Turismo Castilla y León

Tras las Huellas del Señor de Peñafiel - Valladolid

Valladolid Capital - Tudela - Sardón - Quintanilla de Onésimo - Quintanilla de Arriba - Peñafiel - Curiel - Pesquera - San Bernardo - Valbuena - Olivares - Villabáñez - Renedo de Esgueva

Se adentra este viaje por un territorio de viñedos y ondulaciones suaves bañado por las aguas del Duero, en cuyas márgenes se ubican algunas de las más afamadas bodegas vallisoletanas. Pero también importantes poblaciones o singulares monasterios, como el de Valbuena. El infante don Juan Manuel, señor de Peñafiel y su castillo, príncipe y escritor que recorrió estos mismos paisajes a finales del siglo XIII y principios del XIV, está considerado como uno de los grandes creadores de la literatura castellana.

Parte este itinerario de la Capital vallisoletana para explorar con detenimiento uno de sus paisajes más característicos, el largo y sinuoso brazo que dibuja el río Duero de Este a Oeste, tentáculo que llena de vida y esplendor unas riberas famosas en el mundo entero por la calidad de sus vinos.

Infante Don Juan ManuelIglesia de San Agustín / Archivo Municipal - ValladolidMeandro del río Duero a su paso por Tudela de Duero

Tomando la N-122 en dirección a Soria, Tudela de Duero, abrazada por un pronunciado meandro del río, es la primera localidad que sale al paso. Su casco histórico, apretado y laberíntico, está presidido por la Iglesia de La Asunción. Levantada en el siglo XVI con maneras góticas, alberga en su interior uno de los mejores retablos de la provincia, trabajado por artistas de la talla de Manuel Álvarez, Juan de la Maza o Gregorio Fernández. Otro de sus retablos expone una talla de Juan de Juni. La portada del templo, también digna de admirar, fue realizada por Juan de Escalante. En las afueras de la localidad se alzan las Ermitas del Humilladero de la Quinta Angustia, del siglo XVI, utilizada en la actualidad como sede de exposiciones temporales, y la del Santo Cristo, también del siglo XVI. Fiestas Leer más»

FIESTAS Y ESPÁRRAGOS - TUDELA DE DUERO

La calidad del espárrago tudelano era famosa ya en tiempos de los Reyes Católicos y a ella se alude en diferentes documentos. Uno de los momentos festivos más interesantes de esta localidad tiene lugar durante la celebración de la Fiesta de la Exaltación del Espárrago Tudelano que acostumbra a realizarse durante el último fin de semana de mayo.

Pero las fiestas patronales tienen lugar entre el 14 y el 18 de agosto, en honor de La Asunción y San Roque. Son tradicionales sus encierros, concursos de cortes y un original concurso de artefactos flotantes para navegar por el Duero.

La misma N-122 lleva en unos pocos kilómetros hasta Sardón de Duero, cuya Iglesia de San Juan Bautista data del siglo XVI. En el trayecto hacia Quintanilla de Onésimo, siguiente parada en el itinerario, surge, a la izquierda de la carretera, el tupido alfombrado de viñedos que rodea al Monasterio de Santa María de Retuerta, importante edificio de trazas románicas levantado por los benedictinos en el siglo XII. Actualmente es sede de una afamada bodega que organiza, previo contacto, visitas a su interior.

El templo principal de Quintanilla de Onésimo está dedicado a San Millán. Es una obra renacentista del siglo XVI que adorna su interior con un retablo manierista. Merece la pena acercarse hasta el mismo río Duero tanto para admirar su sólido puente, también renacentista, como para curiosear el arranque del canal del Duero, cuyos primeros metros transcurren bajo el subsuelo. También puede visitarse un parque didáctico sobre el mundo del vino. Leer más»

IGLESIA DE SAN MILLÁN - QUINTANILLA DE ONÉSIMO

La iglesia parroquial de Quintanilla de Onésimo está dedicada a San Millán, y salvo la cabecera que es del siglo XVI, todo lo demás es de moderna construcción, puesto que en 1958 se derrumbó más de la mitad de la iglesia. El retablo figura como terminado ya en el año de 1568, y es uno de los mejores retablos del renacimiento castellano. Las pinturas, muy manieristas, fueron realizadas por Jerónimo Vázquez cuyo estilo es un tanto arcaico y de gran dureza en el dibujo. Las esculturas se cree que llevan la firma de Francisco Giralte, aunque también se habló de Manuel Álvarez, discípulo suyo y con un desarrollo muy parecido al anterior. Lo que está claro es que hay varias manos y que el trabajo escultórico fue realizado sobre 1560.

  • Banco y sotabanco con relieves que representan varios santos y el rey David.
  • En centro del banco un tabernáculo, en cuya portezuela hay un relieve de Cristo atado a la columna. Y en el ático de éste, un relieve de la Virgen con el Niño.
  • 1º Cuerpo; Relieves y pinturas, de nuevo con iconografías de diferentes santos y santas. En la calle central una escultura de San Millán.
  • 2º Cuerpo y 3º Cuerpo con temas alusivos a la vida de la Virgen, que se representan a través de relieves y pinturas. Destacar dos imágenes ubicadas en las calles centrales de dichos cuerpos, La Asunción y La Coronación.
  • Ático; grupo escultórico que forma el Calvario, con Cristo Crucificado, San Pedro y San Pablo. En los laterales el Ángel del Juicio Final, y el de la Resurrección.
Iglesia de la Asunción - Tudela de DueroMonasterio de Santa María de Retuerta - Sardón de DueroIglesia de San Millán - Quintanilla de Onésimo

Sin pasar aún a la otra orilla, Quintanilla de Arriba es la siguiente población del itinerario. Su templo es un edificio barroco dedicado a La Asunción. En el intermedio de ambas localidades se dejan atrás los viñedos de bodegas emblemáticas, como Vega-Sicilia, y la estampa solemne del monasterio de Valbuena, en la otra orilla, hasta el que se viajará más adelante.

El gran atractivo que estas riberas tuvieron desde antiguo como lugar privilegiado para el asentamiento humano queda patente en el Yacimiento Arqueológico de Pintia, señalizado en las cercanías de la localidad de Peñafiel en la pedanía de Padilla del Duero, consolidado como el mejor yacimiento vacceo del mundo.

El Castillo de Peñafiel, en alto sobre un cerro desde el que se dominan hasta siete valles distintos, ha sido comparado, no sin razón, con un gigantesco barco que se hubiera quedado sin mar. Por eso vuela como un navío de piedra sobre un horizonte de pinares y viñedos. Para muchos es, junto al recinto califal de Gormaz, una de las mejores fortalezas medievales españolas. Leer más»

RUTA DEL INFANTE DON JUAN MANUEL - PEÑAFIEL

Hoy este hermoso castillo alberga el Museo Provincial del Vino. Pero la localidad cuenta con otros muchos atractivos que no deben dejar de visitarse: la Plaza del Coso, original corro de casas en cuyo recinto siguen realizándose los festejos taurinos como en época medieval; el Convento de Santa Clara, con una espectacular cúpula dorada con yeserías; el Convento de San Pablo, antiguo Castillo Bajo donde don Juan Manuel creara su obra, y que fusiona sin problemas un refinado mudéjar con un recargado barroco; el Templo de Santa María, sede del Museo de Arte Sacro; la herreriana Iglesia de San Miguel, donde debe atenderse a su barroco retablo mayor y su buen órgano; la Casa de la Ribera, restaurada espléndidamente como una casa tradicional que se muestra con atractivas visitas teatralizadas; el Aula de Arqueología, que muestra los rastros de la ciudad prerromana de Pintia, la Torre del Reloj o el Museo de la Radio, que reúne más de 600 piezas en perfecto estado de conservación.

El Salto del Ángel El domingo de Resurrección tiene lugar en la plaza del Coso de Peñafiel, la Bajada del Ángel, fiesta de Interés Turístico Regional. Una imagen de María es llevada entre dos torres unidas por una cuerda de la que cuelga una esfera. Al abrirse, de ella surge un ángel -un niño o niña de la localidad- que desde las alturas desciende hacia la Virgen, suelta dos palomas y, al quitar el velo de luto que cubre a la Madre, asciende de nuevo "al cielo". Entre el 14 y 18 de agosto tienen lugar en Peñafiel las fiestas de Nuestra Señora y San Roque, declaradas también de Interés Turístico Regional.

Vinos y Monasterios Fue el Císter quien trajo hasta esta ribera las primeras cepas, iniciando así la costumbre de un cultivo que vive hoy momentos de gran empuje. Con el trabajo de diferentes cultivos en torno a los monasterios, entre ellos el de la vid, buscaban mantener una economía saneada y permitir el autoabastecimiento. También poder proporcionar a cada monje su ración diaria de vino, cercana al medio litro.

Castillo de PeñafielRuta InfanteDonJuanManuel6 GrandeSepulcro de don Juan Manuel - Convento de San Pablo - Peñafiel

No cabe ninguna duda de que el personaje favorito de la villa es Don Juan Manuel. Hijo de su época, el sobrino de Alfonso X el Sabio, vivió dividido entre las guerras y la creación literaria con tiempo para dar a luz obras tan fundamentales para la historia de nuestra lengua como es el libro de El Conde Lucanor, siendo el responsable, además, de la primera reedificación de las murallas de la villa y del castillo hasta darle una apariencia bastante parecida a la que tiene en la actualidad. El infante Don Juan Manuel vivió y escribió su obra en el llamado Castillo Bajo, erguido a orillas del Duratón, en un lugar cercano al emplazamiento del convento de San Pablo, con cuyas piedras se encuentra fundido en la actualidad.

El recorrido de la margen derecha del Duero se inicia en Curiel de Duero, a cuya entrada se reconocen, en alto sobre un cerro disuelto por la erosión, los restos del castillo más antiguo de la provincia. La población cuenta en su interior con otro bastión, un Castillo-Palacio del siglo XV que perteneció a los Zúñiga, del que quedan los lienzos exteriores y la torre del Homenaje. Frente a él se alza la Iglesia de Santa María, con mezcla de estilos gótico y mudéjar. A éste último pertenece un bello artesonado polícromo. Su otra Iglesia es la de San Martín, románica del siglo XII. Otros importantes retazos de su pasado histórico son el Rollo de Justicia, poco frecuente en la zona, y la Puerta de La Magdalena, única superviviente de la muralla. Un museo etnográfico guarda la memoria de los oficios tradicionales y otro, la Escuela del Ayer, recuerda cómo era la enseñanza en épocas pasadas.

Iglesia de San Juan Bautista - Pesquera de DueroMonasterio de Santa María de Valbuena - San BernardoIglesia Santa María la Mayor del Castillo - Valbuena de Duero

Un recodo del río a su paso por Pesquera de Duero ofrece una hermosa perspectiva del conocido como barrio de las bodegas, horadadas sobre la ladera de un pequeño cerro. La localidad cuenta con una plaza Mayor porticada a la que se accede por un arco. Sus principales edificios son la Iglesia de San Juan Bautista y las Ermitas del Humilladero y Nuestra Señora de Rubialejos.

Un desvío de la carretera que enlaza San Bernardo con Valbuena de Duero permite llegar hasta el Monasterio de Santa María de Valbuena, cenobio cisterciense del año 1143. La sencillez de la arquitectura, marcadamente espiritual, contrasta con su barroco retablo. En su interior destacan el claustro -gótico, renacentista y cisterciense- y la capilla del Tesoro o de San Pedro, con unas interesantes pinturas murales del siglo XIII. El monasterio es sede de la Fundación las Edades del Hombre. En Valbuena, el Centro de Interpretación Vitivinícola Emina acerca la cultura del vino al visitante.

En Valbuena de Duero, en el centro del pueblo, se ubica la Iglesia parroquial de Santa María la Mayor del Castillo data del siglo XVI. Justo al lado del templo, adosado a él, se encuentra un Arco de una antigua muralla que existió en el pueblo. Al igual que también existió una Ermita, la de San Roque, del siglo XVII, a la salida en dirección a Peñafiel, y de la cual sólo queda la portada. Leer más»

SANTA MARÍA DEL CASTILLO - VALBUENA DE DUERO

Consta de tres naves separadas por pilares que sostienen arcos de medio punto, cubriéndose las naves con bóvedas de arista del XVIII con yeserías y conservando en la capilla mayor la bóveda de crucería con terceletes del XVI. El retablo mayor es de finales del siglo XVI y está presidido por la Virgen del Rosario, en cuyo ático destaca una buena pintura sobre tabla en la que se representa una Santa Ana Triple. En la Capilla del Cristo de Miravalles se puede ver esta imagen del siglo XVI. En la nave de la Epístola se conserva la escultura que corresponde a la advocación del templo, Santa María del Castillo.

Iglesia de San Pelayo - Olivares de DueroIglesia de la Asunción - VillabáñezParque Infantil / Valle de los 6 sentidos - Renedo de Esgueva

Olivares de Duero presume, con todo el derecho del mundo, del hermoso retablo renacentista de su Iglesia de San Pelayo. Está reconocido como una de las obras cumbre del Renacimiento español. Además de algunas tallas, del círculo de Guillén de Holanda, tiene 51 tablas, con influencia, entre otros, de Juan Soreda -el Maestro de Olivares- Durero, y Berruguete. En el cercano páramo se han hallado recientemente las evidencias más antiguas de la utilización humana del fuego en toda la Península.

Desde esta localidad el viaje salta hacia el valle del río Jaramiel para conocer la localidad de Villabáñez y su edificio más importante, la Iglesia de La Asunción, levantada entre los siglos XVI y XVII. Cuenta con un notable retablo realizado por la escuela de Gregorio Fernández. En las afueras se ve la Ermita del Santo Cristo de la Guía, con importantes tallas en su interior. El itinerario finaliza en Renedo de Esgueva donde encontraremos el Centro de Interpretación del Valle de Esgueva.

Ruta InfanteDonJuanManuel lista

Qué ver y qué hacer en Duero - Esgueva