Turismo Castilla y León

Por Tierras del Múdejar - Ávila

Arévalo - Madrigal de las Altas Torres - Fontiveros - Espinosa de los Caballeros - Blascomuño de Matacabras - Bernuy de Zapardiel - Cantiveros - Constanzana - Palacios Rubios - Pedro...

Moraña 'Tierra de moros'. La Comarca de la Morañaen la provincia de Ávila está repleta de arte múdejar, inevitable testimonio de la influencia musulmana en este territorio, de la profunda Castilla, de tierra de 'Pan llevar'. La Comarca de La Moraña es parte de la meseta castellana; llanuras infinitas sembradas de trigo, cebada, remolacha, a veces girasoles.

En la Moraña descubrimos una interesante amalgama de pueblos pequeños, encantadores, de repentinos paisajes verdes rompiendo con la monotonía de las llanuras del cereal, de impresionantes cielos a la puesta de sol 'Mar de la Moraña', que cambia de color según la estación del año, de gentes, de costumbres, de delirante gastronomía; un lugar para pasear y descubrir sin prisas.

El paisaje morañego aparece también salpicado de importantes masas forestales de coníferas, pinos y alamedas en los ríos y arroyos. La reina de las aves esteparias, la avutarda, habita en estas llanuras inmensas, así como la ganga, la ortega, el sisón o el aguilucho cenizo. En las zonas acuáticas encontramos profusión de aves típicas de este medio natural. En la Moraña pueden realizarse increíbles actividades relacionadas con la Naturaleza, como es la observación de aves acuáticas y también practicar deportes como senderismo o bicicleta.

Meseta castellana - La MorañaPinar característico castellano - La MorañaPuente de Medina - Arévalo

La ciudad de Arévalo es el centro neurálgico de esta comarca. La ciudad rezuma historia por sus calles y plazas, iglesias y castillos. Está surcada por dos ríos; el Adaja y el Arevalillo, testigos de las huellas que dejaron romanos, visigodos, árabes y cristianos. Sobre todo los árabes. Siguiendo la Ruta del Múdejar, la vista descubre los materiales más utilizados: cal, adobe, ladrillo y teja curva, que se repetirán en toda la comarca. A los árabes se debe, entre otras cosas, el refuerzo de las murallas, la reconstrucción del Alcázar, Arco de Alcócer y el increíble Puente que cruza el Arevalillo. Destacan plazas como la de la Villa, castellana auténtica de piedra y madera, la del Arrabal y la del Real, con su templete en medio.

Iglesias como la de San Martín (múdejar con atrio románico), que llama la atención por sus dos torres gemelas, una de ellas es denominada la de los ajedreces, Santa María la Mayor, San Nicolás (antiguo colegio de Santiago de la Compañía de Jesús), San Miguel (interesante retablo en el interior dedicado al mismo santo) San Juan, que alberga en su interior una bella tabla de San Zacarías, Santo Domingo, que guarda una imagen de la patrona (la Virgen de las Angustias), custodiada por una reja plateresca del siglo XVI, o la Iglesia del Salvador.

La Casa de los Sexmos y el Palacio de los Sedeños son edificios civiles que conservan la historia y despiertan inevitablemente el interés. Mención especial merece el Castillo, su ubicación lleva a pensar inmediatamente en la estrategia militar. Actualmente encontramos aquí un interesantísimo Museo del Cereal.

Plaza de la Villa - ArévaloIglesia de San Martín - ArévaloCastillo - Arévalo

No se puede abandonar Arévalo sin visitar, en sus afueras, la Iglesia de la Lugareja, joya del múdejar morañés. Se trata de un antiguo convento cisterciense donde la austeridad cristiana y la sensualidad musulmana se unen en perfecto equilibrio. En Arévalo existe un importante Centro de Interpretación de la Naturaleza en el que se reproducen los habitats de la comarca.

Madrigal de las Altas Torres es cuna de Isabel la Católica, del Obispo Alonso de Madrigal, llamado el Tostado, de Vasco de Quiroga, tan querido por los indios de Michiocán, que le llamaban 'padrecito'. Madrigal fue también escenario de los últimos días de Fray Luis de León. De las 100 altas torres que coronaron su Muralla, hoy sólo se conservan 23, que merece la pena visitar y conocer.

Madrigal sorprende con muchos tesoros: dos Iglesias: la de Santa María del Castillo, de estilo múdejar, y la de San Nicolás, la de la torre alta, de preciosos artesonados y sepulcros renacentistas en el presbiterio, donde también se puede ver la pila en que fue bautizada Isabel la Católica, el Palacio de Juan II es actual convento de las monjas agustinas, impresionantes artesonados múdejares coronan la alcoba donde nació la reina Isabel, la sala de Embajadores y la Capilla privada de los reyes. La actual clausura de las monjas formaba parte de las antiguas dependencias de la servidumbre.

Entrada Muralla - Madrigal de las Altas TorresIglesia de Santa María del Castillo - Madrigal de las Altas TorresIglesia parroquial - Fontiveros

Este palacio tiene aspecto de caserón, sobre todo si se compara con los palacios renacentistas italianos de las mismas fechas. En el Monasterio de los Agustinos murió Fray Luis de León. Después de la desamortización sólo perdura el hermoso patio herreriano. El antiguo Hospital Real, restaurado, es hoy, entre otras cosas, un Centro de Interpretación de la Naturaleza.

Imposible desprenderse de la historia, del arte, de la literatura, del misticismo: Fontiveros, donde vino al mundo San Juan de la Cruz, en el seno de una familia humilde, de tejedores. Huérfano desde muy pequeño, Juan de Yepes –San Juan de la Cruz– pasó múltiples penalidades. En la Iglesia parroquial descansan los restos de su padre y de un pequeño hermano que murió de inanición. Esta Iglesia es el monumento más valioso de la localidad; las investigaciones apuntan que fue una sinagoga judía en sus orígenes. Actualmente puede contemplarse un bello artesonado múdejar parcialmente destruido.

Completan la comarca de La Moraña pequeños pueblos cuajados de encanto, pero de ese encanto diferente y castellano que tiene La Moraña, a veces similares a la vista del viajero, para sus habitantes con personalidad propia cada uno de ellos.

Impresionantes Iglesias mudéjares encontramos en Espinosa de los Caballeros, Blasconuño de Matacabras, Bernuy de Zapardiel, Cantiveros, Constanzana, Palacios Rubios, Pedro Rodríguez, Donvidas, Moraleja de Matacabras, Villanueva del Aceral (que presume de ser escenario de episodios de la vida de la Santa), Barromán, Santuario del Cristo de los Pinares en San Vicente de Arévalo, con Palacio e Iglesia cuenta Rivilla de Barajas, y sorprendentes son también las Iglesias de Pajares de Adaja, Collado de Contreras, Sanchidrian, Adanero, Fuente el Sauz y Langa, cuna, este último lugar de José Jiménez Lozano, Premio Nacional de las Letras, y Premio Cervantes 2002; y donde se conserva una tradicional botica.

Iglesia - CantiverosCruz del Reto - CantiverosIglesia - Narros del Castillo

En Las Berlanas se pueden contemplar las estremecedoras ruinas de un antiguo caserío, que fue construido en adobe. En Villanueva de Gómez impresiona su templo derruido. Rodeado de pinos aparece el pequeño pueblo de El Bohodón, y en Tiñosillos, con insospechados aromas del sur y antiguo alfar, se siguen construyendo ladrillos para reconstrucción de edificios. Tiñosillos cuenta con su propia y peculiar cerámica. Doce tablas italianas de extraordinaria factura encontramos en la Iglesia de Sinlabajos. Una preciosa Iglesia parroquial neoclásica (1770) se erige en Mamblas.

Muy conocida es en Cantiveros la Cruz del Reto, donde se juntan la leyenda y la historia. Es aquí donde el entonces gobernador de Avila, Blasco Jimeno en el siglo XII "alcanza" a las tropas del rey de Aragón (padrastro del rey Niño) causante de la afrenta y humillación de las Hervencias.

Influencia italiana encontramos de nuevo en las pinturas y tallas de la Iglesia múdejar de Narros del Castillo, en Gotarrendura, cuna de la madre de Santa Teresa, se conserva 'el palomar' de nuestra universal santa, que posee un interesante artesonado múdejar. Castillo con leyenda tiene Narros de Saldueña; ladrillo, planta cuadrada y torre del Homenaje. Crespos es famoso por su artesanía del mimbre, y por su industria cárnica especializada en jamón. Y en Bercial de Zapardiel encontramos importantes Yacimientos arqueológicos.

Y por último, en Vega de Santa María encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción también conocida como ‘la iglesia de allá’, ubicada a 600 metros del pueblo. Destaca su torre mudéjar del siglo XIV, donde luce arabescos y sillares grabados, un sensacional artesonado y un ábside que es vivo ejemplo del mudéjar de esta tierra morañega.

ComarcaMorana lista

Qué ver y qué hacer en La Moraña y Arévalo