Turismo Castilla y León

El Camino del Cid por Tierras de Frontera - Soria

Comarca: Tierra de Medinaceli

Layna - Salinas de Medinaceli - Medinaceli - Lodares - Somaén - Arcos de Jalón - Santa María de Huerta

Distancia Total: 58 Km

El Campo Taranz es citado en numerosas ocasiones en el Cantar de mío Cid, ya como lugar de paso para los viajeros entre Anguita y el Jalón o entre Molina de Aragón y Medinaceli, como en esta ocasión en la que Muño Gustioz y Avengalvón se dirigen a Medinaceli para escoltar a Jimena y a sus hijas.

El topónimo Campo Taranz alude a la meseta que divide las cuencas del Tajuña y del Jalón, tras la cual se entra en el Valle del Arbujuelo, en las proximidades de Medinaceli: no es, pues, descabellado pensar que el itinerario entre Molina y Medinaceli atravesara Layna o sus alrededores, pasaje natural entre ambos puntos geográficos.

Tanto en vida del Cid como en los tiempos de la creación del Cantar, este territorio, agreste y fronterizo, estuvo muy poco poblado y casi siempre bajo dominio musulmán. Dependiente de la vecina Medinaceli, esta fue tomada brevemente por Alfonso VI en 1104 -el Cid murió en 1099- y en 1114 fue recobrada por los almorávides hasta 1127, año en que es conquistada por Alfonso I el Batallador. Algunos estudiosos apuntan al origen etimológico árabe de la población, Al-Ayna, que podría referirse a la existencia de manantiales y agua abundante en sus alrededores.

Etapa1_CaminodelCid0Layna Camino del Cid - Medinaceli

Pasan los bosques, que son salvajes y grandes,
cruzaron Campo Taranz
de tal modo que de nada se han de asustar,
por el valle de Arbujuelo se disponen a bajar.
Versos 1491 y ss, CMC

La importancia de la sal durante la Edad Media era muy grande, ya que no sólo servía como condimento, sino que era necesaria para la conservación de los alimentos mediante la salazón. Durante mucho tiempo los reyes y señores feudales aplicaron un impuesto especial por el uso de la sal, que se mantuvo en España hasta 1869. Salinas de Medinaceli debe su nombre a la explotación de sal que se halla en sus proximidades. Esta era conocida desde tiempo de los romanos, y la explotación se mantuvo activa hasta finales del siglo XX.

Aunque el Cantar cita a Medinaceli como plaza castellana, en realidad fue territorio musulmán en vida de Rodrigo, ya que Medina, muy importante por su posición estratégica, no fue tomada por Alfonso VI hasta el año 1104, cinco años después de que el Cid muriera en Valencia. Algunos estudiosos creen que el autor del Cantar, o uno de los autores si estos fueron varios, pudo ser de Medinaceli.

Plaza Mayor de MedinaceliArco Romano - MedinaceliCastillo de Medinaceli

Ubicada en un alto imponente desde donde se divisan varios valles, Medinaceli, en tiempos del Cid, fue codiciada por cristianos y musulmanes, cambiando de mano varias veces entre los reyes de las taifas de Toledo y Zaragoza. La Historia Roderici cuenta que el Cid celebró combate con un musulmán de Medinaceli, al que venció y dio muerte. Este tipo de combates servía para dirimir pleitos; no se sabe cuándo tuvo lugar este combate, sólo que fue posterior al celebrado contra el caballero navarro Jimeno Garcés, este en 1067, por el cual obtuvo el sobrenombre del Campeador.

La tradición cuenta que Almanzor, muerto de regreso a Córdoba tras saquear San Millán de la Cogolla en 1002, fue enterrado en Medinaceli con parte de su tesoro.

A la mañana siguiente se ponen a andar,
en la llamada Medina se iban a albergar
y de Medina a Molina en otro día van
Versos 2878 y ss. CMC

Lodares se encuentra en el Valle del río Jalón, a casi 1.000 metros de altitud, en una orografía cortada por la autovía, entre laderas rasas de vegetación arbustiva. Es un pequeño núcleo de población, similar a la aldea que fue en tiempos, vinculada al menos a partir del siglo XVIII a la existencia de una casa de postas: por entonces Lodares era intersección de varios caminos de "carruaje" y "herradura" procedentes de Madrid y Sigüenza, y que allí convergían hacia Zaragoza como destino principal. En la casa de postas los viajeros hallaban descanso y también las bestias, que eran reemplazadas llegado el caso.

Iglesia de LodaresErmita de la Soledad - SomaénVista General - Arcos de Jalón

La localización estratégica de Somaén, entre Medinaceli y Arcos de Jalón, posibilitaba durante la Edad Media el control sobre el desfiladero del Jalón. Aunque no existe documentación al respecto, posiblemente los árabes ocuparon este emplazamiento y construyeron una fortaleza.

Somaen es palabra árabe y, aunque su significado es ambiguo, para algunos autores quiere decir "dos torres". En todo caso se han documentado presencia humana desde el Neolítico, mediante el hallazgo de vasijas campaniformes en la llamada Cueva de la Mora.

Somaén, bañado por el Río Jalón, se encuentra en un paraje natural muy singular, rodeado de cerros desde donde es posible avistar buitres negros. Su Castillo, del siglo XI, de origen árabe, y hoy convertido en Posada, se alza en la zona más angosta del valle y parece surgir de la misma piedra. El pueblo ofrece una bonita estampa con su disposición escalonada de casas de arquitectura tradicional y constituye un atractivo punto de salida de Soria antes de entrar en el Camino del Cid en la provincia de Zaragoza, que sigue el cauce del río Jalón.

Cristo y Castillo - Arcos de JalónMonasterio Cisterciense - Santa María de HuertaClaustro Monasterio - Santa María de Huerta

Arcos de Jalón se halla a orillas del río Jalón, en el sur de Soria; es frontera con Aragón y lugar de paso desde la Antigüedad. Romanos, celtíberos y visigodos se asentaron en estas tierras antes de la llegada de los musulmanes. El gentilicio de la villa (arcobrigense o arcobricense) nos remite a la vecina ciudad celtibérica de Arcóbriga, situada en la vecina Monreal de Ariza, en la provincia de Zaragoza.

El Castillo de Arcos, del siglo XIV, pero edificado sobre otro anterior islámico, formó parte de la línea defensiva de castillos fronterizos junto con los de Montuenga, Somaén, Jubera y Medinaceli, y posteriormente, en el siglo XIV, fue parte activa durante los conflictos entre Aragón y Castilla por delimitar la frontera o Raya entre ambos reinos. Durante el siglo XI estuvo bajo dominio islámico. Aún después de la conquista cristiana permaneció una importante población musulmana, como demuestra el gran número de procesos que inició la Inquisición contra los moriscos de la villa.

El Camino del Cid por tierras sorianas finaliza en Santa María de Huerta, localidad que, al igual que Santo Domingo de Silos en Burgos, recibe su nombre del monasterio. Monasterio cisterciense fundado en el año 1162 a partir de unas granjas que poseían los monjes. Precisamente en el monasterio se halla enterrada una de las bisnietas del Cid, doña Sancha, junto a su marido, don Pedro Manrique, segundo conde de Molina. Los restos de doña Sancha nos sirven de excusa para recordar una rama de la descendencia del Cid, abuelo y bisabuelo de reyes, tatarabuelo de Alfonso VIII.

Ruta Cid TierrasFrontera lista

Qué ver y qué hacer en Tierra de Medinaceli