Turismo Castilla y León

Ruta por las Villas de Campos y sus Castillos - Palencia

Palencia - Fuentes de Valdepero - Monzón de Campos - Amusco - Piña de Campos - Frómista - San Cebrián de Campos - Ribas de Campos - Husillos

Desde Palencia nos dirigimos a Fuentes de Valdepero, donde es interesante su Castillo, recientemente restaurado para albergar la Sede del Archivo Provincial. Dicho castillo perteneció a los Sarmiento, los Castro y la Casa de Alba. Era en su tiempo esta fortaleza, arquitectónicamente hablando, la más importante de Castilla.

Su torre del homenaje no tuvo rival en anchura y longitud y probablemente tampoco en altura. Contó, en su tiempo, con tres plantas abovedadas, a lo que había que sumar el remate del adarve de las almenas.

Por las Villas de Campos y sus Castillos
Castillo de Fuentes de Valdepero
Castillo de Fuentes de Valdepero

En la actualidad el castillo luce todo su esplendor y está perfectamente acondicionado para su visita en la que conoceremos su historia sus leyendas y, sobre todo, disfrutar de el paisaje de Tierra de Campos desde la torre del homenaje.

Construido en piedra con grandes sillares, presentaba un recinto cuadrado con cubos en las esquinas y una gran torre del homenaje en el lienzo Norte. Su altura hubo de ser bastante superior a la actual. El grosor de sus muros es el mayor en España de todos los castillos del S. XV, llegando en algunos lugares a los 11 metros de espesor.

Todo esto hará exclamar al Condestable de Castilla, en enero de 1521, cuando escribe al emperador: "...fortaleza que es una de las buenas que ay en Castilla de Casa llana..." Leer más»

CASTILLO - FUENTES DE VALDEPERO

Mide aproximadamente 60 metros de largo y 37 en su parte más ancha -patio de armas- ocupando una superficie de algo más de 2000 metros cuadrados, con un perímetro de 170 metros lineales.

La torre del homenaje tiene una altura de 25 metros aproximadamente. Las medidas antiguas, suministradas por el Catálogo Monumental de la Provincia de Palencia, eran: "80 pies de alto, 130 de largo y 180 de ancho". La disposición interior de los espacios, en la torre del homenaje, resulta muy interesante.

La primera impresión es que está totalmente aislada de la otra zona: el patio de armas, desde el cual se puede acceder por una entrada en la esquina Nordeste. Una escalera pasa junto a uno de los habitáculos que instintivamente despierta el interés del visitante: la mazmorra, una habitación abovedada con una sola entrada en lo alto, que se unía a la escalera por un pasillo con una puerta en cada lado para hacerla todavía más segura. La escalera de acceso termina en una terraza encima del plinto y mirando al patio de armas.

Desde aquí se puede entrar en la torre por dos puertas, que mediante escaleras en forma de espiral cuadrado dan paso a las habitaciones.

El salón abovedado superior cuenta con cuatro diminutos almacenes a los que se accede por unos cortos pasillo en forma de “L”, estos habitáculos se repiten en el Castillo de Peñafiel (Valladolid).

El patio de armas es más simple. Consta de un cuadrado con un cubo amatacanado en cada esquina, de los que solamente se conservaba entero el del lado Sudeste -consolidado recientemente-, el del Nordeste estaba semiderruido y ha sido totalmente reconstruido. Los dos del lado Oeste están totalmente destruidos, el del Sur, que probablemente lo fue durante la revuelta comunera, se reemplazó por un mojón. El acceso a los cubos se realizaba solamente desde lo alto del adarve, al que se llegaba desde la terraza que da paso a la torre del homenaje.

La entrada al patio de armas, que se encuentra en el lado Este, está flanqueada por dos garitones con matacanes. En el cubo del sudeste podemos observar una preciosa ventana gótica ojival y dos escudos con las armas de los Sarmiento, que en su tiempo estuvieron protegidos por una marquesina de la cual queda el canecillo que la soportaba.

Rodeando el Castillo existió una barrera baja y tal vez un foso, de los que no queda ningún vestigio actualmente. Es la obra de la llamada Escuela de Valladolid, pudiendo ser atribuido al mismo cantero que realizó las torres de Fuensaldaña, Peñafiel, Torrelobatón y la parte baja de Belmonte de Campos.

Su uso palaciego y residencial se puede constatar por antiguas fotos del Castillo en las que se aprecia un antepecho plateresco en la galería alta del patio con columnas poligonales, elementos que probablemente son los que hoy se encuentran en la Iglesia Parroquial de la localidad así como otros dos escudos también vinculados al linaje de los Sarmientos, a donde debieron trasladarse a finales del siglo XIX.

Castillo de Monzón de Campos
Castillo de Monzón de Campos
Iglesia de San Pedro - Amusco

Continuaremos hasta Monzón de Campos , que fue la cabeza de la Merindad de Campos y del condado homónimo. Hoy conformado por dos  núcleos urbanos dominados por su Castillo, obra de los siglos XI al XIV.

En este lugar se casaron la reina doña Urraca y el rey de Aragón don Alfonso el Batallador. Dentro del casco urbano destaca la Iglesia del Salvador, donde se guarda un interesante retablo de pinturas sobre tabla, presidido por una imagen de la Virgen amamantando al Niño obra gótica de Alejo de Vahía.

Tomaremos dirección hacia Amusco donde podremos ver la gran Iglesia de San Pedro que recibe el apelativo del 'Pajarón de Campos' por la amplitud de su única y gran nave y por el enorme retablo mayor que preside el presbiterio. Es muy interesante la visita a la Ermita románica de  Nuestra Señora de las Fuentes.

Ermita de Nuestra Señora de las Fuentes - Amusco
Iglesia de San Miguel - Piña de Campos
Iglesia de San Martín de Tours - Frómista

Seguiremos nuestra ruta hasta Piña de Campos para visitar la Iglesia de San Miguel construida en el siglo XVI, sobre los restos de una iglesia del siglo XIII. Este templo atesora un amplio patrimonio.

Merece la pena destacar la capilla del doctor Guerra o de la Asunción presidida por un retablo con pinturas atribuidas a Vicente Carducho. Cuenta el templo con un pequeño e interesante museo.

Desde Piña de Campos podremos enlazar en Frómista, bien con la Ruta del Canal de Castilla o con la del Camino de Santiago; o bien dirigirnos hacia San Cebrián de Campos para visitar la Iglesia de los Santos Cornelio y Cipriano que posee interesantes retablos.

Iglesia de San Martín de Tours - Frómista
Iglesia de los Santos Cornelio y Cipriano - San Cebrián de Campos
Monasterio de Santa Cruz - Ribas de Campos

Desde aquí iremos a Ribas de Campos para ver el que fuera el Monasterio de Santa Cruz de la Zarza. Su fundación se remonta la siglo XII, actualmente sobrevive al paso del tiempo pidiendo a gritos una adecuada restauración y puesta en valor.

De nuevo llegaremos a Monzón y desde aquí iremos hacia Husillos para visitar su antigua Abadía, sede de concilios. Desde aquí retornaremos a nuestro punto de partida.

Ruta Campos Castillos lista

Qué ver y qué hacer en Cerrato Palentino