarse cada una de las partes que componían el monasterio: iglesia, claustro, refectorio, cocina, nevera, almacén, fuente de agua canalizada y desaladero del pescado, etc.

Su tormentosa historia deparó toda suerte de vaivenes, y suscitó todo tipo de comentarios. Así es como Jovellanos, por ejemplo, cuando estuvo en el monasterio de Eslonza en 1795, cuenta que oyó cantar una copla maliciosa que contiene los nombres de los lugarcillos vecinos, a una y otra mano del pueblo.

Ésta es:
'Santaolaya y Villarbún, Mellanzos y Palazuelos hacen los hijos a medias con los frailes de San Pedro'

Monasterios SuresteLeones lista

Qué ver y qué hacer en Sureste Leonés