Turismo Castilla y León

Un Paseo por los desfiladeros del Ebro - Burgos

Comarca: Desfiladeros del Ebro

Villanueva Soportilla - Santa Gadea del Cid - Pancorbo - Miranda de Ebro - La Puebla de Arganzón - Treviño - San Vicentejo - Laño - Sáseta - Obécuri

Este itinerario de poco más de cien kilómetros por la provincia de Burgos arranca en Villanueva Soportilla, junto a las Hoces de Sobrón; el cañón abierto por el Ebro es una invitación al disfrute de la naturaleza; una carretera local conecta con la BU-525, para llegar a Santa Gadea del Cid. El Castillo, la Ermita de la Virgen de las Eras y el Monasterio de Santa María del Espino en las proximidades, son los reclamos de esta villa.

Más adelante, tras conectar con la N-I, se encuentra Pancorbo, a las mismas puertas del desfiladero, y antigua etapa clave de la ruta jacobea. En las afueras, las ruinas del Fuerte de Santa Engracia recuerdan la lucha contra las tropas napoleónicas.

Hoces de SobrónCastillo de Santa Gadea del CidPuente Carlos III - Miranda de Ebro

La N-I enlaza con la cercana Miranda de Ebro, un enclave estratégico e industrial que adquirió influencia con el primitivo Camino de Santiago. El puente de Carlos III y las Iglesias de Santa María y San Nicolás son sus principales valores.

La misma carretera continúa hasta La Puebla de Arganzón, en el Condado de Treviño; esta villa guarda tesoros artísticos como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. A pocos kilómetros, por la CL-127, se llega a Treviño, que conserva estupendas casas blasonadas. La cercana Ermita de San Vicentejo constituye uno de los mayores tesoros del románico.

La bien conservada localidad de Laño exige una parada para disfrutar de Las Gobas y Santorcaria, un interesante conjunto de eremitorios de época visigoda y altomedieval.

Ermita de la Purísima Concepción - San Vicentejo de TreviñoLas Gobas - LañoLas Gobas - Laño

Desde Sáseta se perciben las formaciones del desfiladero del río Ayuda. La CL-127 nos lleva a Obécuri, último pueblo del Condado, con una bella ermita barroca y extensos hayedos y robledales en sus inmediaciones.

Los Montes Obarenes representan una separación natural de las comarcas que forman las riberas del Ebro y el Condado de Treviño con el resto de la provincia. Los desfiladeros que forma el cauce del río definen y marcan un entorno montañoso, rico en especies vegetales, masas forestales, aves rapaces y fauna variada. Los desfiladeros han sido las puertas de entrada a la meseta y esconden en su interior bellas localidades y un rico patrimonio artístico y arquitectónico.

RutadelosDesfiladeros lista

Qué ver y qué hacer en Desfiladeros del Ebro