Turismo Castilla y León

Mudéjar y Artesonados en Salamanca

Comarca: Condados y Ducados

Rágama - Turra de Alba - Villar de Gallimazo - Villoria - Alba de Tormes - Aldeaseca de la Frontera - Cantaracillo - Coca de Alba - Gajates - Galleguillos de Alba - Macotera - Nava de Sotrobal - Paradinas de San Juan - Pedrosillo de Alba - Peñarandilla

La Ruta del mudéjar en Salamanca transcurre por las grandes llanuras y amplios horizontes que caracterizan las tierras orientales de Salamanca.

Al recorrerlas la huella de la historia se hace patente: afamados linajes como la Casa de Alba, o municipios declarados conjuntos históricos como Peñaranda y Alba de Tormes.

Este territorio también se ve salpicado por pequeños pueblos que esconden un repertorio de templos mudares, testigos de tiempos de repoblación y en los que convergen manos de cristianos, musulmanes y judios. Incluso sobre alguno de ellos se proyecta la sombra de la Santa Andariega, Teresa de Jesús, que descansa en Alba de Tormes.

El itinerario incluye dieciséis iglesias, representativas de la fusión del arte cristiano y la estética musulmana, con el ladrillo y la madera como elementos identificadores.

Ruta del Mudéjar en Salamanca
Artesonado Iglesia de Rágama
Iglesia de San Juan - Turra de Alba

Pese a la sencillez constructiva de los materiales utilizados, sorprende el resultado plástico en naves, ábsides y arcos. Uno de los tesoros ocultos de esta propuesta son los espléndidos artesonados que se pueden disfrutar en algunos interiores, auténticos cielos mudéjares.

El mudéjar es una arte mestizo, de síntesis. Nace en las manos de los musúlmanes que vivían en territorio cristiano, en una época de guerra, pero también de fértiles intercambios.

A finales del siglo XIV acabará la tolerancia religiosa. En 1502, diez año después de la expulsión de los judíos, se obligará a los musulmanes a convertirse o emigrar. Precisamente aquí, entre los siglos XII y XIII, los artistas mudares ofrecerán su particular versión del románico.

Tiempo después, en el siglo XVI, los artistas de la tradición mudéjar alcanzan su segunda edad de oro. Es el momento de los artesonados, en los que la talla y policromía de la madera son ejecutadas con maestría, lo que se conoce como carpintería de lo blanco.

Iglesia de San Pedro y San Felipe - Villar de Gallimazo
Iglesia de San Pedro - Villoria
Iglesia de San Juan - Alba de Tormes

Iglesia El Salvador de Rágama. Su ábside de forma románica y espíritu mudéjar, es uno de los mejores de la provincia. De las reformas posteriores destaca la portada renacentista y el esbelto campanario, con arquería de la vieja torre románica. En el interior, muy reformado, sorprende la armadura mudéjar, de magnífica traza poligonal y rica decoración de entrelazado y policromado.

Iglesia de San Juan de Turra de Alba. Turra, en árabe frontera, conserva otra iglesia románico mudéjar inspirada en las de la comarca. Conserva su ábside en estado original, pero la portada sur, similar a la de Peñarandilla, es una reconstrucción. En el interior los arcos ya son apuntados y la nave se cubre con una sencilla armadura mudéjar.

Iglesia de San Pedro y San Felipe de Villar de Gallimazo. Iglesia muy antigua, como sugieren algunos arcos de herradura, fue reedificada siguiendo los modelos románico-mudéjares de Alba. Se diseñó con una única nave y ábside semicircular. A principios del siglo XVI la iglesia se reforman en profundidad, destacando la portada plateresca, un enorme arco de sillería y la armadura mudéjar de la nueva nave.

Ábside Iglesia de San Juan - Alba de Tormes
Interior Iglesia de San Juan - Alba de Tormes
Iglesia de Santiago - Alba de Tormes

Iglesia de San Pedro de Villoria. Su magnífica cabecera es una de las mejores del románico-mudéjar salmantino. También quedan trazas en la torre, varias veces reconstruidas y ampliada. El interior de la iglesia fue rehecho en el siglo XVI. Las tres naves están separadas por dos grandes arcos escarzanos y se cubren con una armadura mudéjar sin policromar.

Iglesia de San Juan de Alba de Tormes. Es una de las joyas monumentales de la provincia de Salamanca. Fue modelo e inspiración del foco románico-mudéjar de la comarca de Alba. No te puedes perder los capiteles románicos del exterior y el Apostolado de piedra instalado en la capilla mayor procedente, quizá, de una antigua portada

Iglesia de Santiago de Alba de Tormes. El templo más antiguo de la villa ducal, tuvo un hospital anexo dedicado a los santos peregrinos Santiago y San Marcos y fue lugar de enterramiento de personas notables. Conserva la torre medieval, que albergó un reloj. Su ábside románico-mudéjar dispone de bellas alquerías trilobuladas de inspiración islámica en su lado norte.

Ábside Iglesia de Santiago - Alba de Tormes
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción - Aldeaseca de la Frontera
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción - Cantaracillo

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Aldeaseca de la Frontera. Escondidas por las reformas posteriores, encontramos las huellas del templo medieval: en el exterior, parte del ábside, y en el interior, algunas arquería mudares y pinturas murales góticas sobre el tema de la Anunciación. Muy interesante es la viga que soporta el coro, también mudéjar, tallada con motivos vegetales y geométricos.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Cantaracillo. Aunque muy transformado, en el exterior aún vemos restos de la antigua cabecera románico-mudéjar. Del interior destaca el coro y la armadura, que están dentro de lo mejor de la carpintería mudéjar de la provincia. Podemos completar la visita acercándonos a la ermita de la Vera Cruz, también románica.

Iglesia de San Juan Ante Portam Latinam de Coca de Alba. Es interesante contemplar su ábside románico-mudéjar con perspectiva y disfrutar del juego de luces y sombras de sus arquería. En el interior ya se anuncian las novedades del arte gótico. Está dedicada al martirio que sufrió San Juan y que, según la leyenda, le serviría de inspiración para escribir el Apocalipsis.

Iglesia de San Juan - Coca de Alba
Ábside Iglesia de San Juan - Coca de Alba
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción - Galleguillos

Iglesia de El Salvador de Gajates. Casi oculta a nuestros ojos se conserva la fábrica románica-mudéjar. El ábside, uno de los más esbeltos de la comarca, nos sorprende con un interesante juego de arcos y pilastras. Gajates nación cuando estas tierras eran de frontera; esto es lo que significa su nombre en árabe ‘gata’, ‘límite’.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Galleguillos de Alba. Hoy la vemos algo reducida, pero tuvo triple ábside románico-mudéjar. Queda el central y se intuye el lado sur, marcado en el pavimento. También es original la fachada, una de las más bellas del foco albease. El interior tiene mucho de lo original, con frisos, arquería y unos singulares pilares, todo ello de ladrillo.

Iglesia de Nuestra Señora del Castillo de Macotera. Románica en origen, fue completamente renovada en el Renacimiento. Su portada de granito es un ejemplo, como los increíbles arcos que separan las naves, decorados con enormes bolas hispano-flamencas. Repleta de joyas, en esta iglesia destacan la armadura mudéjar, conocida como ‘El Cielo de Macotera’, y el bajo coro, donde se funden las tallas mudéjares y renacentistas más singulares.

Iglesia de Nuestra Señora del Castillo - Macotera
Iglesia de San Miguel Arcángel - Nava de Sotrobal
Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción - Peñarandilla

Iglesia de San Miguel Arcángel de Nava de Sotrobal. Muy reformada en el siglo XVI, pasó de tener una única nave a las tres actuales. Se conserva su ábside románico-mudéjar, aunque reforzado con un potente zócalo de granito. Está dedicada al arcángel Miguel, general de los ejércitos celestiales, y en la cultura popular, protector de ganados y pastores.

Iglesia de San Pedro de Paradinas de San Juan. De origen remoto, esta villa y su iglesia pertenecieron a la Orden del Hospital. De lo románico destacan la portada sur y el ábside, pero es la imponente torre barroca su elemento más distintivo. En el interior se conservan capiteles románicos y escudos nobiliarios. En uno de ellos se aprecia una sirena.

Iglesia de San Pedro de Pedrosillo de Alba. Iglesia característica del foco románico-mudéjar albense con nave original, cerrada al exterior con un ábside ligeramente poligonal. En el interior, la capilla mayor recuerda a la de San Juan de Alba, con arcos, abanicos y frisos dibujados únicamente con réjola, el ladrillo mudéjar.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Peñarandilla. Este es uno de los ejemplos más bellos del mudéjar salmantino. Conserva varios testigos de la fábrica medieval, pero sobre todo su ábside, característico del foco albease. Frente a la sencillez de la cabecera destaca el juego de simetrías de la portada sur, en el que se funden lo gótico y lo mudéjar.

Información: Diputación y Turismo de Salamanca

Ruta mudejar salamanca mini

Qué ver y qué hacer en Condados y Ducados