Turismo Castilla y León

Paseando por el Castillo de Burgos

Comarca: Burgos y Alfoz

Burgos Capital

La visita al Castillo de Burgos y su entorno no significa sólo un viaje a los orígenes de la ciudad, sino que supone una experiencia cultural de primer orden, pasando de los tesoros arqueológicos e históricos de la propia fortaleza a la diversidad de la naturaleza de su parque, el mayor de Burgos, que nos descubre la fauna y la flora autóctona en sus paseos y en el Centro de Divulgación de Aves.

La visita al castillo de Burgos pretende ser un exhaustivo recorrido por la historia de la ciudad a través de su fortaleza. Por este motivo, el paseo por el exterior del castillo que se realiza a través de pasarelas metálicas jalonadas por diversos paneles explicativos y de situación se completa con la visita al Museo, al Pozo y a las Galerías Subterráneas.

Castillo de Burgos
Visita al Castillo de Burgos
Castillo de Burgos

El hilo argumental de la visita es la transformación de la ciudad a través de las diferentes etapas de su fortaleza incluso antes de su edificación, otorgando un gran protagonismo a las ocupaciones prehistóricas del cerro de San Miguel y a los restos arqueológicos hallados en las diversas excavaciones que se han realizado en el enclave. Visitas Castillo de Burgos»

HORARIO VISITA CASTILLO - BURGOS

Del 1 de octubre al 31 de marzo
De lunes a viernes: Sólo con visitas concertadas
Teléfono 947 28 88 74 / 947 28 88 51
Sábados, domingos y festivos: De 11:00 a 14:00

Del 1 de abril al 30 de junio
De lunes a viernes: Cerrado.
Sábados, domingos y festivos: De 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00.

Del 1 de julio al 30 de septiembre
Todos los días: De 11:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:30 h.
No se permitirá la entrada al público media hora antes de la hora de cierre del recinto.

Tarifa general
Recinto y galerías: 3,70 euros.
Recinto: 2,60 euros.

Tarifa reducida
Grupos 20 pax, niños de 7 a 14 años, jubilados, estudiantes y carné joven: 2,60 euros recinto y galerías. Entrada al recinto: 1,60 euros.

Recientes intervenciones arqueológicas permiten visitar hoy lo que queda del primitivo castillo. Externamente destacan unos potentes cubos, reconstruidos a mediados del siglo XX, sobre una de sus cercas. Son estos elementos modernos los que, en gran medida, confieren la actual imagen a la fortaleza.

Destaca el Patio de Armas, el denominado Palacio de Alfonso X y otros restos de la muralla y de las puertas, así como un moderno pabellón museístico en el que se trata de interpretar la historia del edificio. Pero lo más interesante de todo el complejo son el pozo, las escaleras y las galerías excavadas en el subsuelo.

Castillo de Burgos
Castillo de Burgos
Castillo de Burgos

El Pozo tiene una profundidad de unos 62 metros y está rodeado por una escalera de caracol formada por seis tramos o husillos diferentes. Su finalidad era proveer de agua a los ocupantes para así facilitar su vida en caso de asedio.

Su fábrica es de piedra de sillería, quizás labrada entre los siglos XII y XIV. Las galerías, abiertas a una profundidad de entre 6 y 10 metros, tienen su origen en las minas y contraminas construidas con motivo de los asedios. Las más antiguas se remontan al siglo XV, pues se excavaron durante el sitio de 1476. Las galerías están conectadas con el pozo y la escalera de caracol. Leer más»

CASTILLO - BURGOS

Recientes excavaciones han sacado a la luz restos que nos hablan de remotos pobladores de Época prehistórica.

El año 884, reinando Alfonso III en Asturias, el conde Diego Porcelos tomó militarmente este cerro y levantó una pequeña fortaleza en torno a la cual surgió la primitiva ciudad.

Durante el siglo X sirvió de Baluarte defensivo contra el Islam. Más tarde, entre los siglos XI y XIII, con la frontera al sur del Duero, el castillo quedó bajo el control directo de los reyes de Castilla y se amplió para ejercer de prisión de nobles y, ocasionalmente, de lugar de celebraciones cortesanas.

En los siglos XIV y XV, el Castillo estuvo bajo la tenencia de diferentes nobles, en particular de la Familia de los Estúñiga. En ese tiempo fueron frecuentes los enfrentamientos del castillo con la ciudad y el concejo de Burgos, que culminaron en la Guerra de Sucesión (1475-1479) en la que los Estúñiga apoyaron a Juana la Beltraneja, y la ciudad a Isabel la Católica, librándose una larga batalla que acabó con la rendición de la fortaleza en 1476, tras ocho meses de asedio. Años después sirvió de fábrica de pólvora y escuela de artilleros.

A finales del siglo XVI estaba en franco abandono. El año 1736 sufrió un pavoroso incendio que duró varios días ante la indiferencia de la ciudadanía, quedando destruido casi en su totalidad. La Guerra de la Independencia despertó viejos fantasmas. Los franceses lo reconstruyeron activando con ello sus potencialidades militares y estratégicas. Sufrió el asedio dirigido por Lord Wellington, hasta que en 1813 el ejército francés se vio obligado a abandonarlo, provocando al marchar su voladura y la consiguiente destrucción.

Sus restos han sido recientemente restaurados para su utilización social y cultural.

Frente a la puerta principal del castillo se levantaba el Templo de Nuestra Señora la Blanca. Cuenta la tradición que el conde Diego Porcelos, fundador de la ciudad, mandó construir una pequeña iglesia en el lugar donde una imagen de Nuestra Señora, oculta en una cueva en lo alto del cerro, fue encontrada por su hija, doña Blanca. Muy pronto alcanzó, por sus milagros, gran fama y devoción entre los burgaleses, quienes dejaron pruebas de su fe en las numerosas tumbas y capillas labradas a su costa.

Castillo de Burgos
Pozo Castillo de Burgos
Galería subterránea Castillo de Burgos

Durante la Edad Media fue una de las parroquias más importantes de la ciudad. La iglesia permaneció activa hasta la Guerra de la Independencia (1808-1813). La voladura del castillo arrastró consigo al templo, quedando después agregados sus restos arquitectónicos y gran parte de sus bienes muebles a la parroquia de San Pedro de la Fuente, que se reconstruyó en estos años y en donde aún pueden contemplarse.

Excavaciones arqueológicas han permitido reconocer la planta románica de la iglesia y extraer materiales artísticos y de guerra que se exponen en el pabellón arqueológico del castillo. En los últimos tiempos viene celebrándose una romería en honor de esta Virgen, trasladando en procesión su imagen del siglo XVII desde la parroquia de San Pedro de la Fuente hasta la campa de su antigua ubicación.

Hasta mediados del siglo XX, el Cerro del Castillo y el cercano Cerro de San Miguel carecieron de cualquier tipo de cobertura vegetal, como correspondía a su condición de terrenos militares. Sin embargo, en 1954, estos montículos fueron declarados 'Zona Forestal de Utilidad Pública', iniciándose, en 1956, la plantación de árboles, sobre todo de coníferas. A la vez que se realizaron las plantaciones se trazaron caminos y sendas que permiten el paseo de los visitantes.

Mirador Castillo de Burgos
Mirador Castillo de Burgos
Mirador Castillo de Burgos

Un gran Vía Crucis asciende desde la calle Doña Jimena hasta la puerta de la fortaleza. A lo largo del recorrido por estos cerros el visitante podrá encontrar pinos, castaños de indias, acacias y encinas. Una magnífica vista, tanto del conjunto vegetal como de la ciudad histórica y moderna, se obtiene desde el denominado Mirador del Castillo.

El Cerro de San Miguel acoge un Centro de Interpretación y Divulgación de las Aves que habitan la región, gestionado por el Ayuntamiento de Burgos, en colaboración con la Junta de Castilla y León. El Centro se ha dividido en tres zonas. La primera es un aula expositiva, en la que se describen algunos de los principales ecosistemas de Castilla y León. La segunda es un humedal en el que conviven distintas anátidas. La tercera es la zona de las aves rapaces, donde se pueden ver y estudiar buitres, águilas, búhos, etc. Leer más»

CENTRO DE INTERPRETACIÓN Y DIVULGACIÓN DE AVES

El objetivo de esta instalación es informar a los visitantes sobre el patrimonio natural de nuestro entorno inmediato, con especial atención a las aves, y sensibilizar a la población en general sobre la importancia que tiene conservar nuestra biodiversidad. El edificio se divide en tres zonas.

1.- EXPOSICIÓN AUTOGUIADA: En una amplia sala se han instalado unos paneles interactivos que describen algunos de los principales ecosistemas de Castilla y León: el bosque mediterráneo, el medio rural, los roquedos, el bosque atlántico y la alta montaña.

2.- EL HUMEDAL: En el centro del edifico se ha construido un pequeño estanque el que conviven 7 anátidas (2 Patos colorados, un macho de pato cuchara, un macho de porrón común, una hembra de porrón moñudo, otra de cerceta común y un macho irrecuperable de azulón).

3.- LAS JAULAS DE LAS RAPACES: Algunas de las rapaces que sufren accidentes (atropellos, envenenamientos, disparos, choques con tendidos eléctricos, etc.), tienen la suerte de ser llevadas al Centro de Recuperación de Animales Silvestres de la Consejería de Medio Ambiente. Sin embargo, algunos individuos han sufrido lesiones que les imposibilitan para la vida en la naturaleza; pero que pueden servir como ejemplo para sensibilizar a la población sobre este tema.

En el Centro se exponen al público 2 buitres, 2 gavilanes, 2 cernícalos, 2 alcotanes, 1 águila calzada, 1 águila culebrera, 2 buhos reales y 2 aguiluchos cenizos (todos ellos irrecuperables) procedentes del Centro de Recuperación de la Junta de Castilla y León

Localización: Está situado en el Cerro de San Miguel y se puede visitar libremente de lunes a sábado entre las 10 y las 13 horas. En ese mismo horario el Ayuntamiento de Burgos también organiza visitas guiadas para grupos (excepto sábados), poniéndose en contacto con la Concejalía de Medio Ambiente en el teléfono: 947 28 88 00 / 23

Como llegar: Subiendo al Castillo por el cruce que está en frente de la Residencia General Yagüe, al terminar la subida se gira a la derecha para acceder a la campa del Cerro San Miguel.

Castillo burgos mini

Qué ver y qué hacer en Burgos y Alfoz