Turismo Castilla y León

Arte y Naturaleza en Las Merindades - Burgos

Comarca: Las Merindades

Soncillo - Villabáscones de Bezana - Santelices - Pedrosa de Valdeporres - Cidad - Ahedo de las Pueblas - Busnela - Puentedey - Quintanilla Valdebodres - Cueva - Quisicedo - Santa Gadea...

Esta ruta por las Las Merindades, se caracteriza principalmente por el montañoso, verde y húmedo mundo cantábrico, un gigantesco y variado mosaico de ecosistemas y paisajes naturales. El viajero encontrará, además de una de las mayores cuevas del mundo, la más elevada concentración de eremitorios, castillos, iglesias románicas, palacios y casonas señoriales de toda España.

Desde Soncillo, muy cerca, en Villabáscones de Bezana, se localiza la fantástica Cascada de Las Pisas, localidad que desprende por sus cuatro costados un típico aire montañés, la carretera C-6318 se dirige hacia Santelices y Pedrosa de Valdeporres. Un poco antes de llegar al primero hay que tomar la pista asfaltada que conduce hacia Busnela.

Villabascones de Bezana
Cascada de las Pisas
Iglesia de Pedrosa de Valdeporres

Siguiendo el curso del incipiente Nela, que junto al Ebro es el principal río que recorre la comarca de Las Merindades, pronto se deja atrás el caserío, presidido por un macizo torreón, del pequeño pueblo de Cidad.

Unos metros después de pasar el cruce de la pista que se encamina hacia Ahedo de las Pueblas, y a mano izquierda de la carretera, aparece sobre una pequeña elevación el Dolmen semirrupestre de Busnela. Este curioso megalito, puede fecharse hace unos 5.000 años, se construyó aprovechando una gran roca sobre la que se apoyaron siete enormes ortostatos de roca arenisca.

Tras retroceder de nuevo hasta el cruce de Santelices, desde donde se puede llegar hasta la boca del túnel de la Engaña y, desde allí sendereando, a las impresionantes fuentes del río del mismo nombre, hay que tomar la desviación que se dirige a Puentedey.

Cidad de Valdeporres
Dolmen de Busnela
Puentedey

En el centro de Puentedey se localiza uno de los más singulares fenómenos de la naturaleza que se pueden observar en Burgos: un gran puente, más de 15 metros de alto, excavado por el río Nela en la dura roca caliza. El pueblo también conserva algunos restos románicos y una Casa-fuerte que perteneció a los Velasco.

Desde Puentedey la carretera abandona el curso del Nela y asciende por Quintanilla Valdebodres, acceso a los Canales de Dulla y a la Cascada de La Mea, al encuentro de la Merindad de Sotoscueva.

Por la carretera que se dirige a Cueva se alcanza el punto culminante del circo de San Bernabé. En el fondo de este gran valle ciego se localiza el sumidero del río Guareña. Por este famoso 'ojo' se introduce el río en los materiales calizos del Cretácico, dando lugar al complejo de simas, galerías, ríos y lagos subterráneos conocido como Ojo Guareña. Leer más»

MONUMENTO NATURAL OJO GUAREÑA

El Complejo Kárstico de Ojo Guareña, declarado 'Monumento Natural', es con sus casi 100 kilómetros de desarrollo el más extenso de España y está entre los diez mayores del mundo. El mismo nombre de la Merindad de Sotoscueva indica que la vida y las costumbres de sus habitantes han girado desde siempre alrededor de las cuevas. El entorno de Ojo Guareña es uno de los pocos lugares del planeta en el que se puede seguir con toda claridad, y sin que falte ninguna etapa clave, la evolución de la religiosidad del hombre occidental.

gran puente, más de 15 metros de alto, excavado por el río Nela en la dura roca caliza.
Cascada de la Mea
Ermita de San Bernabé - Ojo Guareañ

Una vez visitada la ermita y la cueva de San Bernabé, el periplo continúa, atravesando los pequeños pueblos de Cueva, Quisicedo y Quintanilla del Rebollar hasta alcanzar Espinosa de los Monteros.

Un paisaje fresco, alegre y siempre verde recuerda al viajero que está recorriendo las estribaciones meridionales de la Cordillera Cantábrica y que el suave y lluvioso clima que reina en la comarca es consecuencia de la proximidad del mar. También el aire que desprende el conjunto urbano de Espinosa de los Monteros denota un carácter marcadamente montañés.

Espinosa es una legendaria villa conocida sobre todo por sus 'Monteros', cuerpo hidalgo que desde el año 1006 tenía el privilegio de custodiar durante la noche las estancias de los reyes de España.

Ermita de San Bernabé - Ojo Guareañ
Vistas desde Ojo Guareña
Iglesia de Quisicedo

Así mismo, el rico patrimonio arquitectónico de Espinosa realenga merece una detenida visita. Entre todos sus monumentos destacan el Castillo de los Condestables o de los Velasco levantado durante los s. XIV y XV, junto al río Trueba y la Iglesia renacentista de Santa Cecilia.

Desde Espinosa una estrecha y serpenteante carretera permite internarse en la comarca llamada de Las Machorras o de los Cuatro Ríos Pasiegos, el territorio burgalés en el que con más claridad han perdurado las formas de vida ancestrales.

Sus habitantes son los pasiegos, un misterioso y amable pueblo que aún en el siglo XXI ha sabido conservar unas sabias costumbres basadas en la tradición de muchos siglos.

Torre de los Velasco - Espinosa de los Monteros
Palacio de Chilioches - Espinosa de los Monteros
Torre de los Monteros - Espinosa de los Monteros

La principal actividad de los pasiegos gira alrededor de su única fuente de recursos: el ganado vacuno. Su forma de vida está marcada por la trashumancia estacional. En verano suben con las vacas a la branizas, praderas naturales, donde se encuentran sus típicas cabañas construidas en piedra que, con dos plantas y cubiertas con lastras, sirven a la vez de establo y vivienda familiar.

Al llegar al pequeño núcleo de Las Machorras, lugar en donde está enclavado el Santuario de Nuestra Señora de las Nieves, tres empinadas carreteras de montaña permiten alcanzar los portillos que sirven de límite a Burgos y a Cantabria: La Sía, Estacas de Trueba y Lunada.

Nada mejor para finalizar este apretado recorrido que ascender por alguno de ellos y disfrutar en su cumbre de las maravillosas y dilatadas perspectivas que se abren a ambos lados de las montañas. Esta zona de Burgos es una de las más indicadas para practicar senderismo, actividades de montaña y exploración espeleológica.

Las Machorras
Las Machorras
Castillo de Virtus

De nuevo por Espinosa de los Monteros hay que regresar hasta Soncillo. Desde esta localidad parte una tranquila carretera local que permite alcanzar el pueblo de Virtus. Dominando su caserío se localiza la silueta de una maciza Fortaleza que perteneció a la familia de los Porres.

Por Cilleruelo de Bezana y bordeando el espectacular Embalse del Ebro se alcanza el famoso Balneario de Corconte. En funcionamiento desde finales del siglo pasado es el único establecimiento de baños abierto en toda la provincia de Burgos.

Además del carácter medicinal de sus aguas sódicas y sulfurosas, muy indicadas para tratar las dolencias del riñón, vías urinarias, reumatismo y sistema circulatorio, el balneario conserva el encantador aire romántico de los años veinte.

Embalse del Ebro
Balneario de Corconte
Iglesia de Montejo de Bricia

Hay que volver a pasar por Cilleruelo para poder enfilar hacia Arija, Herbosa y San Vicente de Villamezán son dos pequeñas aldeas situadas muy cerca de la orilla del Embalse del Ebro y que, como casi todos los pueblos de la zona, viven de la ganadería caballar y vacuna.

Semejante a un mar en miniatura el Pantano del Ebro es una de las masas de agua artificiales más grandes y con mayor volumen de toda la Península Ibérica. En la actualidad sus aguas sirven como escenario para la práctica de variados deportes acuáticos y constituyen el hábitat ideal para numerosas aves acuáticas.

En Arija hay que tomar la desviación que se dirige hacia Montejo de Bricia y a Santa Gadea de Alfoz. Este último pueblo conserva un interesante conjunto de construcciones populares entre las que destaca un Potro cubierto para herrar ganado.

Monte Hijedo
Presillas de Bricia.
Iglesia rupestre de San Miguel - Presillas de Bricia

Nada más salir de Santa Gadea, a mano derecha y antes de llegar a una sencilla ermita, se puede tomar un camino forestal asfaltado que se interna en el espeso y mágico Monte Hijedo: uno de los bosques de hayas, robles y tejos más bellos e interesantes de Castilla y León.

Por Montejo de Bricia, tras internarse unos kilómetros en Cantabria, se alcanza Presillas de Bricia. En las inmediaciones de esta aldea se yergue solitaria una gran roca arenisca.

En ella los anacoretas altomedievales excavaron una espectacular iglesia rupestre. Orientada hacia el oeste, la llamada Iglesia de San Miguel presenta dos pisos, el inferior de tres naves con sus correspondientes cabeceras y altares de bloque.

Dos columnas que sostienen un par de arcos de medio punto separan las naves entre sí. Una escalera tallada en la piedra permite el acceso al piso superior con tribunas que se levantan sobre el potente muro externo.

RutaEspinosaMonterosAlrededores lista

Qué ver y qué hacer en Las Merindades